Hola estimados comunitarios, aprovechando la época veraniega salimos a rodar, en ruta de ciclismo de carretera improvisada, los comunitarios Alonsojpd y Kronxito. Éste, mediante una comunicación verbal, me dijo “prepárate que nos vamos con la bici de carretera a por los 70”. Si te lo piensas puede vencer la vieja amiga Pereza, así que le dije “vamos”.

Le dimos aire a las ruedas de las bicicletas de carretera, cosa habitual pues siempre pierden un poco. Salimos a la calle, hacía un sol estupendo y una mañana de verano espléndida. Desde el principio no sabía qué recorrido realizaríamos, era una incógnita. Le pregunté al comunitario Kronxito y solo me dijo:

70.

No me quedó más remedio que tratar de seguir su rueda, aprovechar el rebufo y aguantar el tirón. Salimos desde Molina de Segura y fuimos dirección Fortuna. Pasamos y dejamos atrás Los Conejos, La Quinta, La Alcayna, El Romeral, Los Valientes y Rambla Salada. En cada repecho perdía la rueda y me costaba recuperarla en descenso y llano. Desde el principio sabía que sería una ruta de sufrimiento para no quedar muy descolgado del monopelotón.

A rueda de Kronxito en ciclismo de carretera por Comunidad Biker MTB

En la redonda que va hacia Fortuna pensé que nos dirigíamos hacia Caprés y dije “buffff la que me espera”. Esa carretera va subiendo poco a poco y se hace interminable. Y cuando llegas a la redonda empiezan los 3 km de subida a Caprés, solo de pensarlo me cansé. Pero mientras divagaba vi como el comunitario Kronxito giraba su bicicleta de carretera hacia Fortuna.

Tampoco es que me alegrara mucho la dirección tomada, hacia Fortuna hay dos opciones en ciclismo de carretera: o vas dirección Fenazar o subes el Cortao de las Peñas (bufffff). Fuéramos a donde fuéramos había subida y repechos, por lo que tendría que usar mi experiencia en el ciclismo y tratar de reservar por lo que pudiera venir.

Llegamos a Fortuna, no sin antes tener un buen susto con un coche que se puso a adelantar yendo yo de frente y casi me toca con el retrovisor. Una auténtica pena que haya conductores irrespetuosos. Me cabreé y perdí la concentración, además de que iba haciendo el último repecho hasta llegar al pueblo. Kronxito me había sacado unos cientos de metros.

Adelantamiento ilegal de coche con ciclista de frente

Al llegar al semáforo de Fortuna Kronxito estaba parado intentando beber agua de su bidón. Me dijo que lo había congelado entero y aún no se había descongelado, por lo que tenía agua pero no podía usarla, estaba sediento. Optamos por parar en una tienda a comprar una botella de agua y rellenar los huecos de la poca que se había descongelado, además de beber de la botella y guardarla para luego.

Esta parada me vino muy bien, pude recuperar el aliento. Llevaba unos días anteriores haciendo rutas de bastante desnivel y seguidas y notaba los músculos algo cansados. Pero la parada duró poco, en seguida el comunitario Kronxito dijo “venga que hoy no vamos a parar mucho…”.

Bidón de agua congelado en ciclismo de carretera o en ruta por Comunidad Biker MTB

En el siguiente vi que nos dirigíamos hacia el Cortao de las Peñas o bien hacia Los Baños de Fortuna. En el último semáforo se confirmaron mis peores temores, nos dirigíamos de cabeza al Cortao de las Peñas… Me puse a rueda, bastante cerca, quería intentar aguantar su rebufo al menos hasta el inicio de la subida. Incluso esto me costaba, supongo que cuando el comunitario Kronxito veía mi sombra o bien oía que cambiaba de velocidad apretaba un poco y yo iba haciendo lo que en toda la ruta: el muelle. Por momentos me mantenía a rueda y por momentos me descolgaba.

La verdad es que siempre me ha costado ir a rueda de otros, es algo a lo que no me acostumbro, que me marquen el ritmo. Prefiero ir unos metros atrás y llevar mi ritmo. Pero hoy no era momento para el lamento.

Empezó la subida del Cortao de las Peñas, apreté los dientes y me mantuve unos metros a rueda de la bicicleta de Kronxito, aunque no duró mucho, veía como poco a poco se iba alejando. Dejé de mirar su rueda y me centré en coger un buen ritmo y olvidarme de todo. Incluso fui aumentándolo y me subí y pedaleé levantado durante gran parte del ascenso. Levantaba la vista y veía que el comunitario Kronxito no se me alejaba, por lo que iba a su ritmo.

Acabamos esta subida y decidí relajarme un poco, momento en que Kronxito se fue alejando más. Así llegamos a Las Casicas, donde me estaba esperando en el cruce. Afortunadamente no seguíamos hacia la Garapacha y girábamos hacia el Rellano. Sabía que ahora tendría unos kilómetros de descenso para recuperar.

Llegamos al Rellano y no paramos ni a saludar a mi familia, iba siguiendo su rueda y calladito por lo que pudiera pasar. Vi que se metió por el camino de su casa y paramos en la piscina. Una buena sorpresa, nos dimos un baño estupendo y refrescante que nos vino de maravilla.

Baño refrescante en ruta en ciclismo de carretera por Comunidad Biker MTB

Pero había que ir pensando en volver, aún quedaban más de 30 kilómetros de ruta hasta completar esos “70” (si es que se refería a kilómetros). Nos montamos en las bicicletas de carretera empapados y frescos. Hicimos los primeros kilómetros de retorno de la ruta casi con frío ¡una maravilla!

Poco duró esa sensación de frescor, con el sol apretando en cuestión de minutos nos secamos. Rodamos por Los Coloraos y salimos del término municipal de Molina de Segura al inicio de Blanca. Pedaleamos por esta carretera secundaria que tiene algún tramo bastante malo, donde más se nota lo desagradable que es el ciclismo de carretera cuando el firme está en malas condiciones. Unos baches que se nos clavaban hasta en el alma.

Llegamos a la carretera buena y al cruce, donde había dos posibilidades: dirección Jumilla o bien dirección Estación de Blanca. El comunitario Kronxito, el de los 70, optó por ir hacia la Estación de Blanca. Aumentamos el ritmo al bajar el puente y, por primera vez en la ruta, pude hacer algún relevo e incluso Kronxito anduvo unos kilómetros a mi rueda. Pero por poco tiempo…

La siguiente redonda nos daba la opción de subir el Puerto de la Losilla o bien de ir hacia Blanca, cogió dirección Blanca. En la siguiente redonda teníamos las mismas opciones, me esperaba lo peor: Blanca y por lo tanto Ojós, Ulea, Villanueva del Río Segura, Archena, Lorquí… Pero mientras pensaba en esto vi como cogía la siguiente salida hacia el Puerto de la Losilla, cosa que tampoco me agradó mucho.

Pues nada, poco que decir y mucho que pedalear, otros dos kilómetros de subida. Antes de llegar al inicio del puerto había perdido la rueda de Kronxito, que andaba unos metros por delante. Analicé la situación y apliqué la estrategia de los que somos viejos en este oficio: coger un buen ritmo y olvidarnos del de delante, el puerto era relativamente largo y podría ir de menos a más.

Esprint en Puerto de la Losilla en ciclismo de carretera o ciclismo en ruta por Comunidad Biker MTB

Cogí ese buen ritmo, incluso un poco por encima de lo habitual, sabedor de que el puerto no es muy largo y de que luego viene un descenso de bastantes kilómetros para recuperar. El único temor era que la ruta no acabara todavía, pero en fin, si no acababa sacaría fuerzas de donde fuera necesario.

Fui aumentando el ritmo en la parte media, incluso me subí sobre la bici y apreté a modo de esprint, se acababa la subida y no lo alcanzaba. Apreté y di todo lo que tenía, justo en los últimos 10 metros del puerto lo alcancé. Siendo sinceros me quedé a 3 metros de su rueda, pero por unos metros no nos vamos a poner tiquismiquis.

Hicimos el descenso a toda velocidad y, efectivamente, se confirmó que íbamos acabando la ruta. En el ciclocomputador o cuentakilómetros me marcaban 60 por lo que deduje que los 70 eran kilómetros y estábamos llegando a su fin.

Hicimos los 10 kilómetros que restaban hasta Molina de Segura sin bajar el ritmo, el sol apretaba de lo lindo y atrás, como un lejano recuerdo, quedó esa sensación de frescor del baño de la piscina y los posteriores kilómetros mojados.

Una de las premisas para la ruta era que tenía que invitar al comunitario Kronxito a dos tintos de verano. Lo prometido es deuda. Paramos en un bar y nos tomamos unos refrescos, él dos tintos de verano.

Dos tintos de verano en ruta de ciclismo de carretera por Comunidad Biker MTB

Acabamos esta estupenda ruta de ciclismo de carretera con buenas sensaciones, con casi 70 kilómetros y unos 700 metros de desnivel acumulado subiendo, en unas cuatro horas de ruta (contando el magnífico baño).

De vuestro comunitario presidente Alonso.

  • Fotos de la ruta de ciclismo de carretera: