Hola amigos de Comunidad Biker MTB, soy la comunitaria Natalia y os relataré las conclusiones que he podido sacar tras buscar y hablar con los comunitarios más experimentados en el tema de la limpieza de las bicicletas, tanto de montaña como de carretera.  Esta mañana, aprovechando mi día libre, he decidido lavar mis dos bicicletas: la de carretera y la de montaña y os contaré cómo lo he hecho y el por qué.

Como para temas de mecánica y mantenimiento de las bicis soy un poco patán, he decidido pedir consejo a algunos de nuestros comunitarios. Hemos generado un debate muy entrenenido entre Félix, Juan, Pablo, Paquito, Alonso, Pepe, Antonio Manuel y yo, aportando cada uno distintas opiniones y formas de proceder.
Como imagino que es una duda que compartimos muchos comunitarios y a su vez cada uno tendremos nuestra manera de actuar, expongo en este artículo las conclusiones a las que he podido llegar gracias a mis comunitarios.

Lavado de la bicicleta de montaña

El principal problema del lavado de estas bicicletas es que las solemos llevar hasta arriba de tierra, polvo, grasa y demás sustancias adheridas. Y ya cuando no queda agujero más que tapar en los eslabones de la cadena, entonces nos damos cuenta de que va siendo necesario lavarla. Soluciones:

  • Tras el debate, lo que sí me ha quedado perfectamente claro es que lo mejor es acudir a tu taller de confianza y por unos 10€ te la dejan como si la bici viniera del futuro. Es la mejor opción cuando las llevamos hasta arriba de tierra y no nos queremos manchar las manos. Esta opción la he descartado por falta de tiempo y gandulería para ir al taller, dejarla y luego volver a recogerla.
  • Lavado a mano: si disponemos de patio en casa, con una manguera, agua, jabón neutro y un cepillo podemos dejar nuestras bicis como nuevas. El problema de mi bici no era tanto que llevara grasa, sino más bien una montonera de tierra metida por el cassette, desviadores, cadena y cualquier pequeño huequecillo existente en ella. Así que se hacía fundamental aplicar agua como si no hubiera un mañana. Yo esta opción la he descartado porque, al vivir en piso, no tengo patio o zona habilitada para poder enchufar una manguera.
  • Lavado en agua a presión: no me gusta lavar las bicis con las pistolas de agua a presión para lavar coches, pero cuando no dispones de una casa con patio donde poder lavar a mano, esta es la única opción que nos queda. Mi bici llevaba mucha tierra así que, sí o sí, necesitaba lavarla con agua. Lo que sí he procurado es dejar cierta distancia y no aplicar directamente el agua a presión, sobre todo en rodamientos, juntas y ejes pedalier. El procedimiento ha sido:
    • Primero he aplicado el agua con jabón para sacar toda la tierra. Como he dicho antes, importante no aplicar agua a presión cerca de rodamientos, juntas y eje pedalier, solo en los lugares donde la suciedad es extrema como desviadores, roldanas, corona de piñones, etc.
    • Después he aplicado un poco de desengrasante sobre el cassette para quitar restos de grasa que pudieran quedar.
    • Acto seguido he vuelto a aplicar agua a presión para quitar restos de jabón y desengrasante.
    • La he puesto un ratito al sol para que secara bien y no quedara agua en los rodamientos y juntas. Secando incluso algunas partes con un trapo.
    • Posteriormente he engrasado la cadena, más o menos como indica este vídeo comunitario:

  • Lavado “en seco”: si no disponemos de patio ni de ganas, tiempo o posibilidades para ir a algún sitio con agua a presión ni a un ataller, no nos queda otra que el lavado en seco. En el caso de las bicis de montaña, cuando hay mucha suciedad acumulada, será muy difícil hacerlo, hay que armarse de paciencia y tiempo. Pero es una opción si no podemos aplicar el lavado a mano con manquera o el labado con agua a presión. En este vídeo comunitario mostramos cómo hacer un lavado en seco:

  • Secado de la bici: en alguna ocasión he sacado el agua de las zonas más tediosas con la pistolita de aire con la que se le da presión a las ruedas de los coches, esto acelera el secado y le viene mejor. Hoy simplemente la he dejado al sol. También se le puede pasar un trapo para ayudar al secado, cuanto más rápido se haga mejor.

Lavado de la bicicleta de carretera

El problema de este tipo de bicicletas no suele ser que se llenen de tierra o suciedad, ya que circulamos por asfalto, sino que el cassette, cadena, desviadores y demás se llenan de grasa. Soluciones:

  • Al igual que en el caso de la bicicleta de montaña, la mejor opción es llevarla a nuestro taller de confianza y que nos la dejen como nueva. Pero al igual que en el caso anterior, no dispongo de tiempo y además me da mucha pereza.
  • Lavado a mano: igualmente, siempre que dispongamos de un patio y una manguera, esta también es la mejor manera de lavar una bicicleta de carretera. En este caso no nos va a bastar sólo con agua y jabón. Vamos a necesitar echar un desengrasante para poder sacar bien toda la grasa que llevemos incrustada. Estos desengrasantes para bicicletas los podéis encontrar en cualquier taller de bicis, Decathlon, Amazon… También podemos aplicar un desengrasante tipo KH7, pero en este caso hay que llevar mucho cuidado y aclararlo rápidamente, pues puede dejar marcas y manchar el cuadro si no nos damos cuenta. En cualquier caso, el desengrasante hay que aclararlo con agua antes de secar y engrasar. Igualmente en mi caso, no dispongo de patio para realizar esta operación. También hay que llevar cuidado de no echarlo en las zonas de movimiento, ejes y rodamientos que suelen llevar su propia grasa.
  • Lavado a presión: personalmente descarto esta opción. Diréis… “Cacho loca, si nos acabas de contar que has lavado la otra bici con agua a presión!!!” Pues sí, es cierto, pero os cuento la diferencia que veo. La bici de montaña fundamentalmente lo que llevaba era tierra y, para retirarla, basta con aplicar el agua con jabón a cierta distancia para que se disuelva y caiga. En el caso de la carretera, lo que lleva es 10.000 km de grasa acumulada y esto no va a salir con agua, salvo que aplique la presión muy cerca. Aplicando el agua a presión demasiado cerca nos podemos cargar la bici y que nos entre agua en los rodamientos y partes selladas. He descartado esta opción, pero igualmente el que se atreva, pues aplica el agua con jabón, después aplica desengrasante en cassette, desviadores y cadena con mucho cuidado de que no caiga en el cuadro o zapatas de freno y demás y después aclara con agua. Secar y engrasar.
  • Lavado “en seco”: no es la mejor opción ni la bici se va a quedar perfecta, ya os lo digo… Pero es una opción para salir del paso. Lavarla en casa cuando no tienes ni patio ni terraza ni lugar al aire libre. Hoy ha sido mi caso y estos son los pasos que he seguido:
    • Lo que hago es limpiar el cuadro primero y después me centro en lo principal. El cuadro puede acumular polvo, pero poco más. Así que con un trapito húmedo con un poco de agua y jabón bastará. Yo personalmente utilizo toallitas húmedas de bebé, las cuales ayudan a retirar alguna manchita de grasa que podamos llevar. Para las zonas de difícil acceso como los bujes y demás me ayudo de un cepillo o brocha. Para la limpieza del cassette, cadena, desviadores y demás he utilizado gasoil. Ha de ser gasoil y no gasolina porque ésta última reseca mucho más. El problema del gasoil es que deja una pequeña película de aceite que, aunque ayuda a lubricar un poquito, luego hace que se le pegue el polvillo rápidamente. Por ello después hay que secar bien con un trapo.
    • Con una brocha he aplicado con paciencia el gasoil por todas aquellas partes metálicas llenas de grasa, retirando la grasa que iba soltando y volviendo a aplicar más con la brocha. De esta forma he conseguido sacar bastante, aunque como he dicho al principio, impecable no la vamos a dejar.
    • Después he cogido un trapo seco y he puesto empeño en secar bien la cadena y el cassette para retirar el gasoil y los excesos de grasa que aún pudieran quedar. El gasoil no es necesario aclararlo con agua, pero sí retirar los excesos para que no se quede la película grasosa antes comentada.
    • Una vez seca y toda limpita, he engrasado la cadena ¡¡Ojo!! Mucho cuidado con tirar después estos restos de gasoil por el fregadero. Separar después el grano de la paja es muy complicado, con lo que nos estaremos cargando el Medio Ambiente. Lo mejor es guardar este gasoil en una botella y llevar a un punto limpio de vuestra ciudad. Si tenéis dudas, podéis consultar en vuestro ayuntamiento y seguro os informarán. Otra opción es llevarlo a cualquier taller de coches. Seguro que os harán el favor de recogerlo, pues ellos tienen punto limpio para el reciclaje de aceites y demás.

Para este último caso de la grasa en la bici de carretera añadir que si cada dos o tres salidas nos molestamos en pasarle simplemente un trapo seco a la cadena para retirarle los excesos antes de volver a engrasar, nos ahorraremos un puñado de grasa acumulada para el siguiente lavado.

Estas son las alternativas que nuestros comunitarios me han aportado esta mañana y la solución final que yo he decidido tomar para cada caso, pero no significa que sean la forma idónea ni la única. Así que animo a todos aquellos comunitarios que nos lean, que nos aporten sus trucos para el lavado y mantenimiento de sus bicis, siempre serán bienvenidos. Será un placer leeros y seguir aprendiendo con vuestras aportaciones!!! :heart: :heart: :heart:

Si queréis pasar un rato agradable y reiros un poco, aquí os dejo este vídeo de limpieza y engrase “a lo bestia” de nuestros comunitarios. Veréis cosas en el vídeo que es mejor no hacer, pero merece la pena verlo con sentido del humor:

De vuestra comunitaria Natalia.