Estimados comunitarios y amigos comunitarios, tras la semana de trabajo y entrenamiento llegó el domingo, día 29 de enero de 2017. Estamos en plena temporada de marchas BTT así que, siendo fieles a nuestra costumbre del último año de la Comunidad, nos acercamos hasta el pueblo de Xixona (Jijona) en Alicante (Valencia, España) para realizar la macha BTT de Xixona, perteniciente al Circuito BTT de Montañas Alicantinas. En este caso participamos los comunitarios Alonsojpd, Paquito206, Patricia Carmona, Aurelio y Nicolás.

Nos dimos el madrugón habitual para las marchas, dado que tenemos que desayunar bien, cargar las bicicletas en el coche y partir hacia el pueblo, que en este caso estaba a una hora y media de camino de la sede de la Comunidad. A las 6 de la mañana sonaron nuestros despertadores y ¡Manos a la obra! Desayunamos con sueño, subimos las bicis y marchamos hacia Xixona.

Llegamos al pueblo viendo las fábricas de turrón. Xixona es famosa por sus turrones y así pudimos comprobarlo con nuestros ojos. Aparcamos sin problema y fuimos a por los dorsales. Saludamos a todos nuestros queridos amigos comunitarios, de muchos clubes que nos conocen como C.C. Pinoso, Los Diablos, C.C Cronobike Altea, C.C. Molinense y otros tantos. Saludamos también al comunitario Nicolás y a sus padres y también al comunitario Álvaro y a sus padres que por allí estaban.

En la recogida de dorsales, en nuestro caso para firmar y coger la bolsa del corredor, nos apelotonamos al haber poco espacio entre las mesas de entrega de la bolsa y dorsales y la pared. Nos olvidamos pronto de la congestión al ver que en la entrada había torta de bizcocho y chocolate caliente, un detallazo por parte de la organización.

Nos dirigimos hacia el coche para descargar las bicis, revisarlas, terminar de vestirnos y prepararnos para la marcha. Con los nervios propios de antes de empezar seguimos charlando y saludando a amigos comunitarios que también participaban en esta marcha. Nos dirigimos hacia la zona de salida, sorprendidos por la buena temperatura que hacía, aún viendo nieve en la cima de las montañas cercanas, la temperatura era muy buena, suave, sin viento y sin apenas frío. Me arrepentí de haberme puesto dos camisetas térmicas, la chaqueta comunitaria y la braga.

En la línea de salida la comunitaria Patricia y el comunitario Paquito206 decidieron ir hacia el cajón de los inscritos al circuito (con el dorsal naranja). El comunitario Aurelio y yo nos pusimos, como de costumbre, de los últimos del pelotón. Por allí se nos acercó un amigo compañero del comunitario Fernando de Benidorm, que nos envió recuerdos de él. Charlamos un poco con otros amigos comunitarios como Jesús, nos hicimos la tradicional foto de antes de empezar con todos los comunitarios  y esperamos al disparo de salida.

A las 10:01 sonó el cohete que indicaba la salida de la marcha BTT de Xixona, empezamos a recorrer las calles del pueblo y a los pocos metros vino la primera rampa de las muchas que nos depararía la mañana. En este caso una rampa por asfalto en el propio pueblo, donde se hizo un importante tapón y tuvimos que bajarnos de la bici para andar un poco. Fuimos haciendo callejeo por el pueblo que, dicho sea de paso, me pareció muy bonito, como incrustado en la ladera de la montaña y así pudimos comprobarlo después.

Seguimos subiendo y subiendo, rampas cortas pero duras, rodamos por una especie de paseo, bajamos algunos escalones y nueva rampa de hormigón de más del 17% hasta llegar al final del pueblo. Arriba respiramos un poco y estiramos piernas, pero no duraría mucho el descanso, al poco nueva subida y esta sería la tónica del resto de la marcha.

Llegamos a una zona de rambla donde bajaba bastante agua, se hizo tapón como es lógico y nos tocó hacer el recorrido a pie. Esto para muchos es motivo de enfado, para nosotros es motivo de diversión. El que viene a estas marchas con alta participación ya sabe a lo que se atiene, en las zonas técnicas y difíciles habrá tapón. Con filosofía y buen talante hemos de tomarlo, no es una marcha competitiva, podemos levantar la cabeza y disfrutar del paisaje y de los compañeros que tengamos cerca.

Salimos de la zona de río hacia carretera y seguimos subiendo, la carretera pasó a hormigón y el hormigón a senda muy inclinada. Intenté subirla sin bajarme de la bici, como me gusta, lo conseguí hasta la mitad pero delante había tapón y gente bajada de la bici, así que no puede mantener más tiempo el equilibrio y acabé andando unos pocos metros hasta llegar a la parte donde finalizaba la subida.

Ahora tocaba bajar por una senda bastante larga, con zonas un poco técnicas pero no demasiado. Muy bonitas las vistas cuando la senda nos permitía levantar un poco la cabeza. Se veían al fondo las montañas nevadas y daba gusto rodar por las montañas de Xixona.

Tras los primeros kilómetros notaba las piernas un poco pesadas, una sensación que ya conozco. Durante esta semana había realizado más de 200km y el día anterior 100km, por lo que medité un poco y pensé que si alargaba el tiempo en la marcha podría tener problemas musculares. Así que decidí aumentar el ritmo para acortar el tiempo de la marcha, con cierta pena pues dejaba atrás al comunitario Aurelio y la comunitaria Patricia, con los que siempre me gusta rodar, pero hoy tocaba “apretar”.

El recorrido me iba gustando cada vez más, seguíamos con el sube y baja, rampa de subida, un poco de bajada y vuelta a la carga. Hasta que llegamos a la zona más técnica de la marcha, tras una subida por camino cogimos un sendero que tenía un barranco a un lado y luego muchas piedras y curvas, al principio de ascenso, luego de descenso.

En esta parte disfrutaaé y sufrí a partes iguales, di un fuerte golpe con alguna piedra en la horquilla de la rueda delantera y perdí un poco la concentración, a los pocos metros di con una piedra en el pedal izquierdo. A partir de aquí me concentré al máximo para bajar lo más seguro y rápido posible, dado que solo llevaba a un participante delante y veía que bajaba bien. Aprovechando que no había tapón bajamos a buena velocidad disfrutando de esta senda muy juguetona.

Pasamos a camino y luego por una zona de pedregal auténtico, de pocos metros, donde vi al amigo comunitario Jesús con la bici al hombro, se le había partido la cadena. El descenso por este camino continuó y a la derecha, arriba, muy arriba, se veían ciclistas subiendo, así que me iba mentalizando de que toda esa bajada habría que subirla posteriormente.

Y así fue, fin de la bajada por camino, curva a la derecha y a subir por camino o pista forestal. Un ascenso de varios kilómetros que fui haciendo de menos a más, como a mi me gusta, adelantando a algún participante que otro. La cuesta no era muy inclinada pero no daba tregua, siempre subiendo hasta llegar a la ladera formada por las dos montañas.

Por fin coroné y desde la organización nos dijeron que llegaba algo de bajada para recuperar, además por la cuneta de una carretera donde nos advirtieron que no podíamos tocar el asfalto. Tras la cuneta una nueva senda de bajada por una especie de circuito natural, muy bonito, con seseos entre árboles y matorrales. Al poco un miembro de la organización nos advertía de que venía un “tobogán”. Cuando llegué a su altura y miré me dije “bufff, ya te digo”. Una rampa de cuatro metros pero con una pendiente de vértigo. Ni corto ni perezoso eché el culo a la rueda de atrás y la bajé, con un poco de miedo pero relativamente seguro.

Cuando ya creía que habían finalizado las subidas me encontré con otro tramo de ascenso, no muy largo, llaneo y nuevo ascenso para bajar por una zona también muy bonita entre oliveras, algún túnel y cruzando alguna parte por la que ya habíamos pasado de ida.

Y llegamos al inicio del pueblo, al fondo se veía como un castillo, pero no pude mirar mucho ya que iba a mucha velocidad y se veían al fondo miembros de la organización indicando que lleváramos cuidado pues ahora venía un callejeo con curvas muy pronunciadas.

Acabamos la marcha recorriendo algunas calles de Xixona muy estrechas y divertidas, con escalones y algún que otro cáctus que dejó alguna pincha clavada en algún que otro participante.

Llegué a meta bastante contento pues cuando cogí ritmo se me pasaron las malas sensaciones de cansacio muscular. Una marcha estupenda, de las que me gustan, con muchas subidas, muchas bajadas y muchas zonas técnicas, con montañas y paisajes muy bonitos y de disfrute total. Con una temperatura estupenda, incluso casi hacía calor, sin nada de viento.

Finalicé la marcha de Jijona con 31km, en 2 horas y 37 minutos, con 1.100 metros de desnivel acumulado positivo y con buenas sensaciones, incluso tras una semana de haber realizado casi 300km, muy contento.

El comunitario Paquito206 estaba en la línea de meta esperándonos y charlando con la madre del comunitario Álvaro. Esperamos al resto de comunitarios. Al poco llegó el comunitario Nicolas que tuvo varias crudas realidades con tres pinchazos que le retrasaron más de media hora. Luego llegarían Aurelio y Patricia Carmona.

Cargamos las bicis en la furgoneta y nos dirigimos hacia la comida a tomar algo. Por allí charlamos animadamente con varios amigos comunitarios y compañeros de la marcha, comentando las vicisitudes, anécdotas y recorrido.

Grabamos las impresiones, que podéis ver en el vídeo, donde básicamente dijimos lo dicho aquí: una marcha corta, intensa y dura, con mucho sube y baja, muy divertida, algo técnica, muy bonita. Donde solo destacar un aspecto a mejorar y es la señalización que, en general, estaba bien, con miembros de la organización en los cruces, pero en alguno y para los últimos de la marcha faltó esta señalización. Es una mala sensación el rodar sin saber si vas por el recorrido correcto, esto hay que evitarlo a toda costa. Por lo demás excelente y repetiremos si podemos al año que viene.

De vuestro comunitario presidente Alonso.

  • Fotos de la marcha BTT: