Hola amigos de Comunidad Biker, os habla y escribe el comunitario presidente Alonso, que hoy es el encargado de hacer y relatar la crónica de lo sucedido en nuestra participación en la Marcha BTT Sierra de la Pila 2016. Marcha en la que participamos los comunitarios Alonsojpd, Paquito206, Kronxito, Alino, María, Patricia Carmona, Aurelio, Antonio Manuel, Guillermo y Jesús, junto con muchos amigos comunitarios como Ricardo, Antonio de Maya de Los Simao, Juan y Antonio de Ciclos Conde, Mateo, Olegario del Club Ciclista Fortuna Team y otros muchos amigos.

Nos preparamos para la marcha MTB, como de costumbre, madrugando un poco (Patricia siempre algo más), desayunando, cargando las bicis en los coches y partiendo hacia La Garapacha. Llegamos allí un poco tarde pero nos dio tiempo casi de sobra para descargar las bicis, saludar a nuestros amigos y subir a por los dorsales. Sin más dilación nos pusimos en la línea de salida donde incluso esperamos unos minutos, foto con la caña selfie y arrancamos.

El comunitario Paquito206 que hoy iba en busca y captura de un trofeo en la categoría de locales salió unos puestos adelantado. Hoy rompió la costumbre de salir el último en las marchas, si bien solo salió unos puestos por delante. Como siempre dejamos a los “profesionales” encabezando la marcha y nosotros los últimos. Hoy participaban tres mujeres, es una marcha con mucha subida y algunas zonas técnicas por lo que no suele haber mucha participación femenina. Dos de las mujeres eran comunitarias con lo cual sabíamos que con terminar tendrían posición en el pódium.

Como siempre digo, al respecto de la participación femenina (o masculina, según sea), el hecho de que solo hubiera tres mujeres no les quita mérito, tienen que pensar que fueron las únicas de la Región de Murcia y alrededores que le echaron valor y que participaron y finalizaron esta marcha. Así que pueden estar orgullosas de que ganaron a las que decidieron no participar “por miedo” o por el motivo que sea. Demostrando, por supuesto, que es una marcha como otra cualquiera y que se puede hacer y finalizar.

Volviendo a la carrera, que es lo que nos ocupa, salimos tranquilos como siempre, calentando músculos, por carretera un kilómetro y luego cogimos la primera rampa de subida, corta, que nos llevó al camino, a la pista forestal. Por allí rodamos unos kilómetros hasta tomar el camino que baja hacia la senda de Nino Schurter, que afrontamos de subida, donde al comunitario Kronxito se le cayó la batería de la luz y tuvo que volver a recogerla y a mí se me paró el GPS y tuve que parar a iniciarlo. Una subida con el inicio algo técnico pues tiene piedras y tierra suelta, desde allí seguimos subiendo por senda hasta volver a la pista forestal.

Continuamos por camino unos kilómetros y cogimos el camino a la izquierda que va hacia el Barranco del Mulo. Un descenso fácil, por camino ancho, que nos lleva hacia el propio barranco. Unos pocos metros, unos 500, de senda con gravilla. Luego giramos a la derecha para salir hacia San Joy. Al girar nos encontramos con una rampa no excesivamente inclinada pero que nos pilla un poco de “sorpresa” a los que no conozcamos el recorrido.

Llegamos a la pista forestal y empezamos la subida hasta el cruce del Mojón de las Cuatro Caras. Vamos subiendo los comunitarios Kronxito, Guillermo, Alino, María, Patricia y Alonsojpd. Los comunitarios Antonio Manuel y Aurelio unos metros más adelantados. Por allí hablo con la comunitaria María y veo que iba bien de fuerzas, así que le propongo alcanzar a la otra participante y ver qué tal. Tiramos un poco los dos y vamos cogiendo un buen ritmo de subida. Esta pista no tiene mucha inclinación pero siempre pica hacia arriba. Unos kilómetros antes de llegar al cruce del Mojón de las Cuatro Caras pasamos a esta compañera participante, pillamos también a Aurelio y pasamos a Antonio Manuel.

En el cruce vemos a la comunitaria Estefanía, a Lito y a su madre animándonos. Esto nos da fuerzas renovadas para seguir subiendo hacia el siguiente cruce. Así rodamos, desde el Barranco del Mulo, unos 10 kilómetros de subida, no costante pues había descansos, pero casi siempre subiendo.

Seguimos a buen ritmo, con el comunitario Aurelio, de vez en cuando giro la cabeza hacia atrás y veo a la comunitaria María cerca, así que continuamos hasta el cruce de la senda de la Bola. Allí paramos un poco en el avituallamiento a coger plátanos, barritas y beber agua.

La comunitaria María, que va muy bien en subidas y en llaneo, en descenso técnico pierde bastante tiempo, por lo que siempre aprovechábamos las subidas y los llanos para coger ritmo y ganar minutos. Ahora tocaba descender la senda de la Bola, un sendero con algunos tramos técnicos, por lo que tiré delante y le advertí de que era técnica. Por allí también estaba, de espectador, el comunitario Félix, que también avisó a María de esta senda.

La bajamos y continuamos la marcha, ahora por pista nuevamente, cogiendo ritmo y rodando a buena velocidad. Unos kilómetros de llaneo y alguna pequeña subida hasta llegar a la segunda senda de la Marcha, en este caso la senda del Esparto, también con algún tramo técnico pero más corta. Como siempre, avisé a María, tiré delante y tras bajarla continuamos.

Ahora tocaba subir, pasamos por  Fuente de la Higuera y giramos a la derecha para ir hacia senda Oscura y la senda de las Víboras. Por allí se me salió la cadena y María pasó delante, en las zonas técnicas ponía pie al suelo pero, aún así, puesto que es atleta, andando iba a más velocidad que yo subiendo. Por esta parte nos encontramos con el comuntario Jesús Ramírez, que íbamos adelantando en las subidas y nos iba pillando en las bajadas, al igual que el comunitario Aurelio, que iba a nuestro ritmo.

Finalizamos esta subida por senda, de unos 4 kilómetros y llegamos al refugio y a la pista forestal. Ahora teníamos unos kilómetros de “descanso”, rodando en llano. Por allí nuestra comunitaria María demostraba que es una buena rodadora, siempre a buen ritmo, adelantando a algunos participantes.

Llegamos al cruce que sube a la Bola, al Pico de la Pila. Lo cogimos suspirando un poco pues sabíamos que ahora nos encontraríamos con 2 kilómetros de subida exigente por carretera. Empezamos a subirla, primero reservando, luego cogiendo velocidad, dentro de las posibilidades pues tiene pendientes duras. Llegamos a los Pozos de la Nieve y, desde allí, ya solo nos quedaban unos cientos de metros para finalizar la subida. Aunque aquí ya se empezaban a notar los 30 kilómetros de marcha y los 1.500 metros de desnivel acumulado en las piernas.

Llegamos a lo más alto de la marcha, a unos 1.120 metros y empezamos la bajada de la Solana. Un descenso, el tercero de la marcha, por camino bastante sucio, muy suelto y con zonas de senda. Por allí la comunitaria María fue poniendo pie al suelo en las zonas que consideró más técnicas y montada en las que pudo. Perdimos algo de tiempo pero habíamos ganado bastante en las subidas, por lo que íbamos bastante bien con respecto al resto de las participantes.

Llegamos a la carretera, finalizando el descenso de la Solana, de unos 6 kilómetros y volvimos a tomar la pista forestal. Por allí nos volvieron a animar la comunitaria Estefa y Lito. Seguimos rodando por este camino, subiendo un poco hasta coger la senda de Nino Schurter, ahora de bajada. Por allí la comunitaria María arriesgó y la bajó prácticamente completa.

Llegamos al camino ya dirección la Garapacha, los amigos de la organización nos indicaron que faltaba muy poco, unos 3 kilómetros, así que continuamos rodando con nuestras bicicletas de montaña a ritmo y animados viendo próximo el final.

Ya en la Garapacha y por carretera bajamos un poco y finalizamos la marcha subiendo la dura rampa de la iglesia. Acabamos muy contentos, María habiendo conseguido el primer puesto de las féminas y yo encantado de haberla acompañado en esta aventura.

Atrás dejamos a los comunitarios Kronxito, Patricia, Alino, Antonio Manuel, Guillermo y a unos pocos minutos a Aurelio. Así que los esperamos en la línea de meta, charlando con el comunitario Paquito206 y preguntándole qué tal le había ido (lo podremos leer en su crónica).

Los comunitarios no venían y empezamos a preocuparnos, llegó Antonio Manuel y dijo que les faltaba poco, pero seguían sin llegar. Desde la organización nos dijeron que la comunitaria Patricia se había caído, nos tranquilizamos al saber que había continuado la ruta, que tenía un golpe en la rodilla pero no parecía grave. Así que los esperamos hasta que llegaron, los últimos y nos alegramos al ver que la comunitaria Patricia estaba bien, dentro de lo que cabe. Ella nos lo cuenta en primera persona en su crónica.

Subieron al pódium el comunitario Paquito206, quedando segundo de los locales y las comunitarias María y Patricia Carmona, como primera y tercera femeninas respectivamente ¡¡Un hurra para los tres, tres campeones!!

Una marcha estupenda, con recorrido muy bonito, que me encanta porque tiene de todo, senda, bajada, pista, subida, etc., con una organización perfecta, todo bien señalizado y los avituallamientos bien colocados. Felicitar desde aquí al Club Ciclista Fortuna Team, organizador de este evento, y a su presidente comunitario Félix.

  • Fotos de la marcha BTT de la Pila: