Iniciamos una nueva ruta, como cada mañana de invierno, bien abrigados con nuestras ropas de ciclismo de montaña de invierno, quizá de más, como más adelante pudimos notar. Salimos en esta ruta de ciclismo de montaña los comunitarios de Comunidad Biker MTB Alonsojpd, Paquito206, Kronxito y Luis. Y tomamos dirección la sierra de Ricote.

Decidimos ir por carretera para acortar la ruta en lo posible y dejar tiempo de disfrute en la montaña, por lo tanto nos echamos por Molina de Segura, Alguazas, Ceutí y Embalse del Mayés. Vamos a buen ritmo para tratar de acortar el tiempo perdido en carretera, una vez estamos en el Embalse del Mayés nos detenemos al ver que vamos sobrecargados de ropa y sudando bastante. Nos quitamos la ropa excedente y la guardamos. De paso aprovechamos para hacer el primer almuerzo de la mañana, consistente en barritas energéticas, almendras y pasas. Mientras estamos almorzando vemos un grupo de ciclistas de carretera y, para nuestra grata sorpresa, vemos que se trata del Valverde Team, donde además vemos al gran Alejandro Valverde. Nos ponemos en movimiento para intentar ir a sus ruedas un rato pero nos es imposible, sobre todo porque tardamos en reaccionar y porque venía el repecho del embalse.

Continuamos nuestra ruta hacia la casa forestal de la sierra de Ricote y vamos subiendo por la pista hasta llegar al inicio de la senda del Zig Zag, ahí nos detenemos un rato a volver a avituallarnos. Sobre todo yo que me encuentro famélico con mucha hambre y algo empajarado. En el momento de la subida me dieron unos sudores importantes y una sensación de hambre también fuerte, lo que podría ser una pájara o micropájara, también llamada por nosotros “mordedura de cabra”. Nos avituallamos tranquilamente hablando de pájaras y mordeduras de cabras y emprendemos el ascenso de la preciosa senda del Zig Zag en la sierra de Ricote, que nos llevará, mediante sus curvas, a la senda del Aguilucho.

Iniciamos la subida de la senda del Zig Zag, disfrutando del precioso paisaje y las bonitas vistas que nos brinda de la sierra de Ricote y llegamos a la senda del Aguilucho donde colocamos la caña selfie en el soporte lanzallamas y grabamos parte de la senda en esta modalidad. Supongo que gracias a la hidratación y el almuerzo, noto que la pájara me va desapareciendo e incluso afronto la subida del Zig Zag a buen ritmo. De lo que deduzco que la pájara me vino por una mala alimentación en la cena de la noche anterior. Tal vez hagamos un vídeo sobre esto, pues hoy he vivido en mis carnes que si se hacen rutas largas con desniveles importanes durante dos días seguidos hay que ir bien alimentado.

Recorremos parte de la senda del Aguilucho, un sendero de vistas espectaculares de la sierra de Ricote y el Valle de Ricote, con barrancos impresionantes y paisajes magníficos.

Tras finalizar la senda del Aguilucho llegamos a la pista forestal de la sierra de Ricote, para tomar dirección el Collado de la Madera, antes cogemos una senda de descenso MTB con un poco de Dowhill.

Vamos buscando el Collado de la Madera, al final lo encontramos, pues es la segunda vez que pasamos por allí y, la vez anterior, llevábamos de guía a nuestro comunitario Cristóbal Valero. Tomamos el Collado de la Madera, disfrutando de sus magníficas vistas y barrancos, una senda espectacular por su belleza natural y llegamos al mirador del borrego, en la parte más alta del Collado de la Madera, donde paramos un rato para echar unas fotos, hacer un poco el cabra y almorzar otra vez. Sin duda hoy ha sido el día que más hambre he pasado en el tiempo que llevo haciendo ciclismo de montaña (que recuerde).

Afrontamos la parte final del Collado de la Madera, muy muy bonita, espectacular, hasta llegar a la pista forestal que va dirección Los Almeces en la sierra de Ricote.

Desde allí nos dirigimos hacia el pueblo de Ricote, no sin antes hacer un pequeño amago de subir la Perversa (esto hubiera sido un suicidio físico). No la subimos pues ya llevábamos 40km y 1.100 metros de desnivel positivo. Seguimos hacia Ricote, paramos en el mirador que hay arriba para echar unas fotos y cruzamos el pueblo. volvimos a parar en la Olivera Gorda y continuamos para finalizar la ruta.

Nuestro comunitario Kronxito nos dice que va sin agua, cosa habitual en él y nos detenemos en Las Pilas, para que llene la mochila de agua. Aunque tras varias pruebas y catas comprobamos que está algo salada.

Y ya tomamos el camino de vuelta más corto, por Villanueva del Río Segura, Archena, La Algaida, Lorquí, El Llano y Molina de Segura.

Una ruta estupenda, algo dura, de 4 horas, 70km, con 1.500 metros de desnivel acumulado positivo. Pero con unas sendas, vistas y paisajes espectaculares. En un día de invierno poco frío y muy soleado. Sin duda una ruta recomendable para aquellos que aguanten bien 4 horas de bici con algunas subidas.