Hola comunitarios, una tarde de miércoles cualquiera, concretando día 24 de mayo de 2017, temperatura estupenda, sol radiante, fin de la jornada laboral ¿qué mejor que salir a rodar? Pues eso hicimos los comunitarios Alonsojpd, Kronxito, Iván, Patricia Montero, Clemente y más tarde se uniría el comunitario Chules. Decidimos visitar nuestros queridos montes, en concreto los de la Ribera de Molina, Agridulce y Espinardo.

Arrancamos como casi siempre, desde la sede de la Comunidad en Molina de Segura (Murcia, España), rodando por las calles hasta la Vía Verde. Poniéndonos al día de los chismes comunitarios con Patricia, Clemente, Iván y Kronxito, hasta que llegamos a la primera subida, donde todos nos callamos para mantener una respiración constante.

Subimos hasta el velódromo abandonado de Molina de Segura y nos detuvimos a echarnos unas fotos, también paramos a admirar las “pinturas” que han hecho en las paredes, un tanto controvertidas. A la sombra de la pared lateral del velódromo nos sentamos a merendar y charlar. Y aquí acabó la relajación, cuando merendamos y nos pusimos al día de los chismes comunitarios arrancamos a hacer subidas y bajadas.

Primero rodamos por el Monte del Aire, fuimos dirección Agridulce y nos desviamos por el camino. En la primera rampa empezaron a caer las primeras gotas de sudor. Algunos comunitarios que no la subieron a la primera lo intentaron varias veces hasta conseguirlo. Luego cogimos la senda de la izquierda, más técnica y dura, para nosotros imposible de subir (de momento) en su tramo final. Lo intentó Clemente y se quedó a mitad, luego lo intentó Patricia Montero y casi sube, se quedó a unos metros del final. Da gusto ver cómo ha progresado en técnica de ascenso, dado que la técnica de descenso ya la tenía controlada desde hace tiempo. De hecho se quedó en el mismo punto que yo ¡Bravo comunitaria Patricia!

Hicimos varios intentos de ascenso, esta senda cada vez está peor, da la impresión de que han pasado motos y la tierra se ha soltado, también el agua ha hecho su efecto en forma de erosión. Nos quedamos siempre en la parte final. Sin fuerzas para hacer más intentos reemprendimos la ruta hacia el Cabezo Blanco.

El comunitario Iván nos enseñó una nueva senda de subida hacia el Camino del Gas, una senda que no conocíamos, y que es bonita, no es dura y nos lleva a este camino por un “atajo”. El comunitario Kronxito también nos sorprendió subiéndola completa, aún le falta potencia en las piernas pero cada día va mejor físicamente. Su constancia y tesón están dando frutos, tras su lesión y operación en la rodilla y en el codo parece que está cogiendo forma y fondo a buen ritmo.

Seguimos con la ruta sin prisa pero sin pausa, haciendo el descenso del sendero del Campo de Tiro hasta bajar a la Vía Verde. Desde allí subimos a la casa vieja y volvimos a la Vía Verde para bajar, llenándonos de pinchos, hacia la Ribera de Molina.

Justo al llegar a la carretera nos encontramos con el comunitario Chules. Lo saludamos, aprovechamos para echarnos un foto de grupo con la caña selfie y continuamos la ruta hacia la Contraparada. Pero la ruta no acabó aquí, volvimos hacia los montes de la Ribera, subiendo por el camino del Gas y luego bajando hacia el circuito de la Ribera.

Animados por la incorporación del comunitario Chules subimos también la rampa de la antigua fábrica de conserva y bajamos hacia la rambla de la Ribera, en un descenso algo técnico. Y volvimos a subir para acabar la ruta y regresar a nuestras casas con 38 km y acumulando 500 metros más de subida a nuestras piernas.

Una estupenda ruta, sólo empañada por la cruda realidad del ciclista de montaña que recorre los montes murcianos tras muchas lluvias y ahora mucho calor. Las plantas que antes eran verdes y suaves ahora son amarillas y pinchosas. Pero esto forma parte del ciclista de montaña, otra más de las muchas crudas realidades a las que nos sometemos voluntariamente. Es lo que hay es como las lentejas “o las tomas o las dejas”.

De vuestro comunitario presidente Alonso.

  • Fotos de la ruta MTB: