Eso es mentira, no quedan tres curvas, esa frase es típica cuando estas subiendo, vas reventado en grado súper guerrero, en posición de balón de oro y se te ocurre preguntar ¿queda mucho?, siempre estará ese amigo que te dice: “Nada, tres curvas”. La última vez, conté esas curvas, fueron tres de derecha, cuatro de izquierda y una o dos enroscadas. Por eso, si os dicen “Quedan tres curvas” aprieta bien los dientes.