Es cuando después de hacer una ruta, tus compañeros no se quedan satisfechos y entonces deciden que por el llano que ibas fuerte, circulabas a 25/28 Km/h, ahora hay que volver a 30. Es cuando tú piensas “Yo me sé el camino de vuelta, que me esperen en la última rotonda y ya nos despediremos”.