Hola amigos de Comunidad Biker, llegó el miércoles día 31 de agosto de 2016, siguiendo con nuetra visita a Francia nos preparamos por la mañana temprano para hacer una nueva ruta por el Valle del Loira. En este caso para visitar el castillo de Villandry y sus famosos jardines. Tras el desayuno correspondiente y preparar algo de fruta y agua para la aventura, emprendimos la marcha con nuestras bicicletas alquiladas dirección Tours, por la vía verde de Loire à Vélo.

Como siempre fuimos disfrutando de las vistas, de los paisajes y de las pequeñas poblaciones francesas con sus características casitas con los tejados de pizarra muy inclinados, se nota que por allí los inviernos deben ser fríos y nevados. Unas bonitas casitas, casi todas más o menos iguales. El comunitario Paquito206 decía que parecía que estaba como dentro de un juego tipo Age of Empires (algo friki la comparativa como él mismo dijo).

Las señalizaciones de Loire à Vélo son bastante buenas y no nos perdimos en ingún momento, llegando a Tours a buena hora y parando un buen rato para visitar la catedral de Saint-Galien. Aparcamos las bicis, les pusimos los candados y entramos en la catedral, muy bonita. También le dimos una vuelta para ver su exterior. Aprovechamos la parada para almorzar un poco, plátanos, frutos secos y manzanas. Por allí nos encontramos con algunos españoles que también estaban haciendo la ruta del valle de Loira.

Continuamos nuestra aventura por tierras francesas cruzando Tours, al final de la ciudad dudamos un poco pues no llevábamos un mapa de toda la zona y el Loire à Vélo tiene muchos itinerarios a seguir, según el castillo a visitar. Al final en uno de los carteles del recorrido nos situamos y continuamos saliendo de Tours. Rodamos casi siempre por la orilla del río Loira o Loire, aunque a veces la vía nos desviaba unos kilómetros hacia el interior.

Pasamos por zonas muy verdes y por otras zonas algo menos verdes con sembrados, zonas con sombras frescas y zonas con sol y calor, aunque diferente al de Murcia. Nos íbamos cruzando con otros viajeros a los que saludábamos con un “bon jour”.

Paramos en una zona donde se podía ver el río Loira en todo su esplendor, allí aprovechamos para grabar el review de las bicicletas alquiladas, cosa que no podía faltar, también comimos alguna barrita energética, nos echamos algunas fotos y a seguir rodando. Por el recorrido vimos algunas cosas curiosas, como una zona donde se le podía dar aire a las ruedas de las bicis, una fuente que para sacar el agua había que darle vueltas a un pomo y alguna cosa más, que grabamos en vídeo para compartirlas con todos vosotros.

Antes de llegar a Villandry comimos en un pueblecito cuyo nombre no recuerdo, al pasar Savonnieres. Con el idioma nos íbamos entendiendo a duras penas, a base de gestos y con el poco francés que sé. Con la barriga llena, unos más que otros, continuamos hacia Villandry, a la que llegamos a los pocos kilómetros. Aparcamos las bicicletas junto al castillo, compramos las entradas y visitamos el exterior y sus jardines.

Un château impresionante, sobre todo por el exterior, jardines de todo tipo, inmensos y perfectamente cuidados. Sin duda mereció la pena los kilómetros que andamos por la zona, subiendo a una colina cercana al castillo desde donde se podía ver prácticamente todo, con unas vistas alucinantes que guardaremos en nuestra memoria y que, por si la memoria nos falla, fotografiamos y grabamos.

Nos dio bien el sol, allí hace menos calor que aquí en Murcia pero el sol también fue implacable, nos quemamos un poco incluso. Antes de irnos llenamos los bidones de agua, compramos algunos souvenirs y volvimos a las bicis para hacer el camino de regreso, que se preveeía largo dado que hicimos casi 40km para visitar el castillo, lo que suponía 40km de vuelta y 80 en total, teniendo en cuenta que llevábamos unas bicis reguleras y que las comunitarias Lourdes y Estefanía no estaban acostumbradas a hacer más de 40km.

Fuimos regresando por el mismo sitio por el que vinimos, fieles a Loire à Vélo, parando lo menos posible para que no se nos hiciera de noche y para no alargar en exceso la ruta y que no nos picara el pollo. Las comunitarias Lourdes y Estefanía se iban portando muy bien, aguantando los kilómetros que íbamos acumulando.

Llegamos al camping de Monlous-sur-Loire a buena hora, de día aún y sin ningún episodio de la cruda realidad del ciclista de montaña, más allá del consabido problema en el cambio de la bicicleta de Paquito206, que ya se había acostumbrado a él.

Al final hicimos una bonita ruta por Francia con 68km, con poco desnivel acumulado pues la zona es llana, en casi 10 horas de ruta. Un bonito día de ciclismo y disfrute de los paisajes franceses y sus châteaux.

De vuestro comunitario Alonso.

  • Track GPS de la ruta MTB: