Expresión que se usa cuando nos encontramos con una rampa inclinada, en cuyo caso advertimos a los comunitarios con un “meted hierro”, indicando que deben poner plato pequeño y piñones grandes para afrontar la subida casi haciendo molinillo.