Hola amigos comunitarios, como sabéis, mi bicicleta lleva una transmisión monoplato 1/10, con un plato oval de 32 dientes y un cassete  11/42, aunque en principio, llevaba una transmisión 3×9 con un cassete 11/36. El caso es que estando yo el otro día debatiendo con unos amigos sobre las virtudes (teóricas) de las transmisiones monoplato, biplato, triplato (que también las tiene), y entre cerve y cerve, y exabrupto tras exabrupto, la conversación terminó orbitando sobre varias verdades cuasicientíficas que paso a resumir.

1) Monoplato: es lo mejor para evitar averías, puesto que es más sencilla. Con los nuevos desarrollos puedes cubrir todas las necesidades, además de ser más barato y mucho más ligero.

2) Triplato: es lo más tradicional, pero no vale para competir por el excesivo peso. Es lo más polivalente si la bici la usas no solo para montaña sino también para rodar y llanear.

3) Biplato: en tierra de nadie, bueno para la montaña al excluir el plato grande que no sirve para nada.

4) Más es mejor: 12 piñones mejor que 11 y a su vez estos mejor que 10.

Pero ¿Qué hay de verdad en esto?

Vamos a analizar algunos aspectos:

1) Sencillez mecánica: los defensores del monoplato dicen que al eliminar el desviador delantero, cable y maneta delantera la bicicleta es más sencilla y que por tanto tiene menos posibilidades de avería. EN MI OPINIÓN, esto no es del todo cierto, puesto que si bien tienes menos piezas que pueden fallar, harás trabajar más otras piezas, por tanto incrementarás las posibilidades de fallo de las mismas, así como su desgaste.

2) Peso: el monoplato supone un ahorro de peso respecto al biplato y el triplato… bueno, tampoco esto es del todo cierto: cuando cambié la transmisión, lo cierto es que sí que bajé el peso de la bici… pero la gran mayoría de ese peso desapareció por el cambio del eje de cuadrillo a las cazoletas, y eso tiene poco que ver con la transmisión en sí. Hay grupos de cambio de gamas medias/altas con desarrollos 2×11 que no están muy lejos de los 1×11 de gamas más bajas, por lo que la diferencia de peso podría compensarse con la versatilidad del 2×11. A eso hay que añadir que si bien ahorramos peso en los platos, los piñones que llevan los nuevos grupos son francamente grandes, por lo que también suman peso.

3) Más es mejor: Sram acaba de sacar un casette de 12 piñones, con un desarrollo 10/50. Ni que decir tiene que es una mala bestia, y probablemente sea el mejor cassete que se puede poner en un monoplato, pero, es mejor un 11 que un 10, PUES DEPENDE, aumentar de piñones tiene varios pros y varios contras. Por el lado de los pros, más desarrollos, mayor progresividad. Por los contras, mayor peso (imperceptible), mayor precio. Pero sobre todo… como ya dije antes, yo llevo un 11/42, y hay muchos grupos que incluyen un cassete 11/42 con 11 piñones en vez de 10. Como decía, efectivamente pasar del piñón 11 al 42 en once saltos es más progresivo que en 10, pero al final, mirando estrictamente el rango de desarrollos, en los extremos sigue siendo un 11/42, por lo que no vas a ir más rápido ni a subir mejor por tener ese piñón extra.

Vayamos un poco más allá, pongamos un ejemplo práctico

En la pasada Campi Bike Race mi compañero comunitario Aberroncho llevaba una Btwin Big Nine (creo que así se llama el modelo) con rueda 29″ y un cambio 3×9 en talla XL (un bicho de coj…es), y yo mi Conor 8500 en talla L, rueda 27,5″ y cambio 1×10. Mi bicicleta es más ligera, pero sinceramente creo que ahí se acaban las ventajas: se supone que mi “moderna” transmisión 1×10 debería darme alguna ventaja sobre su vetusta 3×9, pero los números… no me dan la razón: la Btwin usa una llanta 29″, lo que supone que tiene una longitud de circunferencia de 231 cm. La Conor usa una llanta 27,5, por lo que su circunferencia es de 219 cm.

Vamos a imaginarnos ahora el caso de una subida, un buen repecho: en principio, la 27,5 al ser más pequeña debería aportar un extra subiendo, y mi piñón de 42 dientes ser superior al 36 de mi compañero.

Si echamos cuentas su desarrollo más corto es un plato de 24 con un piñón de 36, lo que da una relación de 0,66, es decir, por cada vuelta que da a los pedales, su rueda piñón da poco más de media, lo que multiplicado por la circunferencia de su rueda nos dice que, por cada pedalada, su bici avanza 1 metro y 54 cm. En la Conor, la relación es plato de 32 con piñón de 42, lo que da una relación de 0,76, es decir, por cada vuelta del pedalier, la rueda trasera da 3/4 de vuelta, es decir, avanza más, y por tanto requiere más esfuerzo, ¿compensa este desequilibrio la rueda de 27,5? pues tampoco, si multiplicamos esa relación por la longitud de la rueda vemos que por cada pedalada la bicicleta avanza 1,66 metros. Es decir, a igualdad de cadencia, en subida, la conor es más rápida, puesto que por cada pedalada avanzaría 12 centímetros más que la btwin, pero A COSTA DE MACHACAR MÁS LAS PIERNAS. :unsure: Queda así demostrado que quizás, el monoplato no es la panacea subiendo ni el triplato una castaña.

Segundo escenario, una bajada: desarrollo máximo de la btwin 42/11= 3,81*231cm=882cm, es decir, por cada pedalada que mi compañero consigue dar en una bajada, su bicicleta avanza 8 metros y 82 centímetros. Mi Conor tiene un desarrollo máximo de 32/11=2,9*219cm=635cm. Es decir, 6 metros y 35 centímetros o lo que es lo mismo, con la misma cadencia, por cada pedalada, mi compañero me sacaría 2 metros y 47 centímetros (ahora vas y lo cascas) :unsure:

Pero aún voy un poco más allá: ahora me pico y me gasto el dinero que no tengo en comprarme el Sram Eagle con el piñón 50. Me pongo a subir y de ese modo consigo un desarrollo 32/50=0,64. Lo multiplicamos por la longitud de mi rueda y me sale 1 metro y 40 centímetros por pedalada subiendo… pues señores, efectivamente habría logrado tener un desarrollo más suave subiendo que la transmisión 3×9 de mi compañero. Mientras que bajando llevaría un desarrollo 32/10=3,2*219=700cm. Es decir, 7 metros por pedalada, que no alcanzarían los 8,82 de mi compañero pero tendría un desarrollo más que aceptable para hacer XC… también ahorraría peso… pero me habría gastado 1000 euros tan solo en montar esa transmisión…

Dicho esto expongo mis nuevas conclusiones

1) Recordemos siempre que el motor son las piernas.

2) No hay verdades absolutas y hay que buscar el equilibrio entre el ahorro de peso y la versatilidad.

3) La Bicicleta es como un F1, puedes tener el mejor chasis, pero el piloto y el motor lo pones tú, por lo que a lo mejor, lo que en teoría es mejor, no es lo que mejor se te adapta.

4) Ni el 1×12 es lo mejor, ni el 3×9 lo peor.

5) Ya he solicitado presupuesto a nuestro comunitario Guillermo de Ciclopasión para pasar de 1×10 a 2×10… cada cual que interprete. :bye:

Os dejo el review de mi bicicletaConor 8500 de 27,5 pulgadas:

Y aquí el review del grupo Shimano XT M8000 monoplato del comunitario Miguel Abad:

Y por último, otro review del grupo SRAM XX1 con cassette X-Dome, pedalier X-Sync y cambio X-Horizon:

De vuestro comunitario Gsu.