Hola estimados amigos comunitarios, os escribe el comunitario Alonso, encargado de relatar lo sucedido en la ruta de ciclismo de montaña realizada en el martes día 1 de noviembre de 2016, día festivo de Todos los Santos. Emprendemos la ruta los comunitarios Alonsojpd, Paquito206, Manolo el Guapo, Patricia Carmona, Guillermo de Ciclopasión, Luis, Juan Francisco, Chules, Jesús y Juan Antonio. Decidimos ir a recorrer la sierra de la Muela de Albudeite y el humedal de los Rodeos.

Emprendemos la marcha con nuestras bicicletas de montaña limpias y engrasadas (casi todas), dirección la Vía Verde del Suroeste. Cruzamos el río Segura y llegamos a Alguazas pasando el puente de la vía del tren. Rodamos siempre siguiendo las indicaciones de la Vía Verde y llegamos al camino de tierra.

Como es habitual, en rutas multitudinarias, aprovechamos la compañía de los comunitarios para charlar y ponernos al día de sus cuestiones, sobre todo con los que no vemos a menudo. Mientras hablábamos íbamos haciendo kilómetros y pasando por los pueblos de Los Rodeos, Campos del Río y Albudeite. Una mañana de temperatura excelente, perfecta para practicar deporte y especialmente ciclismo de montaña.

Al entrar a Albudeite giramos a la derecha para subir a la sierra de la Muela de Albudeite. Un ascenso por carretera con un par de rampas muy inclinadas, de un 16% aproximadamente. La subida es corta, de menos de un kilómetro, pero se hace algo dura. Llegamos arriba y paramos a almorzar y a echarnos unas fotos con la caña selfie. Recogimos todos los envoltorios para NO dejar nada en el monte, explicamos a los comunitarios que iban por primera vez a esta zona que ahora vendría un descenso por un sendero adoquinado con piedra plana. Nos montamos en las respectivas bicicletas y reemprendimos la ruta MTB.

Realizamos este bonito descenso del sendero adoquinado con piedra plana de la sierra de la Muela de Albudeite. Tiene un par de kilómetros aproximadamente, de auténtico disfrute. Prácticamente no es técnico salvo un corto tramo que tiene escalones, por lo demás va haciendo seseo entre los pinos y llega hasta la carretera que cruza la Vía Verde. Como siempre cada comunitario fue cogiendo su ritmo de descenso e hicimos las grabaciones oportunas para poder mostrároslo al resto de comunitarios que nos seguís, algo que siempre hacemos con cariño y encantados.

Por aquí despedimos al comunitario Manolo que regresaría a su casa por la Vía Verde, dado que se le estaba haciendo tarde y tenía compromisos familiares. El resto rodamos por esta carretera hacia abajo, cruzando la Vía Verde y llegando al lecho de una rambla. Subimos un poco y giramos a la izquierda para entrar en un camino con cierta pendiente. Tras el camino llegamos a otra carretera que cogimos durante unos kilómetros hasta ver, al fondo, unas casas colgantes a estilo de las de Cuenca. Sin dudarlo paramos en un cerro que había cercano a admirar este bonito pueblo de Los Rodeos. Por supuesto aprovechamos para fotografiarlo y grabarlo, para compartir lo que nuestros ojos veían con el resto del mundo. También observamos una araña en su tela, un espectáculo de la naturaleza siempre impresionante, una tela de más de un metro de longitud, hecha por una pequeña araña, algo que siempre nos fascina.

Continuamos la ruta bajando este pequeño cerro, girando a la derecha y cogiendo el sendero que va por debajo de las casas colgantes de Los Rodeos, paralelo al río Mula. Por allí sufrimos un nuevo episodio de la cruda realidad del ciclista de montaña, patrocinado por la comunitaria Patricia, con un pinchazo de su rueda trasera, que se le vació de golpe. Paramos para grabar el correspondiente vídeo de la cruda realidad del ciclista de montaña y para, por supuesto, arreglar el pinchazo. Se pusieron manos a la obra los comunitarios Luis y Paquito206. Y es que en la Comunidad tenemos un lema «El que pincha no arregla el pinchazo». Entre risas y bromas la avería quedó reparada y continuamos con la ruta.

A partir de aquí y unos kilómetros antes era ruta de investigación, dado que esta zona concreta no la conocemos, siempre sabemos dónde estamos aproximadamente pero no sabemos si los caminos tienen salida. Así que en varios tramos nos fuimos metiendo por sitios sin salida, nos tocaba volver por nuestros pasos. Como decía Antonio Machado:

Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.

El resto de comunitarios no acostumbrados a las rutas de investigación se ponían un poco nerviosos, pero fueron pacientes con Paquito y conmigo y soportaron bien las «pérdidas». Siempre que investigamos nos acordamos del comunitario Félix, amante de estas rutas. Y así fuimos rodando, equivocándonos y acertando, a partes iguales, hasta retomar el camino del Cabezo del Barril y llegar a la zona que sí conocíamos. Rodamos por este paisaje parecido a los badlands, disfrutando al máximo de sus sube y baja, junto al río Mula y su típica vegetación.

Hicimos una subida por una cresta de la montaña, un sendero estrecho con barrancos a ambos lados. Nos animamos a hacer esta subida para luego bajar por el mismo sitio los comunitarios Alonsojpd, Paquito206, Luis, Juan Francisco y Guillermo. Una vez arriba del todo hicimos el descenso, que impresiona bastante, con la senda peraltada hacia un lado del barranco, donde un mínimo fallo en la trazada te puede suponer el caer unos metros hasta abajo. Conseguimos pasarla sanos y salvos. El comunitario Guillermo, cuando ya había bajado del todo, cruzó un camino, no vio una zanja, la rueda delantera impactó en ella, cayendo por encima de la bici. Afortunadamente no sufrió daños, solo un pequeño rasguño en la rodilla.

Llegamos a la zona por donde hay que cruzar el río para seguir la ruta. Nos lo pensamos un poco pues estaba todo lleno de barro y agua… De repente vemos al comunitario Luis cruzar el charco sin pensárselo dos veces, corriendo sobre él, llenándose de agua y barro. Por supuesto y como no podía ser de otra forma el comunitario Paquito206 hizo lo propio. Les gustó tanto a ambos que pasaron varias veces. Aproveché la euforia para grabarlos e inmortalizar este momento. Nos reímos de lo lindo, viendo al resto de comunitarios pasar con sumo cuidado para no mancharse y a estos dos queridos locos llenarse de barro hasta los ojos.

Acabamos todos de cruzar el río, llenos de barro, siempre menos que los comunitarios Luis y Paquito, pero también bastante sucios. Las bicis quedaron igual, todas salvo la del comunitario Juan Francisco que decidió sacrificarse él por la bici, así que pasó el río con la bici a los hombros. Paramos en la otra orilla a limpiarnos un poco el barro de las calas y de las ruedas para poder continuar.

Al llegar a la carretera sufrimos otro episodio de la cruda realidad del ciclista de montaña, en este caso patrocinado por el comunitario Jesús, algo que es la primera vez que veíamos los comunitarios, se le partió el sillín. Así es, algo muy extraño y curioso, que por supuesto grabamos. A partir de aquí el comunitario Jesús tuvo que continuar la ruta parado, no podía sentarse ya que al sillín le quedó la punta pero con astillas y era peligrosa. De hecho sufrió  arañazos tras partírsele.

Continuamos la ruta soltando el barro por la carretera poco a poco. Era muy gracioso ver cómo quedaron las piernas y las bicis de los comunitarios Luis y Paquito, parecía que se hubieran estado revolcando por el barro. Volvimos por la Vía Verde tranquilamente, el comunitario Jesús siempre parado, cambiando la posición de pierna a pierna para aguantar los kilómetros que nos quedaban.

Antes de llegar a Molina de Segura paramos en una gasolinera para lavar un poco las bicis y para lavar al comunitario Paquito206. Llegar con las bicis y las piernas así a nuestroa casa hubiera sido bastante traumático para sus respectivas parejas.

Rodamos los últimos kilómetros por Molina de Segura, despidiendo a los comunitarios, cada uno cerca de sus casas. Acabamos haciendo 51 km con unos 500 metros de desnivel acumulado, en unas 5 horas de ruta. Una ruta de disfrute total, rodando con comunitarios que hacía tiempo que no veíamos, algo que siempre nos resulta agradable.

De vuestro comunitario Alonso.

  • Fotos de la ruta MTB: