Quisiera contar mi relato de esta experiencia que, para mí, fue un reto personal, uno de tantos que haré en mi vida.

Bueno… es la primera vez que escribo una crónica aquí en Comunidad Biker MTB y espero explicarme lo mejor posible, pido perdón de antemano si no lo hago con claridad.

Todo esto empieza con que Paquito206 me manda un WhatsApp con un enlace de la marcha MTB de La Roda, diciéndome textualmente “Nos hemos apuntado a esta marcha para este fin de semana”. Y a mí me van los retos, encima para ir a Albacete,  un pueblo que me encanta. No me lo pensé mucho. la verdad, al día siguiente le dije “Marcha BTT La Rodavoy pa yaaaaaaaa” jajaja. Y me apunté,  concretamos hora de salida, coches y demás… Aunque estos zagalicos no me dijeron nada hasta el último momento, porque son así de dejaicos pero en fin, los perdono, porque son como son… jeje.

La noche de antes me dejé casi todo preparado para el momento, aunque salí de trabajar a las 11 de la noche, me fui a dormir a las 12.

No dejé que sonara el despertador cuando me levanté a las 4:45 de la mañana, un poco nerviosa y entusiasmada y con muchas ganas. Me tomé un café con leche (solamente), deberéa haber desayunado más porque así no hubiera pasado lo que me pasó (que me picara el pollo)… bueno… sigo con la tarea de arrreglar todo, subo mi bicicleta al coche y me dispongo a salir hacia Molina de Segura, que está a 35 – 40 minutos de mi casa, pero con una alegría en el cuerpo y un poco de sueño ¡para qué engañarnos! jajaja.

Llego a la sede de Comunidad Biker MTB la primera, no había llegado nadie aún. Muy puntual como siempre… y después de un rato llegaron Paquito y Kronxito. Nos dispusimos a echar las bicis a la furgoneta del papá de Paquito (muy amable el hombre por dejarnos la furgo).

Nos disponemos a salir sobre las 7 de la mañana , yo voy con Paquito y Kronxito y Alonso fueron juntos en otro coche… y tomamos camino para Albacete. De las risas que llevábamos Paco y yo, de la conversación que teníamos, me dieron ganas de hacer un pis. Paramos en una gasolinera y ellos aprovecharon para tomar algo y a mí, de los nervios, no me entraba nada de alimento. Tengo que reconocer que me pongo un poco nerviosa en estos eventos y, la verdad, no sé por qué,  pero no puedo evitarlo…12605412_10153793822761335_3745988745145604013_o

Nos dispusimos a salir, tras el almuerzo, hacia La Roda, donde llegamos y aparcamos los coches. Empezamos a prepararnos para recoger los dorsales y demás cosas que nos regalaron, una botella de vino, unos gazpachos y una bonita camiseta. Dejamos las cosas en el coche y nos pusimos en la meta de salida.

Salimos todos tranquilamente salvo Paquito que salió disparado, como alma que lleva al diablo jajaja, detrás le sigue Alonso. Kronxito y yo salimos tranquilos sin forzar la máquina demasiado. Estuvimos charlando por el camino, muy interesante la conversación… Hasta que llegó el primer tapón de la marcha, más de 20 minutos parados. Fue mi oportunidad para anunciar a la gente que había alrededor que éramos de Comunidad Biker MTB y que si querían salir con nosotros en las fotos, que esto era algo que iba a ver todo el mundo. Unos chicos muy amables se pusieron para la foto y nos hicimos un selfie.

Y como no tengo vergüenza ninguna, me dispuse a hablar allí (con to dios jajaja). A un chico bastante joven le pregunté de dónde era y me dijo que era de Albacete y que era su primera marcha. En fin, ese parón vino bien para reírnos, gastar bromas, pasárnoslo bien y disfrutar del ambiente y de sus alrededores.

Cuando nos disponíamos a salir de ese parón pensé que sería complicada la bajada y resultó que no. Le dije a Kronxito “Pepe, esta bajada es para bajarla a toda castaña” jajaja. Me quedé con las ganas, pero en fin, así también pudimos disfrutar del paisaje que había.

Kronxito se vino arriba y me adelantó, siguiendo su marcha a su ritmo, adelantando a un par de tíos grandes, subiendo con éxito una cuesta bien inclinada y yo detrás, gritando como una loca descosida, animándole. A partir de aquí le perdí la pista y seguí con mi marcha. De repente, uno que iba detrás de mí cayó al suelo, dando una vuelta en el aire ¡qué susto! Se subió en la bici y siguió sin más.

Empezaron las bajadas y subidaMarcha BTT La Rodas, super divertido el tramo, hasta llegar al primer avituallamiento, donde bebí agua. Debería haber cogido un plátano que me ofreció un amable señor y que después eché de menos, pero no tomé nada más. Seguí pedaleando y  al rato empezé a sentir la picadura del pollo (como llamamos en Comunidad Biker MTB a las pájaras). Fue leve al principio, no hice caso, por el simple hecho de que jamás me ha pasado algo así. Un chico que iba detrás de mí me animaba en las subidas,  no le vi la cara ni el aspecto que tenía porque iba super concentrada, pero desde aquí le agradezco el gesto. Me decía cuándo cambiar de marchas, platos y piñones y, de repente me dijo “muchacha ahora MOLINILLO”, miré a todos los lados buscando un molino jajaja, ¡qué ilusa! Iba tan tan centrada que finalmente sí que le hice caso poniendo el molinillo (plato pequeño, piñones grandes). Detrás de mí iba una chica, una máquina total ¡cómo subía la condenada! El chico quedó perplejo diciendo “con un par de huevos” y yo en mis adentros pensando… serán ovarios, pero en fin… jajaja.

En el segundo avituallamiento bebí un vaso de agua y otro vaso de bebida de naranja, de golpe, como si no hubiera un mañana. Seguimos y entramos en una especie de bosque con muchos árboles, de subidas infernales a molinillo. Muy chulo, pero para mi pájara o picadura de pollo fue la muerte, poco a poco iba a peor. En una de estas subidas, un grupico bien majo, nos animaba. Solo vi la cara de la señora animándome para que subiera, a grito pelao, se dejó la voz allí mismo. Se lo agradezco en el alma, porque estas cosas motivan y hacen que sigas subiendo y gracias a ello conseguí subir. Las últimas palabras de la señora fueron “LA MADRE QUE TE PARIÓ”, se lo agradecí con una sonrisa.

Los ultimos 10 kilómetros se me hicieron los más largos, una sensación de hambre increíble, que no era normal. Ahí fue cuando me acordé del plátano del señor que me lo ofreció. Y, para colmo, el viento en contra fue el remate final, mis piernas no podían más. Reflexioné y medité en ese momento, animándome, diciéndomome “yo puedo”, “el que quiere puede”, positiva hasta el final. Y así hice, llegué a meta en 3 horas y 37 minutos, con una sonrisa de oreja a oreja.

Fue llegar y ver a PaquMarcha MTB La Rodaito206 animándome y a Alonso y Kronxito esperándome en la meta fotografiándome y me emocioné. Tengo que reconocer que aguanté para no echar la lágrima. Estaba un poco aturdida de la emoción y un señor avisándome a lo lejos que tenía de entregarle el chip jajaja. Tuvo que ayudarme a quitármelo, lo llevaba en el tobillo, incluso no podía ni levantar la pierna.

Enseguida comí algo, unos bocadillos de chorizo y una palmera de chocolate, que por cierto estaba muy rica. Después me tomé una cerveza, una magdalena… y no sé qué más. Vimos la entrega de premios y nos dispusimos a irnos. Montamos las bicis y coche pa’rriba jajaja. En mitad paramos para comer, llegamos a casa de Alonso, me dispuse a subir mi bicicleta a mi coche, ya que nunca les dejo a los chicos que me ayuden jajaja, aunque a veces sí… Arranco y me voy para mi casa, que todavía me quedan de camino otros 35 minutos de coche.

Pero tengo que decir que lo hago con toda la satisfacción del mundo, es algo que me encanta hacer, merecen la pena los madrugones, las picaduras de pollo o pájaras, el camino en coche. Merece la pena todo esto y encima hacerlo con quienes lo hago, con mis queridos amigos comunitarios, que estoy encantada de la vida de todo lo que me han dado.