Hola queridos amigos, lectores y seguidores de Comunidad Biker MTB, os habla el comunitario presidente Alonso, encargado de relatar la crónica de lo sucedido en una mañana espléndida de ciclismo, diversión y convivencia. Hoy domingo día 28 de agosto de 2016 tenía lugar la Marcha BTT por las enfermedades raras en Cehegín. Como no podía ser de otra forma, unos 35 comunitarios nos inscribimos a esta marcha benéfica y unos 25 pudimos asistir. Antes de seguir, a todos les doy las gracias de corazón por haber aportado este granito de arena a esta buena causa.

Estaba dudando en poner o no los nombres de los comunitarios participantes, pues como digo son muchísimos, pondré algunos (que me perdonen los no mencionados): Alonsojpd, Paquito206, Kronxito, Patricia Carmona, Juan Francisco, Félix, Clemente, Chules, Jose Matías, Antonio Manuel, Consuelo, Joaquín, Óscar, Laura, Patricia Montero, Pablo, Carmen, Gabi, Eduardo, Eusebio, Iván (que vino desde Albacete), Ana Belén y Raquel (hasta donde la memoria me da).

Tras los preparativos habituales para las marchas MTB: el madrugón, el transporte de las bicis y las personas, la recogida de dorsal, colocación en la bici, saludo a todos nuestros amigos y engrase de última hora de las bicicletas, nos dispusimos en la línea de salida, como siempre de los últimos, a la espera del inicio de la marcha. Nos echamos la foto de rigor con la caña selfie hasta que oímos el comienzo de la marcha.

Salimos de Cehegín por la Vía Verde del Noroeste, rodando muy tranquilamente, charlando con todos los comunitarios y con amigos que por allí nos íbamos encontrando. A los pocos kilómetros tomamos un camino a la derecha para adentrarnos en los caminos y sendas de las sierras de Cehegín, de la sierra de Burete. Llegamos a una rampa de subida, no muy dura, vi al comunitario Eduardo, que iba delante, con la cadena partida. Paramos a ayudarle y un amigo comunitario (cuyo nombre no sé) se ofreció a darnos un eslabón rápido ¡menos mal! pues ninguno llevábamos ¡¡muchísimas gracias amigo comunitario!! Saqué mi tronchacadenas y procedimos, Eduardo, Jose Matías, Ricardo y yo, a poner la cadena y unirla con el eslabón rápido. Al final lo conseguimos y pudimos continuar la marcha.

Seguimos subiendo y nos encontramos con el comunitario Iván, con su compañero Jose Luis y con Esther, otra compañera. El comunitario Ricardo iba cerrando la marcha y yo decidí quedarme a acompañar al comunitario Iván, sin dudarlo, nunca dejaré a un comunitario detrás. Fuimos rodando tranquilamente por las sendas, en las subidas más complicadas nos bajábamos de la bici hasta llegar a la pista. Por allí cogimos algo de velocidad y llegamos al primer avituallamiento. Había varios comunitarios que venían de regreso, en sentido contrario, por el otro lado de la ruta. El comunitario Ricardo y yo dejamos a Iván en el avituallamiento pues seguiría por el camino, nosotros continuamos por el trazado de la marcha por si quedaba alguien más rezagado.

Rodamos a buena velocidad, mirando siempre por si había alguien parado y llegamos nuevamente al avituallamiento, allí le dijimos al comunitario Francisco Yepes que podía recoger pues éramos los últimos. Seguimos por la pista, ahora de subida, unos cuantos kilómetros a buen ritmo. Casi al final de esta subida de pista nos encontramos nuevamente con el comunitario Iván y Jose Luis, así que continuamos con ellos, a su ritmo.

Tras la subida tocaba la senda de la Lastra, un sendero que al principio baja y luego va subiendo. Por allí fuimos tranquilos. Arriba nos esperaba el comunitario Antonio de Maya y Esther. Esperamos a que vinieran y ellos decidieron ir por pista con Ricardo, yo continuaría por la senda, para ir cerrando la marcha y asegurándonos de que no quedaba nadie atrás.

Ahora tocaba la senda más técnica de la marcha, una senda de bajada, muy bonita, con algunas piedras, pero en general perfectamente ciclable. La bajé tranquilo pues iba el último y no quería caerme ni dar un llantazo. Pasé la parte de piedras de abajo y al subir un poco miré de frente y vi a unos cuantos ciclistas de color verde y azul, al acercarme un poco más vi que eran los comunitarios Paquito, Kronxito, Clemente y Félix. Al principio les dije “qué bien, me estáis esperando, genial” y así lo creía. Pero no, no me estaban esperando, estaban arreglando un pinchazo.

Paré a reírme un rato pues un pinchazo tampoco era motivo para que fueran los últimos y tan retrasados. Estaban entre la risa y el cabreo. Les pregunté qué les había pasado. Entonces me contaron algo insólito incluso en la Comunidad, que trataré de relatar ahora (aunque esto lo explicarían mejor ellos que lo vivieron, algunas cosas no se ajustarán a la realidad, pero sí se acercarán bastante): primero pinchó Paquito206, creo recordar que un llantazo, mientras Paquito arreglaba el pinchazo llegó Kronxito y a los pocos metros pinchó también. Se pusieron a arreglar el pinchazo de Kronxito que dijo ser otro llantazo. A los pocos metros pinchó nuevamente Kronxito, la cosa empezaba a complicarse por la escasez de cámaras. Volvieron a arreglarlo como pudieron y a los pocos metros caída de Kronxito y nuevo pinchazo de Kronxito (tres pinchazos, sí, correcto, en 150 metros). Ahí fue donde los pillé, arreglando el tercer pinchazo. Pero había un problema, con el de Paquito eran 4 pinchazos y había tres bicis de 26 pulgadas, si hacéis las cuentas ¡bingo! se quedaron sin cámaras. Así que cuando llegué estaban arreglando una con parches.

Por supuesto, mientras me reía, incrédulo ante lo que me contaban, saqué el móvil y me puse a grabarlos, ahí fue donde vi que Kronxito iba sucio por detrás, de la caída. Como decía arriba, la cosa se complicaba, sin cámaras de repuesto y los parches parece que no funcionaban, ponían uno, le daban aire y seguía perdiendo aire. Tras un buen rato de intentos se nos ocurrió que la cámara de 27,5 pulgadas de Clemente podría servir, así que la sacamos, nos pusimos a darle aire y vimos que estaba pinchada también (la cámara nueva de repuesto de Clemente). Entonces dijimos “esto parece un déjà vu de la sierra de la Pila”, donde nos pasó lo mismo más o menos.

Se nos acababan las ideas, barajamos usar bridas para taponar el tramo de pinchazos de alguna de las cámaras, se nos ocurrió también meterle hierba a la cubierta y al final pensamos en probar mi cámara de 29 pulgadas, que es grande pero ¡quién sabe! tal vez serviría. Nos pusimos manos a la obra, a colocarla como pudimos, le dimos aire y parece que quedó bien. Así que pudimos continuar la marcha, ahora ya no era el único en cerrar la marcha.

Continuamos la ruta con los comunitarios Clemente, Paquito, Kronxito y Félix. Llegamos al último avituallamiento, allí estaban los amigos de los Simao, preocupados como es lógico, pues me esperaban a mí cerrando la marcha. Les explicamos por encima lo sucedido y continuamos la ruta, por si quedaba alguien rezagado o averiado.

Rodamos a buen ritmo, no demasiado rápidos pues Kronxito llevaba una cámara de 29 pulgadas metida en una cubierta de 26 pulgadas y esto no es muy recomendable, solo para situaciones extremas, como en el caso de la de hoy. Pasamos por la senda de la Lavadora y llegamos al campo de tiro. Justo al subir la pista, un poco antes de donde sufrió la caída el comunitario Juan Francisco en la premarcha, el comunitario Félix nos dice “he pinchado”. Por supuesto nadie se lo creía, por supuesto pensábamos que era broma, pero por supuesto que era verdad: pinchó, quinto pinchazo de la mañana. Como ya he dicho no llevábamos cámaras de repuesto, ni una, así que nos pusimos a arreglar el pinchazo con parches.

Primer parche, colocamos la cámara, la inflamos y no tomaba aire, se oía el aire salir. Vuelta a empezar, cubierta destalonada, cámara quitada y a ver el problema. El parche parece que no pegaba bien, tal vez por no dejarlo el tiempo suficiente. Así que a volver a limpiar, lijar y poner otro, esta vez nos esperamos un tiempo prudencial para no fallar. Parece que a la segunda fue la vencida, pudimos continuar.

Al poco llegamos a la Vía Verde y así fue como acabamos esta curiosa marcha, al más puro estilo Comunidad Biker. Llegamos a la meta, donde lógicamente no había nadie esperándonos y al cruzarla, por megafonía, anunciaron nuestra llegada triunfal, los últimos y bien últimos.

Ya se habían comido los aperitivos, como también era lógico, así que tomamos un poco de líquido y esperamos al arroz. Mientras hacían la comida repartieron los premios, nosotros donamos unas tazas y unas camisetas comunitarias. Antonio de Maya nos hizo entrega del jamón por haber sido el club más numeroso, que recogimos gustosos y que gustosos también donaremos a un comedor social.

Allí pasamos un rato estupendo con todos los comunitarios que se quedaron, grabando las impresiones, riendo y charlando y saludando a todos nuestros amigos seguidores. Sin duda un placer auténtico. Con nuestros amigos de los Simao y de Ciclos Conde, con Antonio de Maya, Ricardo, Francisco Yepes, Antonio, Ismael, David, Eva, Juan, Pedro, con todos, que nos trataron como si estuviéramos en nuestras casas.

Antes de finalizar con esta crónica quiero felicitar y hacer una mención especial al comunitario Iván Giménez de Albacete, que acabó la marcha luchando hasta la última pedalada. He de decir, en honor a la sinceridad y no me avergüenzo de ello, que me emocioné en su compañía (menos mal que llevaba las gafas de sol) ¡grande Iván! Y grabando las impresiones, cuando grabé a la comunitaria Patricia, volví a emocionarme, ya veréis por qué cuando la escuchéis.

De vuestro comunitario presidente Alonso que os agradece a todos la participación en esta marcha.

  • Fotos de la marcha BTT: