Cuando uno va a una ruta con agujetas y se pone a subir pendientes de hasta el 20 o 22% y tu compañero “pro” te dice  “tranquilo que las agujetas se queman en una hora”, otra mentira como un templo, el único que se quema eres tú.