Hola queridos comunitarios, en la Comunidad se está fraguando algo nuevo, una ruta que el comunitario Patrick tenía en mente, de unión de varios “circuitos” que solemos recorrer en diferentes rutas. Su pretensión era hacer el circuito Diabólico (o infernal) de las Salinas de Molina, el Demoníaco con sus tres jamones y el Luciferino de los montes de la Ribera. Pero no contento con eso también comentó de ir a las antenas del embalse de Santomera. Todo ello en una misma ruta, de más de 80 kilómetros.

Como siempre, cuando algún comunitario idea rutas de este tipo, aceptamos de buen grado la oferta y nos ponemos manos a la obra, anunciándolo en el foro de la web comunitaria, en este caso la llamamos: Ruta del Averno ACB (Averno Comunidad Biker). Y, por supuesto, tratamos de esperarnos al fin de semana para realizarlas.

Indicamos la dureza de esta ruta en el foro, calificada como “extrema”, pensando que solo se unirían a la ruta los comunitarios más “locos” y atrevidos, como mucho entre uno y tres. Pero por sorpresa, finalmente nos juntaríamos diez, entre ellos: Alonsojpd, Paquito206, Patricia Carmona, Kronxito, Patrick, Guillermo de Ciclopasión, Matías, Chema, Sandra y Bingen.

El día se presentaba fresco pero con tendencia a ser caluroso a lo largo de la mañana. Hacía viento y el sol ocupaba el horizonte sin nubes que lo impidieran.

Antes de salir tuvimos un retraso por cuestiones de ajustes mecánicos. Una vez preparadas todas las bicicletas y todos los comunitarios partimos tranquilamente por las calles de Molina de Segura, tratando de adaptarnos al frío. Las manos se me helaron en los primeros kilómetros, sobre todo al salir a la Vía Verde. Eché de menos los guantes largos, pero cuando me los pongo me dificultan enormemente las tareas de camarógrafo y reportero, es un horror tratar de encender el estabilizador, la GoPro y la cámara del móvil con guantes largos y con frío. No sientes los botones y no sabes si estás pulsándolos o estás dándole a la cremallera de la chaqueta.

Costó un buen rato adaptarnos al frío, fue en la primera subida, allá por los montes de la Ribera, tras bajar hacia la carretera para subir por otro sitio. A partir de aquí el frío nos fue dejando y casi sudamos en los repechos.

El viento hizo acto de presencia, frío y algo molesto, pero como siempre en el ciclismo no queda más remedio que aceptar las inclemencias meteorológicas y tomarlas como parte de este bonito deporte al aire libre.

Íbamos bastante retrasados sobre el horario previsto por la organización (o desorganización) y algunos comunitarios iban algo picados por el pollo, o al menos los sobrevolaba amenazantemente.

Todo esto hizo que fuéramos adaptando la ruta a las necesidades cambiantes propias de cada caso, como es lógico. El objetivo inicial de hacer el Averno completo empezaba a difuminarse.

De los montes de la Ribera y el Luciferino pasamos a la segunda parte, el Demoníaco, previa parada al sol a almorzar, echarnos unas fotos, unas risas y descansar un poco. Cruzamos hacia los tres jamones que afrontamos con ilusión y muchos ánimos, el central es algo más técnico y las tres subidas son cortas, por lo que pronto pasamos hacia la zona del Tomillar y el Chorrico, tocando levemente la rambla de los Calderones.

Cruzamos por los puentes, donde algún que otro comunitario no se atrevió y lo hizo bajado de la bici. Hay que reconocer que imponen mucho respeto, tienen menos de medio metro de ancho y más de 10 metros de altura. Si a esto añadimos el viento, la cosa se hace peligrosa.

Subimos hacia los Municipales y los montes del Tomillar. Justo en la parte más alta paramos a charlar con un compañero ciclista que, además, hace saltos impresionantes. Iba con su hijo pequeño y aprovechamos para grabar el peculiar asiento que llevaba para él, entre la potencia y la tija.

En este punto de la ruta y tras charlar un buen rato con este compañero, optamos por anular la ida hacia el Coto Cuadros y las antenas del embalse de Santomera, quedando esta ruta como la del PreAverno.

Nos dirigimos hacia las salinas de Molina, para hacer una pequeña parte del Demoníaco (o infernal). Aunque íbamos con mucha prisa y solo pudimos hacer la bajadita del ladrillo, que por primera vez consiguió bajar la comunitaria Patricia Carmona y acercarnos a la zona de los saltos a ver lo que es capaz de hacer el compañero con el que nos encontramos anteriormente.

Cayó alguna foto más, algún vídeo, admiramos el paisaje, disfrutamos de una mañana excelente y una compañía que quita el hipo. Sin duda volveremos a intentar este reto en otra ocasión, que nos sea más propicia.

De vuestro comunitario presidente Alonso.

  • Fotos de la ruta MTB PreAverno: