Hola queridos comunitarios, hoy tengo el honor y la responsabilidad de contar lo sucedido en la ruta de ciclismo de montaña que ha tenido lugar en esta mañana de domingo, día 2 de octubre de 2016. Despedimos al comunitario Kronxito durante unos meses. Será su última salida comunitaria de los próximos meses. Se retirará del ciclismo durante una temporada por una operación de la rodilla. Pero seguirá en la Comunidad, como siempre, aunque sea “en la sombra”. Decidimos hacer una ruta por Ricote para despedirlo, ruta dura pero bonita. Iniciamos esta salida los comunitarios Alonsojpd, Paquito206, Kronxito, Alejandro, Guillermo de Ciclopasión, Félix del Club Ciclista Fortuna Team, Antonio Manuel y Antonio (Antasis).

Por otro lado, allá por el Relojero, otro grupo de comunitarios realiza una ruta de despedida alternativa. Todos aquellos que no pudieron venir a esta por su dificutad: Laura, Juan Caride, Leandro, Javi, Antonio López y Andrés. Dejamos descansando a las comunitarias triatletas María, Patricia Carmona y Natalia, que ayer participaron en una triatlón y hoy no estaban para rutas duras. Y los que no han salido hoy con la bici pero seguro que han estado en la mente y los corazones del resto para despedir a nuestro querido comunitario Kronxito.

Iniciamos la ruta de ciclismo de montaña a eso de las 08:49, desde la sede de la Comunidad en Molina de Segura. Nos dirigimos por carretera hacia la Vía Verde, entramos en ella y rodamos unos kilómetros hasta coger la orilla del río Segura. Justo en el puente nos cruzamos con nuestro amigo comunitario Pedrito que nos animó, nos iba a acompañar pero no pudo por cuestiones de horario.

Rodamos varios kilómetros tranquilamente, charlando y riendo con los comunitarios, hasta llegar a Archena. Continuamos por el balneario y luego por el camino de los miradores. En Villanueva giramos a la izquierda para salir de la orilla del río Segura y empezar la subida hacia Ricote. Cruzamos Villueva y seguimos subiendo hacia el Barrio de San Roque. Desde allí avanzamos y subimos al mirador de Franco.

Nos detuvimos unos minutos a echarnos unas fotos, almorzar, admirar el increíble paisaje del Valle de Ricote y continuamos la ruta subiendo por el Cajal. Una subida de varios kilómetros, de pendiente suave pero casi siempre subiendo. Llegamos al cruce de caminos y paramos a tomar aire y descansar un poco.

Seguimos con la subida, hoy iba a ser una ruta dura, con muchísimos metros de subida. Ahora tocaba afrontar la pista forestal del Desprendimiento. Una zona un poco más exigente que el Cajal, con más inclinación, pero llevadera y siempre por camino.

Nuestro querido comunitario Alejandro fue aguantando la exigencia de la ruta como un luchador que es, así que antes de seguir con la crónica quiero darle mi enhorabuena por el reto conseguido que ahora contaré.

Llegamos al cruce de la senda del Águila pero no la tomamos pues nos llevaría hacia abajo y nuestro reto era coronar las antenas de Ricote. En el tramo anterior nos encontramos con varios amigos comunitarios que nos reconocieron y saludaron ¡¡muchas gracias!!

Seguimos rodando con nuestras bicicletas de montaña, ahora llaneando por la pista forestal hasta el cruce que sube a las antenas, a los Almeces. Paramos a avituallarnos a base de barritas y agua. Tengo que agradecer especialmente al comunitario Alejandro que me dio una barrita que me salvó la vida, estaba famélico. Charlamos un rato y decidimos si subir o no hasta las antenas, pues empezaba a hacerse tarde y la temperatura era alta. Le echamos valor y consideramos que había que subir y acabar lo que empezamos.

Emprendimos los dos kilómetros asfaltados de subida hacia las antenas de Ricote (Almeces). Una subida bastante exigente, con rampas duras y poco descanso. Como es habitual cada comunitario la fue afrontando a su ritmo. El comunitario Alejandro tomó la decisión de ir subiendo hasta donde llegara. El resto fuimos un poco más rápidos. Coronamos en las antenas y paramos un poco a descansar a la sombra y tomar unas fotos.

Iniciamos el descenso y nos encontramos con el comunitario Alejandro que estaba muy cerca del final de la subida, así que lo animamos a que terminara y lo acompañamos en los últimos metros. Y nos sorprendió a todos con su voluntad y fortaleza, acabando la dura subida ¡¡Bravo por Alejandro!!

Tomamos el descenso por el mismo sitio por el que subimos y en el cruce giramos hacia la derecha para ir hacia Ricote pueblo. Ya íbamos con los recursos hídricos al mínimo y con hambre, así que bajamos rápidos por la pista forestal de los Almeces y llegamos al pueblo de Ricote. Dimos unas vueltas hasta encontrar un bar abierto y parar a rehidratarnos.

Algunos comunitarios como Félix tenían problemas en el freno de disco, por lo que el descenso tuvieron que hacerlo con precaución. La bajada de las antenas es peligrosa pues se puede coger muchísima velocidad y una bici no es un coche, vamos sobre dos ruedas y finas. Con solo encontrarnos un poco de gravilla en una curva podemos perder la tracción y acabar mal parados.

Sin demorarnos mucho continuamos la ruta, se nos empezaba a hacer muy tarde y aún nos quedaban unos 25 km de regreso. Rodamos tranquilamente por Ricote, bajamos hasta Ojós y subimos el alto de la Morra para pasar por Villanueva del río Segura y llegar a Archena. Cruzamos Archena y volvimos por Lorquí.

Una excelente ruta de despedida del comunitario Kronxito, muy dura y exigente pero así lo quiso y así la hicimos. Acabamos con 75km y unos 1.500 metros de desnivel acumulado positivo, en unas 7 horas de ruta.

Una mención especial al comunitario Alejandro por aguantar el ritmo y lograr un reto: coronar las antenas de Ricote desde Molina de Segura. Y, por supuesto, la mención final a nuestro queridísimo comunitario Kronxito que se apartará del ciclismo durante unos meses por su operación de rodilla. Esperamos y deseamos todos los comunitarios que le vaya bien y que regrese pronto ¡¡Ánimo Kronxito!!

  • Fotos de la ruta MTB: