Hola queridos amigos comunitarios, hoy os relataré lo acontecido y sucedido en la ruta del jueves 29 de marzo, en la que un grupo numeroso de comunitarios me acompañó a superar mi “pequeño gran reto”, pero os lo contaré desde mi punto de vista y más enfocado a mi “Primera Bola”, ya que ya hay una crónica sobre esta ruta en la cual el querido Comunitario Presidente @alonsojpd, lo cuenta todo con más detalle.

Meses antes y preparativos para el ascenso

Todo comienza semanas atrás, por no decir meses, cuando hacía mis salidas habituales por el Coto Cuadros y mis salidas excepcionales de vez en cuando por el río o por la zona del Parque Regional del Valle y Carrascoy. Estaba bastante aburrido de estas rutas, ya que se me quedaban algo pequeñas, sobretodo el Coto Cuadros, porque el Valle lo conozco también, pero bastante menos.

Ciclismo de exploración con nuevas cuevas en Coto Cuadros y Calvario Grande por Comunidad Biker MTB

Y mientras, los meses y semanas iban pasando, yo veía más y más vídeos y rutas comunitarias a zonas a las que en algún día, por aquella época, me hubiese gustado ir. Así que, para empezar opté por “Los Almeces”, un ascenso que logré terminar con éxito, el cual ya he relatado en una crónica anteriormente y del que hoy no hablaremos.

Unos días antes…

Debido al hecho de estar en una “nube” por haber subido Los Almeces y tras haberle expresado a @alonsojpd el 8 de marzo, unos 10 días antes de este ascenso a Los Almeces, mis deseos de subir a La Bola de La Pila, me dispuse de nuevo a hablar con la comunitaria @patricia, a la cual le dije que cuándo sería posible hacer el ascenso a La Bola de nuevo y me dijo que en unos días lo vería. Así fue, me comentó que ellos saldrían desde Molina de Segura y que sería una ruta bastante dura, por lo que, para no morir en el intento, concreté un lugar intermedio para poder ir más tranquilo en la subida.

Me había metido en otro lío de los míos, como siempre, íbamos a probar, si salía bien, perfecto, si no, me quedaría algo jodido, pero a la siguiente seguro que caería. Se propuso la ruta en el foro con dos días de antelación y confirmaron su asistencia los comunitarios Alonsojpd, Paquito206, Kronxito, Patricia Carmona, Antasis, Pedro203, José Costas, Patrick, Rubén y yo.

Pues así fue, sabía que iba muy bien preparado, saliendo día sí día no, alternando zonas del Coto, a veces río y a veces Relojero, como ya he dicho antes. Comí macarrones el día de antes, y… ¡Para La Bola que nos íbamos!

Día de la ruta… mi pérdida

Llegó el ansiado día, toda la semana esperando… Preparé mi “Camelbak” con 2 litros de agua y mis dos bidones, uno con Powerade, como la que el gusta a @kronxito y otro con agua normal. Me eché 2 plátanos, orejones, dátiles, 2 geles, 2 barritas de chocolate blanco y fresa, los guantes largos, los cortos, un cortavientos, dinero (por si era necesario comer por la zona) y ya está. La bicicleta la dejé bien revisada e introducida en el coche (atada) desde el día anterior, para no ir con prisas por la mañana.

Emprendí la salida de mi pueblo, El Esparragal, sobre las 8:50 aproximadamente, hacía el Parking Ferrata Sierra del Lugar, lugar donde había quedado con mis amigos comunitarios, sobre las 9:55 más o menos. Iba con mi padre en el coche y de guía llevaba a Google Maps, eso no podía traer nada bueno… Y así fue, el mapa trazó la ruta más rápida por la carretera de Abanilla, y finalmente hicimos un rodeo y acabamos de nuevo en Fortuna, por el simple hecho de querer saltar una serie de semáforos desesperantes.

Subimos el “Cortao de Las Peñas”, recordándolo de tantos vídeos comunitarios y finalmente llegamos a Las Casicas y posteriormente al parking. Bajé la bici, cogí mi mochila y me puse a dar pedaladas por la zona, para contrarrestar el frío de la mañana. Durante el tiempo que estuve allí esperando (unos 25-30 minutos) no paraba de escuchar voces por alrededor, supuse que eran de los escaladores de la montaña de al lado, que era bastante empinada y también lo supuse porque había dos coches allí, así que pensé que eran de ellos.

Tras hacer varias veces la senda de enfrente del parking de subida y bajada, opté por decirle a mi padre que se fuera, poner el Strava, Runtastic y demás ciclocomputadores virtuales con seguimiento, para que tus familiares sepan donde estás en caso de caída o cualquier problema. Rodé por la carretera dirección El Rellano y, al rato, recibo un mensaje al Telegram, era del comunitario @paquito206, alertando de que tardarían más de 30 minutos debido a una aparatosa rotura en la rueda tubelizada del comunitario @patrick. Me dijo que estaban a unos 5 km y que viniera o que esperara donde estaba a José Costas, que pasaría por ahí en escasos minutos.

Pues sí, amigos, sí, cruda realidad del ciclista de montaña, no por rotura de la bicicleta, sino por cabezón y por no hacer caso a los consejos de la gente. Emprendí la marcha, a buscar a los comunitarios y os preguntaréis que cómo me guié, pues nada más y nada menos que con Google Maps, que me mandó al Rellano, más tarde a la Hurona y por último, a un camino con oliveras a los lados, sin casas y sin nada.

En este momento me empiezo a poner nervioso, veo la hora, ya casi han pasado 30 minutos desde el mensaje de Paquito. Empiezo a arrepentirme y a pensar en que no daría tiempo a subir a la Bola. Tenía que hacer algo, pues volver por el mismo camino me iba a suponer unos 10-15 minutos ya que sería subida. Opté por usar el sentido común, retroceder, utilizar las indicaciones de Paquito (llegar al Rellano y un camino a la izquierda), ¿qué hago ahora?, opté por meterme por un camino de tierra, me llevó a una mini rambla por la que parecía que me iba acercando al punto del mapa que Paquito me había enviado.

Para colmo me quedo sin Internet ni cobertura y estaba en medio de la nada a 25 km de mi casa, en un lugar que desconocía, a las 11 de la mañana, con un solanero brutal. Pues sí amigos, sí, seguí subiendo la rambla, vi carteles en los que ponía “Sendero de los Cordeles” y pensé que iba bien encaminado, continué un rato, unos 5 minutos, hasta que escuché voces y les vi, había llegado a la carretera de nuevo… ¡Qué alivio! Aunque la cuestión no era esa, ya iba algo cansadete, pues llevaba 8 km de “Investigación” y eran las 11:05, más de 1 hora después de la hora de quedada…

Pero bueno, la ruta continuó, tras medir unos cuantos manillares y tras la vuelta de Paquito y José Costas de mi búsqueda. A partir de ahora he de decir que narraré un poquito menos sobre la ruta, ya que esta parte ya ha sido contada con mejor detalle por el Presidente @alonsojpd y solo os iré contando por donde pasamos y mis sensaciones de la subida de la “Bola”.

El ascenso a la Bola de la Pila

Continuamos por la “Hortichuela” y el “Barranco Hondo”, pistas muy suaves, con algún que otro repecho, hasta la subida de la senda “Nino Schurter”, la cual se hace de subida y bajada en la Marcha BTT Explosiva de la Pila. Una senda que va de menos a más, desde mi punto de vista es dura. Una vez llegamos a la pista forestal proveniente de la Garapacha, la continuamos hasta el Mojón, un tramillo no demasiado duro, que se me hizo muy ameno gracias a la conversación de los comunitarios sobre los grupos y casettes ideales para las bicicletas.

Llegamos al Mojón de las Cuatro Caras, iba con Kronxito, al que me pegué, porque decía que iba a ir suave y que nos esperaba una buena. Comentó que había experimentado una vez esta subida y la recordaba durísima. En el Mojón de las Cuatro Caras almorzamos, me comí mis orejones, dátiles y grabamos algún que otro vídeo. Nos enfriamos un poquito, pero al fin y al cabo vino bien para relajar un poquito las piernas, que se avecinaba algo “DURO”.

Seguimos por la pista hasta el Cruce de la “Bola”, creo recordar que así se llamaba. Parte de la ruta que es suave, con algún pequeño repecho, como suele ocurrir en este tipo de pistas forestales. En el cruce algunos comunitarios fueron a la Fuente, la cual se encontraba unos metros hacia abajo, a rellenar botellines de agua. Pensé en tomarme uno de los geles que llevaba, ya que Paquito dijo que si me lo iba a tomar, ese era el momento indicado para hacerlo, pero el presidente dijo que no me lo tomara, que era malo, que era veneno. Le hice caso, no lo tomé y mientras unos bajaban a por agua, los demás comenzamos el Calvario de esa subida, desconocida totalmente para mí, no sabía qué iba a encontrarme.

Empecé bien, era bastante duro, sin descanso, llevaba a Rubén a escasos metros, me decía que me lo tomara con tranquilidad, que era muy largo. A los 300 metros del inicio opté por tomarme el gel, sin pararme, me lo bebí y guardé el envoltorio, en ese momento no sabía lo que me pasaría en escasos 15 minutos. Me pasó el comunitario Pedro203 y seguí tranquilamente, a mi ritmo, subiendo, iba bien, sin pararme, “de momento”.

A los 3 minutos veo que viene Paquito206 por detrás, había ido a por agua y ya me pisaba los talones. Me pasó a la altura del inicio de los Pozos de la Nieve, grabó un vídeo, dándome ánimos, se lo agradezco mucho. En ese momento, a “groso modo”, como diría Paquito, iba muerto, saqué fuerzas de donde no las había, para no hacer el ridículo en el vídeo. Paquito siguió subiendo, alcanzando a Pedro203, me sacaban una curva de distancia.

A la altura del “repechón” posterior a los Pozos de la Nieve, me vengo abajo, me tengo que bajar de la bici, me levanto, estiro la espalda, lo vuelvo a intentar, me vuelvo a bajar a dos metros y empiezo a pensar que la “Bola” está lejos y que no voy a llegar. De nuevo, vuelvo a sacar fuerzas de donde no las hay, para afrontar el repecho, lo subo, veo unos senderistas, les pregunto que cuánto queda, me dicen que mucho, pero le hecho huevos y sigo subiendo.

Llego a un descanso, saco el móvil, grabo una historia para el Instagram, llego al “Cruce de los Picos”, sé que queda poco, he visto todos los vídeos comunitarios de la Pila, y sabía que quedaba un último esfuerzo. Termina el descansillo, viene un repecho, no muy duro, pero con grava, en ese momento veo un comunitario pasando por el cruce, no sabía quien era, así que sigo.

Miro al frente y veo otro cuestarrón y con gravilla ¡¡buff!! Subo la mitad y me vuelvo a bajar, pero en este momento no me quedo parado laméntandome sobre si no debería de haberme tomado el gel o lo que sea, sigo caminando, solo unos 5 ó 6 metros, hasta que vuelvo a arrancar montado. En este momento confirmo que el comunitario que llevaba detrás era @patrick. Subo satisfactoriamente el repecho, por no decir la pared y veo, por fin, “La Bola”. Me vengo arriba, por tercera, cuarta, quinta o decimoséptima vez, saco fuerzas de donde no las hay y subo lo que queda. Me graban los comunitarios, me dan ánimos, hago eses, muchos acontecimientos en pocos segundos.

Sí amigos, sí, ya está, ya había subido la maldita Bola, en ese momento me emocioné con la satisfacción de haberlo logrado, con mucho sufrimiento y con la esperada foto con el cartel, que tantas veces había soñado. Así fue, @kronxito me hizo la mejor foto posible en el mejor escenario posible, con la mejor compañía posible y con mi bicicleta ¡cómo no!.

Fueron llegando los demás comunitarios, me entrevistaron, investigué la zona, grabamos vídeos, derrapamos e hicimos el cabra y el tonto por la zona.

Sujetando la bola de la pila en el pico de la pila por Comunidad Biker MTB

Bajamos la maldita subida, que tanto me había costado, con gran satisfacción y sin piernas, pues se habían quedado en el camino. Bajamos la Solana, por donde poco me faltó para patrocinar una cruda realidad en forma de aparatosa caída. Doy las gracias a @patrick por haber frenado a tiempo y no atropellarme, estuvo hábil. Afortunadamente no pasó nada y pudimos bajar la Solana completa. Acabé con las manos hechas “mistos” como se dice en Murcia, con dolores muy fuertes por la gran cantidad de baches de la senda. Olvidando estas molestias me gustó bastante la bajada, era técnica y peligrosa, como me gustan a mí.

Llegamos a La Garapacha, nos dejamos caer hasta Las Casicas, ahí despedimos a Paquito206 y José Costas. Era la hora de comer  y les pillaba más cerca por ahí para llegar a Fortuna. Nosotros continuamos por El Rellano, donde paramos a avituallarnos en la casa de los padres de @alonsojpd. Me bebí un Aquarius, que me ayudó bastante, desde aquí les doy las gracias.

Continuamos por La Hurona, por donde ya había ido por la mañana en mi pérdida. Más tarde cruzamos el Fenazar, Los Valientes y llegamos a Molina de Segura, donde despedimos a Patrick unos kilómetros antes y más tarde llegamos a la sede acabando la ruta.

Quiero dar las gracias a los comunitarios que me ayudaron y me acompañaron esa mañana a cumplir un “sueño”, que me surgió viendo los propios vídeos de la Comunidad. Desde aquí dar las gracias también a @alonsojpd y @patricia por proponer la ruta, tras habérselo dicho con antelación. Y en fin, espero que esta no sea la última y que en un futuro vengan más y mejores, con la mejor compañía, la de los comunitarios.Pico de la Pila con la Bola de fondo en la Sierra de la Pila por Comunidad Biker MTB

Tal vez me haya explayado mucho en esta crónica y si os resulta algo pesada lo siento, pero es la primera vez que subo a la Bola y nunca lo olvidaré, y si lo hago podré releer la crónica para recordarlo.

¡¡Muchas gracias a todos!!

De vuestro comunitario Ángel.

  • Fotos de la ruta BXM: