Hola amigos/as de Comunidad Biker MTB, soy la comunitaria Patricia Carmona y os quiero relatar lo acontecido en la marcha Maratón MTB Zig Zag de Cieza. Todo comienza el domingo día 1 mayo 2016. Como siempre me pego uno de mis madrugones, esta vez a las 5:30, aunque me desperté antes y ya no concilié el sueño. Es lo que tiene el ponerse un poco nerviosa antes de las marchas, algo que me pasa siempre y no puedo evitarlo. Aún así entusiasmada y con muchas ganas de participar en esta maravillosa maratón BTT que ya me avisaron que sería dura.

Me preparo el desayuno, echo la bicicleta la coche y me dirijo hacia la sede de la Comunidad, a Molina de Segura, donde me esperan Paquito206 y Alonso. Esta vez salimos los tres solos, Kronxito no nos acompaña vez por motivos que no mencionaré, vamos a llamarlos “motivos varios” jajaja. Los preparativos que hacemos son los de siempre: esperar a Alonso a que desayune, echar las cosas en las mochilas, echar las bicis a la furgo y para Cieza. En 30 minutos llegamos al pueblo de la marcha, recogemos los dorsales y volvemos al coche, sacamos las bicis y nos preparamos en línea de salida.Marcha BTT Cieza

Esta vez se retrasó unos minutos por problemas de la entrega de dorsales pero nada importante. Antes de salir hicimos un minuto de silencio por un amigo de la organizacion que falleció hace poquito. Estos gestos de humanidad me parecen muy bonitos. Pistoletazo de salida y a pedalear. Salimos por el paseo del río Segura, muy bonito por cierto. Por allí me adelanta Paquito para empezar a escalar puestos desde el principio. Sale flechado y se mete en todo el mogollón, a partir de aquí ya no le vemos el pelo en toda la maratón BTT.

Nos adentramos en una senda que sube en forma de zig-zag, con varios ciclistas por detrás de mí. Por allí oigo a un compañero ciclista decir “¡cuando puedas!” y le dije “eso, eso, ¡cuando pueda!” Porque era muy estrecho y cuando no me fío no me fío. Y muy amable oigo a otro compañero que dice “qué bien vas detrás de la zagala, así da gusto” jajaja. Muerta de risa que iba ¡qué buena gente! Finalmente me adelantan, llevaban más prisa que yo jajaja.

Seguimos la marcha MTB de Cieza y nos encontramos con una bajada peligrosa. Antes un chico de la organización amigo de Comunidad Biker MTB, Jose Pascual, nos advertió del peligro y nos dijo por donde teníamos que echarnos ¡bravo! Seguimos y ahí me encontré con una cuesta bastante inclinada de tierra suelta pero conseguí bajarla bien, gritando de la euforia y  disfrutando al máximo ¡me encantó! Por allí también había otro chico de la organización para echarnos unas fotos en un buen sitio, para que saliéramos bellos jajaja. Sobre todo advirtiendo el peligro en cada momento y le oigo decir “suelta el freno, hadme caso”, y así hice ¡bravísimo! Por detrás de mí escucho a un chico muy gracioso decir “¡que se note esa mujer! Si se tira una mujer no voy a ser yo menos” jajaja. Hay que disfrutar que es lo que más importa, me partía de la risa.

[youtube id=”https://youtu.be/amsB30ne5YU” width=”600″ height=”350″ autoplay=”no” api_params=”” class=””][/youtube]

Seguimos por unos caminos bastante chulos subiendo, aunque casi todo de subida o eso me pareció a mí, aún se me atragantan un poco las subidas. Varios voluntarios de la organización me llamaron por mi nombre y animándome con un “¡Vamos patricia!” Me quedé sorprendida y yo sin conocer a nadie. Da mucho gusto que nos conozcan y nos llamen por nuestros nombres, esto significa que algo estamos haciendo bien y siguen a la Comunidad. Desde aquí os doy las gracias porque de verdad que da mucha ilusión. También tengo que decir que tengo que ir acostumbrándome a que me conozcan porque no me he hecho a la idea aún jajaja.

Seguimos subiendo bien alto, con unas vistas maravillosas. Por allí veo a un participante que iba andando y le pregunto si necesita algo y me dice que ha pinchado. Sigo y no veo a Alonso detrás de mí y pienso “ha parado a ayudar a este chico seguro”. Efectivamente paró y le dio lo que necesitaba, cámara y bomba, bravo por mi compi Alonso ¡que es más bueno que na! Llegamos al primer avituallamiento con gente muy simpática. Me tomé un vaso de bebida isotónica, un plátano y un vaso de agua. Una chica de la organización me llena el bidón tan amable. Mientras tanto espero a Alonso que llega al rato. Luego llega una chica participante, que ni la había visto. Le dije ¡por fin veo a una chica! Charlamos un poco y seguimos nuestra marcha.

Rodamos por un tramo de pista y al poco rato empieza lo bueno. Unas sendas pedregosas técnicas muy bonitas. Las fui pasando bien, no me bajé de la bici en este tramo, la verdad es que me gustó bastante. Cruzamos un charco pequeño, pero suficiente para llenarme de barro jajaja. Luego vino una cuesta muy inclinada, corta pero con tierra suelta, casi la subo sin poner pie a tierra, pero al final me patinó la rueda. Por aquí empezaba a estar cansada, sobre todo un dolor de espalda que se iba acentuando conforme avanzaba la marcha. Aguanté como pude y seguí pedaleando.

Entramos en un camino con bastante gravilla, de lo que menos me gusta. Por aquí me di un pequeño susto, casi me caigo y vi el suelo muy cerca. Menos mal que no llegué a caer ¡qué susto! Conseguí desenvolverme bien encima de la bici y como diría Paquito manejé la bici con gran maestría evitando la caída jajaja.

Seguimos subiendo por las bonitas sierras de Cieza. Por allí me crucé con otro compañero ciclista que iba bajado de la bici y haciendo estiramientos. Le pregunté si estaba bien, me dijo que no, que le dolía la pierna y que cuando viera alguna bajada para llegar al pueblo se iría. Me dio un sentimiento algo extraño, pensando que yo estaba casi igual que él y pensar en retirarme bufff. Este hombre tan amable parecía que se sabía el trayecto porque me advertía de lo que me iba a encontrar. Desde aquí le doy las gracias y espero que se recupere pronto de la lesión.

[youtube id=”https://youtu.be/AobGz_J5mSo” width=”600″ height=”350″ autoplay=”no” api_params=”” class=””][/youtube]

Llevavamos 45 kilómetros más o menos y cada vez estaba mas cansada. Parecía como si la batería se me fuera agotando poco a poco. Mi cabeza en un momento pensó “me retiro, esto es muy duro”. Mi corazón me decía que siguiera, que quedaban unos kilómentros nada más. Borré enseguida la idea de retirarme, saqué fuerzas de donde no las había y continué la marcha BTT de Cieza.

Bajamos por donde habíamos subido al principio, por una senda con curvas muy cerradas. En una de estas curvas casi pongo pie al suelo, por el simple hecho de que me abro demasiado en las curvas y necesito mucho espacio. Pero poco a poco fui dominando la técnica. Aunque espero que mis chicos comunitarios me ayuden con este tema, necesito un curso de técnica de conducción jajaja.

Estaba exausta, cansada y dolorida, hecha un trapico. Seguimos bajando, la bajada muy bonita, algo estrecha pero maravillosa, con vistas de Cieza espectaculares. Iba muy concentrada de ver que podía terminarla ¡no hay dolor! Aunque cuando llegara a casa y me enfríe sí que lo habría jajaja. Vi el pueblo desde lo alto, estábamos muy cerca… Más bajada, más curvas y curvas, preciosa pero larga. Escucho la música de la organización y se me hizo un nudo en el estómago, casi me pongo a llorar buffff, no de pena si no de satisfacción. Satisfecha por aguantar el agotamiento y de ver la fuerza de voluntad que cada día crece más en mí.

Quiero agradecer a mi compi Alonso por acompañarme en todo momento (luego dices que no quieres que te llame bonico, si es que lo eres jajaja). Termino la marcha quedando tercera en la general femenina. Muy orgullosa y contenta. Olvidé enseguida lo negativo de mi experiencia, para convertirlo todo en positivo.

[youtube id=”https://youtu.be/G7iBVV08hJs” width=”600″ height=”350″ autoplay=”no” api_params=”” class=””][/youtube]

No quiero terminar esta crónica sin antes felicitar a todos los voluntarios de esta marcha, a los organizadores, que nos han tratado genial. Las señalizaciones de la marcha han sido perfectas, los chicos en cada curva peligrosa con silvatos advirtiéndonos, sobre todo para mí, que necesito que me adviertan del peligro y lo han hecho de lujo. La bolsa de corredor, que siempre digo que es lo de menos, nos ha encantado de verdad, todo lo que llevaba y ¡el catering de 10! Y sobre todo la gente, el ambiente que se respira, estupendo. Fue una experiencia para repetir, nos veremos al año que viene, un abazo a todos los del Club MTB Zig Zag de Cieza. Por cierto, el trofeo muy bonito, me ha encantado. Un precioso recuerdo para una preciosa marcha.

Vuestra comunitaria Patricia Carmona.