Estimados comunitarios y lectores de la Comunidad, la tarde del martes día 16 de noviembre de 2016 nos sorprendió con una buena temperatura, fresco pero no frío y poco viento. Una tarde excelente de otoño para practicar deporte y disfrutar del aire libre y la naturaleza. No podíamos perder esta oportunidad así que salimos a rodar con nuestras bicicletas de montaña Olympia Nitro y Vitoria Equinox los comunitarios Alonsojpd y Paquito206.

Salimos desde la sede de la Comunidad en Molina de Segura, rodando tranquilamente por las calles del pueblo, por la Vía Verde. Pasamos La Torrealta y La Ribera de Molina y llegamos al Campus de Espinardo. Mi bicicleta hacía un ruido muy fuerte al pedalear, un chirrido de hierro chocando con hierro, así que la ruta de hoy se preveía corta para ir luego a nuestro taller de confianza, a Ciclopasión.

Dimos la vuelta al Campus de Espinardo y subimos al monte del Aire por el camino de tierra de la derecha. Eso nos sirvió para que el comunitario Paquito206 fuera haciendo las pruebas y testeos oportunos de su nueva bicicleta, con la intención de hacer pronto un vídeo de impresiones. Llegamos arriba y recorrimos este monte hasta su parte más alta. Por allí el comunitario Paquito dio los primeros pequeños roces a su bicicleta con hierbas secas cercanas al sendero. Se le oía decir de fondo “Ya la estrené… arañazo… bufff”. Pero eran rasguños menores prácticamente inapreciables para el ojo humano normal.

Continuamos nuestra ruta de ciclismo de montaña dirigiéndonos hacia los montes de Agridulce. Subimos la rampa que hace unas semanas se le atragantó al comunitario Paquito, en esta ocasión la superó perfectamente diciendo “Ahora sí… ahora sí… esto es otra cosa”. Y me va a perdonar que le diga, con todo el cariño, que el hecho de cambiar de 26 pulgadas a 27.5 no va a hacer que mejore en las subidas, en alguna muy puntual sí, pero en general no. Las subidas técnicas requieren de eso precisamente, de técnica y equilibrio, así que lo importante aquí es el ciclista y no la bici. En determinadas bajadas y con más pulgadas y mejor horquilla si notará mejoría, pero en subida me temo que no. Aún así, no seré yo quien le quite la ilusión y ánimo renovado que da estrenar una bicicleta.

Seguimos rodando por los senderos, pasando por la goma donde el comunitario Luis sufrió una pequeña caída recientemente. Nos acordamos de él, el comunitario Paquito, con su nueva bici y eufórico la pasó sin tocarla, haciendo un bunny hop. Llegamos a la Vía Verde nuevamente tras dar una vuelta completa y nos dirigimos ahora hacia los montes de la Ribera, hacia el Cabezo Blanco, con la intención de echarnos unas fotos con la nueva bici.

Subimos la rampa hasta la parte más alta del Cabezo Blanco y paramos a merendar y a grabar unas tomas, seguir probando la Vitoria Equinox y hacer unas fotos. Incluso yo me animé a probarla un poco. Cuando ya nos íbamos, el comunitario Paquito quiso hacer unas “fotos artísticas”, así que aparcó la bici junto a una piedra y procedimos a hacerle fotos. En un segundo vio una ráfaga de viento que movió la bici, resbaló unos pocos centímetros hacia el suelo… el comunitario Paquito corrió rápido a cogerla y vio que se le había hecho un importante desconche de pintura en la barra superior del cuadro. Se cabreó bastante dado que la bici apenas se había movido del sitio: la cruda realidad del ciclista de montaña que estrena bicicleta y se le araña.

Con el mosqueo encima del cuerpo continuamos la ruta por los montes de la Ribera, descendiendo por el Camino del Gas. Por allí se nos hizo de noche, así que encendimos los focos y llegamos hasta la carretera de la Ribera de Molina. La cruzamos y dimos la vuelta a la Contraparada. Desde allí, con el fresco aumentando, rodamos por la orilla del río Segura, comentando el desconche de la pintura y una posible solución. Lo que más preocupaba a Paquito era que hubiera tocado el carbono.

Llegamos al puente y dimos la vuelta para ir al taller a dejar las bicicletas. Volvimos por la orilla del río Segura, por la Ribera de Molina y por laVía Verde. Nos dirigimos hacia Ciclopasión donde saludamos al comunitario Guillermo, le contamos el desconche, dejé mi bicicleta para revisar el ruido y cambiarle los pedales y volvimos a la sede andando.

Una ruta que hubiera sido bonita y divertida, de estreno y pruebas, pero empañada por el desconche de la pintura. Como le dijimos al comunitario Paquito, que ya iba aceptado la situación, estas cosas pasan y le pasarán más cuando le salten las piedras y tenga alguna caída, tendrá que ir acostumbrándose que estas bicicletas de ahora no son como su antigua, dura y ruda Megamo Natural.

  • Fotos de la ruta MTB: