Hola queridos comunitarios, nos desplazamos hasta Tenerife, hasta Santiago del Teide, para hacer unas cuantas rutas de ciclismo de montaña y de senderismo por la zona. Nos alojamos en un lugar estupendo para pasar unos días con mucho encanto: cultura, tradición, deporte, historia, gastronomía, naturaleza y tranquilidad, todo ello en un mismo sitio: Hotel La Casona del Patio, ¡recomendable!.

Hicimos una primera inspección de Tenerife en coche, visitamos el famoso Loro Parque, para ver los gorilas, chimpancés, muchas aves, hipopótamos, leones, jaguares, orcas, delfines, leones marinos y otros muchos animales. No nos gustan mucho los zoológicos porque preferimos ver y saber que están en su hábitat natural y no recluidos en una zona pequeña. Pero este “zoológico” nos llamó la atención porque hacen mucho hincapié en la conservación de las especies y en el cuidado del medio ambiente, algo es algo.

Empujando la bicicleta de montaña por la Montaña Negra de piedras volcánicas en Tenerife por Comunidad Biker MTB

Visitamos también alguna parte del Teide, haciendo un par de rutas de senderismo cortas, de unos 5 km cada una. Andamos sobre zonas volcánicas, sobre la Colada del Teide y disfrutamos de esas peculiares y caprichosas formas que han quedado horadadas en la montaña tras el paso de la lava y los miles y millones de años de erosión.

Y el segundo día de estancia en Tenerife no pudimos resistirnos a rodar con la bicicleta por algún paraje cercano a Santiago del Teide. Alquilamos un par de bicicletas en Bike Point Tenerife, que nos atendieron muy amablemente y con bicis casi nuevas y en buenas condiciones.

Con las bicis preparadas salimos desde la Casona del Patio para hacer una ruta típica comunitaria, de improvisación. Los amigos de la Casona nos dieron unas indicaciones y decidimos visitar las Montañas Negras, los restos de piedras volcánicas de la última erupción de un volcán en Tenerife, el Chinyero.

Pedaleamos los primeros metros y kilómetros tranquilamente, comprobando que todo funcionaba correctamente en las bicis alquiladas. Pronto empezamos a subir por una carretera con el firme deteriorado, para uso de ciclistas y senderistas, cortada al tráfico.

La subida se hizo un poco dura porque nos daba bien el sol, aunque no nos costó mucho y a los 5 km de ruta, con unos 4 de subida, acabó el camino asfaltado y llegamos a una pequeña ermita que parece que construyeron los lugareños en ofrecimiento, justo en el sitio donde se quedó la lava de la erupción del volcán.

Ermita construida donde se paró la lava de la erupción del volcán Chinyero en Tenerife por Comunidad Biker MTB

Esto nos animó a seguir con la ruta, dado que era la parte que nos indicaron en el hotel. Vimos un par de carteles y empezamos a seguirlos, aunque los caminos tenían cierta dificultad técnica, con mucha gravilla (pequeñas piedras volcánicas). En algunos tramos costaba pedalear.

Fuimos dirección Chinyero, sabiendo que está estrictamente prohibido subir a los cráteres de los volcanes. Nos gustó una senda que discurría sobre los restos de lava de la última erupción. Un paisaje muy diferente al que estamos acostumbrados, todo roca negra, sin nada de vegetación, con la Montaña Bilma a nuestra derecha y el LIC Chinyero a nuestra izquierda.

En esta parte de la ruta tuvimos que empujar las bicicletas durante un kilómetro y algo. Un sendero hecho sobre la roca volcánica con roca volcánica (valga la redundancia). Era como la gravilla y en algunas partes la roca era muy gruesa y se hacía complicado e incluso peligroso rodar.

Vimos otro cartel que indicaba una ruta hacia la derecha, que bajaba hacia Santiago del Teide y otra a la izquierda, hacia Chinyero. Optamos por la segunda porque llevábamos pocos kilómetros de ruta y queríamos ver más paisajes.

Seguimos por este sendero volcánico, empujando las bicis, parando de vez en cuando a beber agua, a echar unas fotos y a grabar el paisaje, siempre admirados e incluso sobrecogidos al pensar que hace no más de 110 años esa lava que ahora pisábamos estaba viva y con temperaturas de 1.000 grados centígrados.

La senda atravesó la zona de lava y empezó a hacerse ciclable nuevamente. Llegamos a un camino que también nos ofrecía dos posibilidades: hacia la derecha para bajar a Santiago del Teide y hacia la izquierda para continuar por el LIC de Chinyero.

Volvimos a escoger seguir alargando la ruta, dirigiéndonos hacia la izquierda, por camino. Pedaleamos viendo montañas negras, restos de lo que fue magma en su momento. Llegamos a un bosque que nos volvió a sorprender, los troncos de los pinos presentaban síntomas evidentes de que habían sufrido quemaduras y no tenían nada de vegetación, solo pinos.

Bosque de pinos quemados sin vegetación en Santiago del Teide por Comunidad Biker MTB

Seguimos por el camino, a mucha más velocidad que los anteriores porque era perfectamente ciclable. La única duda que nos rondaba era si tendría salida o nos tocaría volver por el mismo sitio por donde vinimos. Seguimos pedaleando al ver que había señales de vehículos recientes y asombrándonos por este bosque que emergía de la nada y en el que no se veía ni una sola hierba, solo las hojas secas que se desprenden de los pinos y nada más.

Llegamos a otro cartel que indicaba un par de kilómetros para llegar al volcán  Chinyero y otro camino de bajada hacia la zona de San José de los Llanos. Por pura intuición pensamos en no subir por el sendero de Chinyero, no se veía muy ciclable y seguramente hubiéramos tenido que regresar por el mismo sitio.

Bajamos por el camino que nos llevaría al pueblo de San José de los Llanos, sin saberlo previamente. Una vez que tocamos asfalto nos alegramos, habíamos visto unos paisajes excepcionales pero también estábamos lejos del alojamiento y no conocíamos la zona, así que tampoco era cuestión de excedernos con la exploración.

Cruzamos el pueblo, dejando a la derecha la Montaña de los Tomillos y la Montaña de la Quebrada. Llegamos a la carretera general y la tomamos a la izquierda, en dirección a Santiago del Teide.

Llaneamos e hicimos algún repecho hasta alcanzar el Puerto de Erjos. Justo en este punto miramos a la derecha, hacia Tenerife Norte y vimos una bruma impresionante que cubría todo el mar (no se veía). Estábamos justo a la altura de la niebla y paramos a echar unas fotos. Al parar vimos una carretera estrecha que subía y sin pensarlo nos desviamos para ver hacia dónde iba.

Subimos un par de kilómetros relativamente duros, quedando la bruma por debajo de nosotros, un auténtico espectáculo para los sentidos. Era tan bonito el paisaje con esta niebla que nos detuvimos a hacer un directo con el Instagram de la Comunidad, unas fotos y algún vídeo que pronto veréis publicado. De esta forma quisimos compartir con todos vosotros estas vistas, para acercarlas a los que no podáis tenerlas.

Vimos unas antenas más arriba y seguimos subiendo, con la típica frase de “ya que estamos aquí…”. Pues nos esperaba algo más de un kilómetro durísimo, con pendientes de más del 17%, hasta que por fin coronamos la montaña, llamada Cumbre de Bolico (gracias a nuestro amigo comunitario Luis Delgado que nos lo dijo) y llegamos a las antenas.

Vista sobre la bruma y la niebla en cima de la montaña de Santiago del Teide en Tenerife por Comunidad Biker MTB

Estuvimos un buen rato admirando el paisaje, nos quedamos sin palabras y volvimos a grabar algo más para subirlo a la Historia de la Comunidad en el Instagram y así poder compartirlo con vosotros. Hacía fresco arriba así que iniciamos el descenso para volver a la carretera general y bajar hacia Santiago del Teide y hacia la Casona del Patio.

Dejamos las bicis en el cuarto que tienen habilitado para ello en el hotel, que dispone de herramientas e incluso zona de lavado, para dejar las bicis en perfecto estado y continuar al día siguiente.

Finalizamos esta ruta con unos 27 km y casi 1.000 metros de desnivel acumulado. Disfrutamos mucho y en algunos lugares nos emocionamos al ver esos momentos que nos brinda la naturaleza y que por lo tanto hemos de proteger y cuidar.

De vuestro comunitario presidente Alonso.

  • Fotos de la ruta MTB por Santiago del Teide: