Empieza la mañana de Domingo de Resurrección, día 27 de marzo del año 2016. Murcia no defrauda y salimos con buena temperatura, un poquito de fresco, pero agradable. Iniciamos una nueva ruta de ciclismo de montaña los comunitarios de Comunidad Biker MTB Alonsojpd, Paquito206, Guillermo de Ciclopasión, Luis, Juan Francisco, Clemente, Patricia Carmona, Matías y Julio. Decidimos ir hacia la sierra de Ricote, esta mañana como guía llevamos a Guillermo que se conoce la zona.

Salimos a eso de las 08:37, desde la sede de Comunidad Biker MTB hacia las Lagunas de Campotéjar. Vamos charlando, riendo y disfrutando de este maravilloso día de primavera. El Sol haciendo acto de presencia ya presagiaba un día de calor para subir a Ricote con la bici. Nos tragamos algún que otro mosquito por la orilla del trasvase y vamos rodando hasta llegar a Archena.

Tomamos dirección Ulea pasando por la carretera de la margen derecha del río Segura. Llegamos a Ulea y analizamos si cruzar por allí por miedo a que haya alguna procesión de Semana Santa. Al final decidimos cruzar el pueblo, nos encontramos algunos nazarenos y alguna banda de música pero no la procesión. Por allí tomamos camino del Salto de la Novia. Tras llegar nos detenemos un poco para avituallarnos, almorzar y hacernos las pertinentes fotos. Salimos “pitando” pues los mosquitos querían comernos.

Algunos comunitarios van parando por las orillas a quitarse algo de ropa, el día iba haciéndose cada vez más caluroso. Aunque el buen tiempo nos acompañó hasta el final de la ruta MTB. Sudamos un poco en algunas subidas, pero con una buena temperatura, típica de principios de la primavera.

Seguimos rodando por Ojós e iniciamos la primera subida hacia el Azud de Ojós, que solventamos sin mayor problema (estábamos frescos). Al llegar al pueblo de Blanca nuestro guía Guillermo de Ciclopasión nos echa hacia la izquierda y entramos por la zona de la Cañada Gil, una carretera con alguna que otra rampa dura de subida, pero corta. Por allí cogemos a la derecha una rambla con unas pequeñas zonas no ciclables pero bonita y luego nos adentramos en unos barrancos más bonitos todavía. En la zona que llaman “La Loma”, en la pedanía de Ambros.

Continuamos por estos senderos de barrancos formados por la erosión que produce la bajada de agua de la sierra de Ricote en las lluvias torrenciales. Llegamos a un camino de subida, que se presumía complicado y así lo afirmaba Guillermo. Lo afrontamos con fuerzas y nos encontramos con rampas muy duras e inclinadas, aunque el terreno muy bien, perfectamente ciclable, lo cual ayudaba un poco. Un kilómetro de dura ascensión, como siempre cada comunitario a su ritmo, hasta llegar a una caseta donde nos detenemos a respirar, descansar y hacer el segundo almuerzo y avituallamiento de la mañana. Algunos comunitarios aprovechan unos limoneros salvajes para hacerse una mezcla con el agua de sus bidones. Echamos las fotos correspondientes, grabamos los vídeos oportunos y continuamos la marcha.

La subida no acababa aún, nos encontramos con una senda también de subida por lo que llaman La Cañá, también con rampas duras y zonas algo técnicas con raíces de árboles y erosionadas por el agua. Varios comunitarios intentamos subir la senda sin bajarnos de nuestras bicicletas pero se nos resistió ¡para la próxima!

Acaba la subida de esta zona y tomamos el camino forestal de la sierra de Ricote, dirección la entrada a la senda del Collado de la Madera. La cogemos y vamos rodando por esta magnífica senda, con vistas espectaculares de la sierra de Ricote y del Valle de Ricote. Por allí me detengo a poner bien la GoPro y oigo un golpe, miro al fondo y veo al comunitario Matías en en suelo. Un pequeño susto que acabó con un corte por encima de la rodilla y unas magulladuras en el hombro. Nada grave para lo que podría haber pasado. Lo asistimos como podemos y continuamos la ruta.

Senda que hacemos de subida (siempre la hemos hecho de bajada), disfrutando del paisaje y “vigilando” la evolución de la herida de Matías para ver si podía continuar sin problemas. Ya arriba nos esperaban el resto de comunitarios. Clemente como fotógrafo profesional obtuno unas instantáneas fabulosas. El comunitario Luis que entiende un poco de heridas le echó un vistazo para ver qué tal iba, vimos que podía continuar, lo cual nos alegró a todos. Hicimos unas fotos y aprovechamos el nuevo modelo de calcetines de los colores de la comunidad adquiridos por Paquito206, Clemente y por mí e hicimos el review correspondiente.

Empezaba el descenso del Collado de la Madera, sendero espectacular, en este caso con vistas diferentes a la subida pero también muy bonitas. Una senda de bajada bastante larga, de varios kilómetros que nos llevó a otra senda también por la zona ya bastante más técnica, muy rota, pero ciclable (llevando cuidado). Por allí nuestra comunitaria Patricia tuvo un pequeño encontronazo con una piedra, que le saltó en la espinilla haciéndole “el huevo”.

Seguimos bajando por el sendero que nos llevó a la carretera de Ricote. Seguimos por esta carretera y volvimos a la pedanía de Ambros, por donde habíamos subido. Por allí seguimos dirección Ricote pero tomamos una carretera a la izquierda que nos llevó a Blanca. Una carretera con mucha pendiente que nos hizo bajar a mucha velocidad.

Volvimos a pasar por el Azud de Ojós o Embalse de Blanca, pero en sentido contrario al de subida de principios de la ruta. Por allí llegamos a Ojós y tomamos otra vez dirección El Salto de la Novia. Pasamos Ulea y cogimos el sendero de los Miradores en Villanueva del Río Segura, que nos llevó hasta el balneario de Archena.

Continuamos el final de nuestra ruta de ciclismo de montaña, ya con las fuerzas algo mermadas, por la orilla del río Segura. Llegamos a Archena y salimos del paseo del río Segura para coger la carretera dirección Lorquí. Por allí algunos comunitarios, aún con fuerzas, hicimos un poco de esprint hasta llegar a la redonda de Lorquí-Archena, donde esperamos al resto de comunitarios.

Y por fin llegamos a Molina de Segura, despidiendo a Juan Francisco en la parte baja pues aún le quedaban algunos kilómetros para llegar a su casa. En la sede aprovechamos la charla de las impresiones de la ruta para grabar el vídeo de la cruda realidad del ciclista de montaña, enseñando las heridas de Patricia y Matías.

Una ruta espectacular, con unas vistas y paisajes magníficos, digna de repetir, gracias a nuestro guía Guillermo de Ciclopasión. Volveremos a la zona pues aún nos quedó alguna que otra senda por recorrer y algún que otro barranco por explorar.

 

  • Fotos ruta MTB: