Hola amigos comunitarios, aprovecho esta estupenda mañana en la que debería estar en Pinoso disfrutando de la bici, pero que por avería me he quedado en dique seco, para contaros lo que fue mi estreno en el mundillo de los canicross, en el evento celebrado en Jumilla, Región de Murcia, España, el pasado 04/12/2016.

Ésta era la quinta edición de la carrera, que se celebra para recaudar fondos que ayuden a cuidar a los perretes del albergue municipal de Jumilla, y está organizada por la Protectora Cuatro Patas Jumilla, es por ello que el coste de la inscripción se dona a dicha asociación.

La cita tenía lugar en una explanada de tierra al lado de la estación de autobuses de Jumilla a las 10:30 horas de la mañana, por lo que a las 09:00 horas salí de Murcia junto a mi esposa y mi compañero de batallas, Logan, un bóxer de dos años que también procede de una protectora.

15350491_1190824984305099_4209386302075249158_n

Logan

Llegados a Jumilla pasamos por la zona de recogida de dorsales, llovizna y no hace calor precisamente, lo cual, para los humanos no es muy agradable, pero para los perros es estupendo, quiero aclarar que las disciplinas de “mushing” (en las que se engloban el canicross, el pulka, el bikejöring…) son consideradas deportes de invierno, y que según normativa, los perros no pueden correr si las temperaturas superan los, si mal no recuerdo, 19º. Pagada la inscripción, con un coste de tan solo 5 euros, recojo mi dorsal y me informan de que la salida de la prueba competitiva (7,5 km) se realizará a la 10:30, la carrera infantil (1 km) a las 11:30 y la de aficionados (3 km) a las 12:30. En este punto, soy consciente de que voy a tener que elegir entre esperar dos horas, que no estaba en mis planes, o correr la competitiva, que tampoco lo tenía previsto puesto que, una cosa es que yo esté dispuesto a sufrir más de la cuenta, y otra muy distinta es que fuerce a Logan a correr una distancia a la que no está acostumbrado y sin entrenar, por lo que decido que 3 km son suficientes y puedo esperar.

Me voy a tomar un café y la camarera obsequia a Logan con un trozo de pan, cotilleo con unas amigas jumillanas y sobre las 11:15 nos bajamos nuevamente a la zona donde se celebra la prueba, y nos informan que por la meteorología adversa, se ha decidido unir la prueba infantil a la de aficionados, por lo que la salida se realizará en apenas unos minutos,  :unsure:  por lo que inmediatamente pongo el arnés a Logan y me pongo las zapatillas mientras veo llegar a meta a los participantes de la carrera competitiva.

Los organizadores observan que Logan está muy nervioso y me piden, no sin razón, que en la salida me eche a un lado, para que los perros que ya tienen costumbre de correr tiren delante, y que Logan no comience a cruzarse. He de decir que ese era mi plan desde un principio por dos motivos, el primero que a mi siempre me gusta llevar una “liebre” delante, para ayudarme a seguir un ritmo, y el segundo y fundamental, que Logan quiere saludar a todos los perros, por lo que si llevo alguno delante lo perseguirá. Pero el plan no sale exactamente como yo esperaba, puesto que al juntar las dos categorías, la organización decide que el grupo de “aficionados” forme delante, y los niños se agrupen detrás, y de este modo, Logan tiene estímulos por delante y por detrás y está como loco…

15356675_1190799044307693_8312253880419958453_n

La salida controlando a Logan

Finalmente dan la salida y diez o doce participantes salen por delante de mí, resulta algo caótico ver a los corredores, las correas, los perros de todos los tamaños y formas cruzándose… suelto a Logan y empieza a tirar de mí como un demonio, va fuerte, demasiado fuerte, y yo lo voy frenando y evitando que se suba a los perros más pequeños. El sigue apretando y una vez superada la primera recta, los participantes empiezan a mostrar sus cartas: En primera posición destaca un corredor acompañado de su American Stanfordshire, seguido de otro corredor con un perro de lanas… en un segundo grupo vamos otros tres corredores con perros de distintos tamaños: caniches, pinchers, doverman, boxer, la mezcla es muy curiosa. De este modo completamos la primera vuelta corriendo entre el tercer y el quinto puesto.

En la segunda vuelta el grupo se va estirando, Logan ya no quiere tirar y decide trotar a mi ritmo situándose a mi lado, nos dejamos ir y trotamos en quinto lugar. En la zona del campo de fútbol la calle es estrecha y nos cruzamos con los primeros participantes, solo nos separan unos conos y Logan y el Stanfordshire deciden “saludarse” por lo que ambos se cambian de carril, derriban conos y nos tenemos que parar, Logan intenta beber de un charco pero no se lo permito, puesto que aún queda un tramo y no puede estar tan cansado, continuamos y terminamos la segunda vuelta con un dálmata pisándonos los talones.

La tercera y última vuelta Logan va “reptando”, está pagando el sobre esfuerzo de la primera vuelta, y nuestro ritmo es lento, solo corremos lo justo para que no nos adelante el dálmata, pero parece difícil aguantarlo hasta el final, por lo que tiramos de estrategia: aguantamos hasta el charco del campo de fútbol, y una vez allí, dejo que Logan beba y que nos adelante el Dálmata, les doy unos 30 metros de ventaja y vuelvo a soltar a Logan, al ver otro perro por delante vuelve a tirar como un loco, y los alcanzamos a unos 50 metros de meta, los adelantamos y cruzamos la meta en sexta posición.

 

podium

Podium de la categoría aficionado

Decir en primer lugar que como evento estuvo muy divertido, que lo repetiré sin duda, y que seguro que éste no va a ser el único canicross al que me presente, aunque espero ir mejor preparado la próxima vez.

Como cosas a destacar en positivo: el ambiente, el carácter benéfico, el entorno…

Cosas a mejorar, desde la comprensión de la dificultad de organizar un evento así: las inscripciones, no se pueden hacer online, y desde mi punto de vista, es un paso atrás al tratarse de un evento benéfico, puesto que estoy muy seguro  de que habría gente que tenía pensado ir, pero finalmente no lo hizo puesto que llovía y hacía frío, mientras que con una inscripción online se habrían apuntado “por si acaso” y que aunque lloviese y finalmente no fuesen, no se perdería ese donativo.

circuito

Circuito