Hola queridos amigos y amigas lectores de Comunidad Biker, en el día de hoy me gustaría relatar mi primer año como ciclista, con todas mis sensaciones, rutas con anécdotas, y sobre todo lo que quiero es intentar concienciar a los que se están iniciando a que no es tan difícil llegar hasta el punto al que yo he llegado.

El inicio en el ciclismo, mi primera bicicleta

Tenía enfocado el ciclismo a que solo era la Vuelta a España y el Tour, no salía de ahí, solo sabía inflar una rueda y no pasaba de mi calle con mi bici de 24 pulgadas que me regalaron allá por la comunión en el 2011. La cuestión es que a finales del 2016 decidí comprarme una bicicleta de montaña, que por aquella época era lo que tenía todo el mundo.

Como iniciado que era no tenía ni idea de este mundo del MTB, y no sabía muy bien lo que hacía. Quería una bici para darme vueltas por el pueblo, subir a por algún sitio, hacer recados, sin mayores pretensiones, lo que se solía hacer por aquella época. Como el presupuesto era escaso, opté por Decathlon, creía que me iba a decepcionar, pero todo lo contrario (de todas formas de esto os hablaré después). Adquirí mi bici, una Btwin Rockrider 520, con frenos de disco, que a primera impresión era lo que más me gustaba, lo veía como un gran avance frente a los obsoletos V-Brake. Aunque tras haberlos tenido casi un año tal vez me arrepiente un poco, pero de eso ahora prefiero no hablar.

Desde el momento en el  que me compré la bicicleta, el 23 de diciembre de 2016, la dejé “aparcada”, básicamente no montaba casi nada, hasta el día de mi primera ruta, a finales de enero, un mes después, no recuerdo el día concreto pero sí recuerdo mis primeras sensaciones de entrar en caminos y sendas de tierra, por primera vez.

Mis primeras rutas de ciclismo de montaña

La cuestión es que gracias a mi hermano (al que se lo agradezco mucho), empecé en el MTB y os preguntaréis el por qué: le dije a mi hermano de salir en bicicleta y  me dijo que sí, entonces fuimos a la aventura, yo iba sin el casco, sé que está mal, pero era mi primera ruta y desconocía todo. Fuimos al Coto Cuadros, por aquel entonces no sabía ni lo que era eso, pero mi hermano me informó y le dije, ¡Al ataque!.

Una vez cruzamos el puente de la autovía y entramos en la tierra recuerdo la frase que dije: ¡Qué guapoo!. Desde allí seguimos pedaleando un rato haciendo “sendillas”. Al acabar la ruta, exhausto, estaba muy emocionado porque había hecho mis primeros ¡20 kilómetros!. Os puede parecer poco, pero para mí, por aquel entonces, ir diciendo que había hecho 20 kilómetros era como ser el Rey del Mundo.

En mis comienzos, por la Semana Santa de este pasado año, el 2017, solía salir con el comunitario @rober_pg_79, con el que ahora salgo poco, pero gracias a él aprendí cosas como lo que se conoce como “Subir al forestal” y hacer un montón de sendas y un montón de pistas del Coto Cuadros, que desconocía. Gracias a él conocí a Comunidad Biker MTB, la verdad es que si no hubiera sido por él ahora mismo no estaría escribiendo esto… Gracias por aquellas rutas @rober_pg_79!

Tras haber conocido a los comunitarios @alonsojpd, @kronxito y @matias en ruta, no os voy a mentir que me caísteis genial, de hecho os quería preguntar como registrarme y tal, pero me dio vergüenza y finalmente no lo hice en persona. Más tarde, por la noche, cuando volví de esa primera ruta con la Comunidad me registré y me presenté en el foro. Muy majos me parecisteis ese día, ahora faltaba conoceros a todos en persona.

Después de esta ruta vinieron varias rutas, con anécdotas que no olvidaré nunca. Poco a poco he ido aprendiendo que lo bueno del ciclismo y del deporte es precisamente eso, sumar anécdotas, conocer gente, descubrir sitios y pasarlo bien haciendo deporte, lo tiene todo… Y la anécdota, es que yo por aquella época no llevaba ni cámara de repuesto, ni bomba de aire, así que si pinchaba ¡a llamar al coche escoba! Y nadie está exento de crudas realidades, así que era cuestión de tiempo y, efectivamente, pinché, no solo una rueda, la dooooos :wacko: ¿cómo puede ser posible eso? No lo sé ni yo…

Durante este periodo que comprende desde mayo y junio, solo tocaba el Coto e iba poco a poco saliendo, cogiendo forma, aprendiendo técnica, investigando y muchas más cosas. Todo esto lo hacía compaginándolo con los exámenes finales, así que salía los fines de semana o cuando podía un “ratico”.

Por finales de junio, más o menos, viajé a Barcelona una semana y perdí bastante fondo, así que cuando volví, ya por julio, me dispuse a salir con un amigo principiante por el Coto de nuevo. Había llovido y nos tuvimos que esperar a que cesase, pero finalmente pudimos rodar por los montes. Ese día dio la casualidad y repito: casualidad, que iba entrando al Coto con mi amigo y de repente oigo ¿Qué tal vais Ángel? y miré hacia atrás y era el comunitario @aurelio, el cual no conocía, solo de Telegram, y nos acompañó bajando su ritmo y nos guió toda la ruta ¡Muchas gracias!

El cambio de zapatillas de MTB y los pedales mixtos

Otra cosa destacable, fue la adquisición de las zapatillas Shimano MT34 “comunitarias” y la adquisición de los pedales mixtos de la Comunidad, porque son los que llevan muchos comunitarios. Pues sí, he de decir que me daba mucho miedo el hecho de llevar un pie enganchado sin poder sacarlo al pedal, o al menos yo tenía esa sensación.

Pero como quiero ser sincero y me gustaría que este artículo ayudase a alguien que esté empezando, diré que las “calas” es cuestión de hacer una o dos rutas para acostumbrarte. Tenía miedo de si no saldría a tiempo la cala y esas cosas típicas cuando pruebas las calas, pero fue todo lo contrario, lo difícil era meter el pie en el pedal, me costó varias rutas acostumbrarme, pero no hay comparación de ir con la plataforma a con la cala.

Primera ruta con Paquito206

Y por fin llegó el día, 26 de julio de 2017, día en el que conocí al gran @paquito206 en persona, fue todo un placer, aunque esa ruta que hice con él de 40 km y 700 m de desnivel, con un calor de perros, como las que le gustan a él, no son un placer y no se las recomiendo a nadie :wacko: . Con él he vivido muchas rutas y muchos chistes y cosas de las que cuenta, me hace mucha gracia y quieras que no eso ayuda algo subiendo… ;-)

Mi primera subida larga, el Relojero

Llegó el momento, después de tantos días, de afrontar mi primer “Relojero”, allá por finales de julio, tenía mucho miedo, era por la tarde, no sabía a lo que me enfrentaba. Nunca había hecho una subida tan larga, el Coto Cuadros está lleno de rampas pero son cortas, así que sería mi primer pico. Para colmo iba con gente fuerte, como los comunitarios Iván Rubira y Antonio Abellán.

Subimos por los Puros hasta la Senda Bonita y desde ahí nos tiramos en descenso. Una senda espectacular, de momento no he vuelto a pasar por allí pero me pareció muy chula. Y como he dicho, mi primer Relojero, ya que es un sitio con unas vistas de diez, pero con unas subidas exigentes. La primera vez fue dura, terminé agotado, pero poco a poco he ido volviendo y lo compagino con el Coto Cuadros, ahora me cuesta mucho menos subir. Incluso me permito investigar y  disfrutar de los alrededores, como la zona del Valle, que es un paraje precioso.

Más y más rutas: Hurchillo, Tana, Matahombres

Y poco a poco iban pasando los días, sumando rutas, sumando kilómetros y experiencia, como en la ruta de la Antena de Hurchillo, o las rutas de ascenso al Relojero por la Tana y las Columnas, rutas hacia el temido Matahombres y la Senda del Vagón… En fin, rutas que pasarán a la historia por las anécdotas ocurridas, por la dureza y por la gente que se conoce, pero sobre todo porque me han hecho acumular experiencia.

Comunitario Ángel en el Vagón por Comunidad Biker MTB

Algunos cambios en mi bicicleta

Antes de acabar con este relato os quiero contar los cambios que he ido haciendo en mi mi bicicleta. Conforme iba aumentando la dificultad de las rutas que hacía rutas se me iba quedando algo justa en algunos aspectos. Al principio aguantaba con lo que tenía, pero se iban rompiendo las cosas y eso era mal asunto.

Empecé con un cambio de cubiertas, después con un cambio de transmisión completa de 3×9 a 2×10. Luego también pasé de los frenos de disco de cable a los hidráulicos, una diferencia descomunal. La gente se reía cuando veía una Btwin con un Deore XT, yo lo veía normal jajaja.

Con el tiempo acabé cambiando también la horquilla. Tal vez penséis “pues te sale mejor una bici nueva”, en mi caso no, porque  la transmisión me la donó mi primo, al que le doy las gracias por ayudarme con la bici y arreglármela, gracias a esto sigo manteniéndola y estoy contento.

El tiempo que he tenido la Btwin original me ha dado muy buenos resultados, en relación calidad/precio, y con eso me quedo de la bicicleta, con que me fue bien cuando la necesité y no me falló.

 

Cambio de bicicleta a la Orbea Alma H30

Tras un año de rutas, me he dado cuenta que necesito una bici un poco “mejor”. Ahora hago rutas largas y más técnicas, así que la Btwin se me queda un tanto corta. Aunque acabas cogiéndole cierto cariño, toca nueva etapa. Para despedir la “Btwin del Decathlon”, como mis amigos solían llamarla, hice la ruta de El Esparragal-Santiago de la Ribera-El Esparragal, con 5 horas, 92 km y 800 m de desnivel ¡A la saca!. Quería darle esa despedida como se merece, una bici que me ha acompañado en un año de ciclismo, en mis inicios, y a la que guardaré un recuerdo especial.

Ahora llega una nueva era y con ella una nueva bicicleta, que he montado por piezas, la Orbea Alma H30, espero que no me defraude y que me pueda dar un año tan bueno como me lo ha hecho pasar la Btwin.

Por supuesto, como no iba a acordarme de la comunitaria @Patricia, que aunque haya salido una sola vez con ella, es muy buena persona y le quiero dar también las gracias desde aquí por animarme.

Ya para terminar mi primer artículo, quiero decir que con constancia y esfuerzo todo es posible, da igual la bicicleta que uses, lo importante es acumular experiencias y diversión. Empecé haciendo 20 km, los comienzos siempre son difíciles, pero ahora, meses después, muchas rutas después, hago 90 km y tan contento.

De vuestro comunitario Ángel.