Hola estimados amigos de Comunidad Biker y comunitarios de España y el resto del mundo, os habla el comunitario presidente Alonso, encargado de relatar las crónicas oficiales del paso de la Comunidad por las distintas marchas BTT en las que participamos. Domingo día 12 de febrero de 2017, según nuestro calendario de eventos hoy tocaba marcha en Banyeres de Mariola (Bañeres de Mariola), perteneciente al Circuito BTT de Montañas Alicantinas. Nos apuntamos a esta macha los comunitarios Alonsojpd, Paquito206, Juan Francisco, Aurelio, Nicolás y Jesús, como vamos anunciando siempre con antelación en nuestro foro abierto para la ocasión. He de decir que es una marcha que recordaré con cariño pues todos los comunitarios nos sentimos muy queridos, nos saludaron y animaron muchísimos amigos y seguidores de la Comunidad, tanto personas que estaban de público o de organizadores como compañeros participantes, la verdad es que no nos cansaremos de decir que nos sorprende gratamente que la gente nos conozca y salude. Mencionaré algunos pero fueron muchos cuyos nombres desconozco: Alberto de Banyeres de Mariola, que nos saludó al princpio y al final de la marcha y con el que nos hicimos alguna foto, Joaquín Montalván que estuvo charlando con el comunitario Aurelio, Esther de Altea, Benito de San Vicente, Antonio de Jijona y otros tantos que no consigo recordar (que me perdonen).

Ni cortos ni perezosos nos damos el madrugón dominguero y a eso de las 06:04 suenan nuestros respectivos despertadores, a unos les suena el móvil, a otros el reloj despertador, a otros el gallo del gallinero y a otros un par de móviles y el reloj despertador. Desayuno, preparativos, carga de bicis en coches y viaje hacia Banyeres de Mariola, nos esperaban hora y media de coche, al comunitario Nicolás dos horas. En este caso pusimos el Google Maps en el móvil dado que sabíamos que había que ir a Villena para ir a Bañeres de Mariola pero no sabíamos cuál era la ruta más rápida.

Llegamos al pueblo y al bajarnos notamos algo de frío y unas pequeñas y finas gotas de agua empezaban a caer. El cielo estaba cerrado, nublado y encapotado. Los más valientes de los comunitarios: Aurelio, Juan Francisco y Paquito206 iban de corto abajo, el resto de largo. Y, como siempre, en el trascurso de la marcha llevarían la razón los comunitarios de corto. Abajo no es necesario ir de largo salvo que haya temperaturas inferiores a cero grados y no era el caso.

Bajamos las bicicletas, hicimos los ajustes de última hora, en mi caso limpié la cadena y la engrasé, bajo la mirada asombrada del resto de comunitarios, que nunca me habían visto realizar tal mantenimiento. Fuimos a recoger la bolsa del corredor y a firmar en el libro de inscritos a la marcha y realizamos algunos kilómetros para calentar antes de salir.

Nos colocamos en el cajón correspondiente a los que se han inscrito al circuito de montañas alicantinas, los naranjas, por gusto de experimentar la sensación de salir en la mitad del pelotón pues siempre lo hacemos de los últimos. Saludamos a algunos amigos comuntarios que nos conocieron y nos preparamos para el disparo de salida mientras caían unas finas y suaves gotas de agua, casi imperceptibles.

Empezamos la marcha BTT de Banyeres de Mariola, la sensación de salir desde la mitad era la misma más o menos que desde el final, nosotros no vamos “a full” así que nos iban adelantando otros corredores que, según mi experiencia en estas marchas de más de 300 participantes, acabaríamos pillando en el primer tapón de la mañana.

Y no tardó mucho en llegar el tapón, a los pocos kilómetros de carretera nos sobrevino la primera rampa de la mañana, una bastante inclinada, donde empezamos a calentarnos y el frío se nos quitó de golpe, era corta pero intensa. Luego llanemamos un poco, un giro a la izquierda por el pueblo y otro par de rampas cortas pero con pendientes de más del 17%. Nuevos giros entre calles y salimos a camino con otra rampa más de subida dura donde nos encontramos con el primer tapón de la mañana, donde la comunitaria Patricia Carmona me pasó montada en su bicicleta en una zona donde tuve que poner pie al suelo. Así que aprovechó la ocasión para comentar a los cuatro vientos que había pasado montada por una zona en la que yo no pude.

Nos tomamos la parada como es habitual, con sentido del humor y buen talante, los que vamos a estas marchas de más de 300 participantes ya sabemos que nos encontraremos tapones tarde o temprano. Tras la subida vino una bajada corta por senda y luego camino, bajando hasta la altitud desde la que empezamos, a unos 730 metros sobre el nivel del mar, habiendo recorrido los 6 primeros kilómetros de la marcha BTT de Bañeres de Mariola.

A continuación afrontamos una nueva subida, en la que hubo algo de tapón, dado que era un poco técnica y pasábamos de camino a senda, así que esperamos nuevamente unos minutos charlando con los compañeros participantes que teníamos cerca, entre ellos Esther del Club Ciclista Cronobike Altea. Intentamos hacer la senda de subida sin poner pie al suelo pero en una pieda no nos quedó más remedio que hacerlo, así que todos bajados y empujando las bicis unos metros para continuar montados más adelante.

Otra bajada corta, muy corta y la subida más larga de la marcha, de unos 5km, con algún descanso pero casi siempre subiendo, primero por camino y luego por una zona hormigonada. Y como siempre decimos, cuando hay un camino de hormigón o de asfalto en medio del monte suele indicar que vienen rampas duras. Efectivamente así fue, al principio suave y luego fue inclinándose bastante, con rampas de más del 17%. Una bajada corta y seguimos subiendo por hormigón y luego por camino.

Llegamos al punto más alto de la marcha, a unos 1.170 metros, con unas vistas de la montaña muy bonitas, casi similares a las de la alta montaña, pero con más vegetación. Ahora tocaba relajar las piernas, descansar y bajar. Al principio bajamos por camino con muchas piedras, donde nos saludó un amigo comunitario y luego tramos de hormigón y de camino que se iban alternando.

Llegamos a la primera senda de bajada larga de la marcha al salirnos de este camino girando brúscamente a la izquierda. La senda era estrecha, entre matorral y árboles, con agua y barro al principio. Disfrutamos mucho rodando por ella, no era muy técnica y perfectamente ciclable, lo que nos permitió levantar un poco la cabeza y disfrutar del medio que nos rodeaba. Esta bajada entre camino y senda fue del kilómetro 17 al 22.

Fuimos pasando con nuestras bicicletas de montaña por caminos y sendas, en una muy suave y tendida subida, casi apenas imperceptible, primero por caminos y luego entramos en una senda que me pareció tan divertida como bonita, entre pinos, limpia, un poco estrecha y perfectamente definida entre la vegetación que nos rodeaba. Por allí había varios fotógrafos que fueron inmortalizando nuestro paso por la sierra de Mariola. Como siempre agradecemos la labor de estos profesionales que se pasan horas allí en posturas algo incómodas y pasando frío (o calor según la época del año) y nos dejan luego unas imágenes espectaculares.

La comunitaria Patricia seguía a mi ritmo y habíamos perdido al comunitario Aurelio que tiró kilómetros antes a ritmo más fuerte, también el resto de comunitarios Paquito206, Jesús, Juan Francisco y Nicolás, que siempre suelen ir bastante más rápidos que nosotros. Llegamos al avituallamiento donde paramos a tomar algo de fruta (plátanos) y echar unas fotos.

Continuamos la marcha ahora llaneando, entre caminos y sendas, volviendo hacia el pueblo de Banyeres de Mariola. Hacía ya rato que habíamos pasado por el cartel indicativo de 20km, justo antes de finalizar la bajada anterior. En mi caso me voy guiando por sensaciones y algún cartel o algún comentario de los compañeros participantes o de los organizadores, dado que mi cuentakilómetros nunca funciona bien, así que voy calculando lo que llevo recorrido a ojo de buen cubero.

La zona de llaneo entre pinos y vegetación típica de la sierra de Mariola acabó en el kilómetro 30, a partir de aquí vino una senda de bajada muy juguetona, entre vegetación tupida, donde apenas pasaba la luz. El sol estaba tapado por las nubes y los árboles no dejaban pasar la poca luz que había, por lo que parecía que íbamos casi de noche. Esta senda acabó en una zona donde corría el agua y había barro, la comunitaria Patricia no quería mancharse y yo tampoco, así que rodamos a poca velocidad, además de que se veía resbaladiza y algo peligrosa.

Llegamos casi al lecho de un río, que no veíamos pero escuchábamos de fondo, el pueblo ya estaba a escasos metros por lo que supusimos que estábamos acabando la marcha. Por aquí iba comentando con la comunitaria Patricia que esta marcha no había tenido muchas subidas, que era bonita pero no muy dura, salvo la rampa del hormigón. Pero la sorpresa estaba por venir.

Rodamos por un sendero junto al río, por unos paseos, donde algunos amigos de la zona nos saludaron y nos hicieron saber que eran seguidores de la Comunidad. Esto nos daba ánimos para seguir pues alguien nos dijo que ahora venía una subida dura ¡la sorpresa final!

Y llegó, cruzamos el río por un pequeño puente, subimos entre las casas, miramos al frente y vimos una fila india de corredores participantes de la marcha andando a pie y empujando sus bicicletas con cierta resignación. La comunitaria Patricia los iba animando e intento hacer la subida, bastante dura, montada en la bici. La hizo casi completa, salvo un escalón de piedra en el que todos tuvimos que bajarnos dado que tenía medio metro de altura y era imposible de subir.

Seguimos subiendo y subiendo, riéndonos por la sorpresa final, en el kilómetro 34 que empezó y acabó en el kilómetro 36. Aunque íbamos algo cansados disfrutamos de lo lindo con esta subida, nos encanta subir por sitios técnicos y en algún pequeño tramo lo era.

Llegó la bajada y vimos que había otra subida, nos quedamos alucinados, a 2km de meta otra subida más, aunque esta fue muy corta ¡una pena! Luego vino un descenso con escalones de piedra y la carretera. Pasamos a camino y luego a carretera otra vez, pero ya siempre bajando.

Al fin divisamos la línea de meta al fondo de la carretera que nos llevaba al pueblo. Acabamos la marcha con unos 41km, acumulando unos 1.020 metros de desnivel acumulado, en unas 3 horas y 45 minutos de ruta. Nos lo pasamos de maravilla, disfrutando de esta bonita marcha, con una señalización perfecta, con miembros de la organización en cada cruce o curva, con dos avituallamientos, uno líquido y uno sólido que tenía de todo: bizcocho, empanada, fruta (naranjas, plátanos), gominolas, frutos secos, bebidas… en fin, de todo y eso siempre se agradece. Pero lo que más agradecemos y recordaremos de esta marcha es el cariño que hemos recibido tanto de los participantes que nos han saludado como de los espectadores y miembros de la organización ¡gracias a todos!

Procedimos a grabar las impresiones y opiniones de la marcha, a cargar las bicicletas en los coches y a partir de regreso a la sede de la Comunidad. Quiero felicitar al comunitario Nicolás por su segundo puesto en la categoría de Juvenil ¡enhorabuena comunitario! y  a seguir aprendiendo y progresando, tienes madera de campeón.

P.D.: por poner una pequeña objeción, solo referente al catering (a la comida), prefiero unos buenos macarrones que tanto aperitivo frío, incluso serán más baratos seguramente.

De vuestro comunitario presidente Alonso.

  • Fotos de la marcha MTB BTT Parte 1:

  • Fotos de la marcha MTB BTT Parte 2:

  • Fotos de la marcha MTB BTT Parte 3: