Hola queridos amigos de Comunidad Biker, amantes del deporte, de la naturaleza, de los animales, de las personas, apasionados de la vida en general. A todos vosotros os brindo con gusto estas palabras. Hoy sábado día 1 de octubre de 2016 emprendemos una rodada de ciclismo de montaña los comunitarios Alonsojpd, Paquito206, Kronxito, Aurelio, Antonio Manuel e Iván. Decidimos visitar las tierras del Rellano (Molina de Segura, Murcia, España) y sus alrededores: Sendero de los Cordeles, Hortichuela, Hoya Marzo y Barranco Mulo.

Iniciamos la ruta de MTB a eso de las 09:19 con nuestras bicicletas de montaña limpias, engrasadas y preparadas, salvo la mía ¡claro! Rodamos tranquilamente saliendo de Molina de Segura y pasando por Los Conejos, La Quinta, La Alcayna y el Romeral. Llegamos hasta Los Valientes y allí nos metemos por el camino de tierra que cruza hasta el Fenazar. Cruzamos por la Piná de los Valientes y nos detenemos unos minutos en la Casa Carrillo, donde antaño grabamos el famoso baile del pollito pío.

Continuamos pedaleando sin cesar y subiendo un poco, suavemente, por este camino. Llegamos al Fenazar pero lo dejamos a la izquierda para cruzar la carretera e ir hacia la Hurona. Al pasar la Hurona cogimos el camino de la derecha, el sendero de los Cordeles para ir por las faldas de la sierra de Lúgar. Un sendero que hemos hecho de subida muchas veces y conocemos bien, salvo los comunitarios Antonio Manuel e Iván que era la primera vez que pasaban por allí. Aprovechamos algunos descensos y ascensos para hacer unas fotos y grabar unos vídeos. Sendero con zonas técnicas de bajda y subida, corto pero muy bonito.

Seguimos subiendo por el sendero que acaba pasando a camino, hasta llegar al mirador de la sierra de Lúgar, donde paramos a almorzar un poco y echarnos la foto tradicional con la caña selfie. Continuamos la ruta hacia la Hortichuela y, desde allí, descendiendo y ascendiendo hasta llegar al Rellano. Al entrar giramos a la derecha para ir hazia la Hoya Marzo.

Rodamos por estos bonitos y desconocidos parajes del Rellano (Molina de Segura, Murcia, España), disfrutando de esta estupenda mañana de ciclismo, con una temperatura perfecta para practicar deporte y con una compañía inmejorable. Nos encontramos alguna bajada y alguna subida. En una de ellas el comunitario Antonio Manuel y el comunitario Paquito casi se caen, al subir y perder el equilibrio y caer uno encima del otro.

Llegamos hasta el camino de San Joy y giramos a la derecha para entrar en una senda nueva para nosotros. Senda con zonas técnicas y un último tramo no ciclable pero de una belleza espectacular. Rodeada de montañas, muy bonita. Por allí avistamos un águila que nos sobrevolaba y el comunitario Antonio Manuel sufrió un episodio de la cruda realidad del ciclista de montaña: partió la cadena y cayó a un lado, dándose un golpe en la rodilla. Arreglamos la cadena, le echamos un vistazo al golpe de la rodilla y continuamos al ver que no era grave.

Antes de este episodio el comunitario Aurelio tuvo una pequeña caída también, al dar con el manillar en un pino, en una zona muy estrecha y caer a un lado, también sin consecuencias. Hoy nuestro comunitario ha sufrido dos caídas pues nos contó una que no vimos, justo antes de empezar la ruta, en Molina de Segura, al ir a tirar un envoltorio al contenedor, liársele en el freno, ir a frenar con el delantero y saltar por encima de la bici. Todo quedó en unos rasguños.

Continuamos la ruta por esta zona nueva para nosotros, así que tramo de investigación. Acabamos saliendo a un camino paralelo al que sube a la Garapacha. Seguimos adelante y subimos hasta la Garapacha para bajar a toda velocidad por carretera a las Casicas y desde allí al Rellano pasando por los Zarates. Antes paramos al ver un cartel curioso que tenía el apellido de nuestro querido comunitario Aurelio “Pertusa”. Aprovechamos para hacerle una foto con el cartel.

Llegamos al Rellano, ya prácticamente con los recursos hídricos acabados. Paramos en mi casa, saludamos a mi madre y mi abuela y nos tomamos unas bebidas, almendras, higos, cacahuetes y una selección de variedades de uva. Disfrutamos de este momento y también del futuro comunitario David, mi sobrino, que vino cuando estábamos almorzando.

Tras reponer fuerzas y llenar los bidones continuamos la ruta para ir hacia la Hurona, pero esta vez por carretera. Desde allí giramos a la derecha para coger el camino que nos llevaría a la sierra de la Espada. La cruzamos por sus faldas hasta llegar a Comala y cruzar hacia La Albarda.

Llegamos a Molina de Segura  despidiendo al comunitario Iván. Acabamos con 65 kilómetros, unas 5 horas de ruta, con unos 900 metros de desnivel acumulado. Ruta estupenda, con un poco de todo, con carretera, con camino, con senda, con investigación, con buen almuerzo, con excelente compañía. Vimos animales majestuosos como el águila y alguna serpiente, lugares con vistas increíbles. Y no faltaron las crudas realidades con averías y alguna caída.

Fotos de la ruta MTB: