Queridos y estimados comunitarios, lectores habituales, lectores esporádicos, a todos dirijo estas palabras, que siempre escribo con toda la ilusión y pasión del mundo, únicos motores que me mueven. Amaneció un nuevo día, con una climatología estupenda para la época del año en que nos encontramos, domingo 5 de noviembre de 2017. Decidimos hacer una ruta para visitar nuestro querido Relojero y, de paso, inspeccionar la recogida de basura que arrojaron los universitarios al monte. Este relato tendrá esa funcionalidad precisamente, contar lo visto y sucedido en este día de ciclismo de montaña.

No anunciamos la ruta en el foro, una excepción, ya había un par de rutas para todos los públicos y comunitarios: una más de semiexploración por la sierra de la Pila y el Caramucel, que realizarían los comunitarios Paquito206, Félix y Henfri, aventureros donde los haya y otra más “normal”, a cargo de nuestros queridos comunitarios jinetes, hacia el Cajal en la sierra de Ricote. Por lo tanto nuestra ruta sería de incógnito a auditar la recogida de basura universitaria.

Salimos a rodar por los montes de nuestra Región de Murcia los comunitarios Alonsojpd y Patricia Carmona, en mi caso salí de corto completamente, los primeros kilómetros con algo de fresco pero conforme el cuerpo cogía temperatura se rodaba de maravilla.

Circulamos por la Vía Verde hacia el Campus de Espinardo, nos habían informado varios estudiantes universitarios que, tras ver el vídeo de la basura que esparcieron por el monte, un grupo recapacitó y decidió ir a recoger la basura arrojada y enmendar su error, algo que siempre es de agradecer. Todos cometemos errores y rectificar es de sabios.

A lo lejos vimos muchísimas bolsas de basura apiladas junto al camino, eso era muy buena señal. Al llegar nos alegramos muchísimo al ver que habían recogido prácticamente todo y estaba en bolsas, sólo les quedaba retirar las bolsas antes de que los animales las rompan y se vuelva a esparcir. Fue una auténtica alegría y nos dio esperanza, aún quedaban personas sensatas y respetuosas, capaces de meditar sobre un acto erróneo y rectificarlo a tiempo ¡Gracias!

Grabamos la recogida de basura y continuamos con la ruta, en dirección al Parque Regional de El Valle y Carrascoy, hacia la sierra del Relojero. Circulamos por carretera, buscando atajos para llegar lo más rápido posible a las faldas de la sierra, dado que salimos algo tarde y no queríamos volver después de la hora de comer.

Estoy acostumbrado a rodar detrás de Paquito206 y demás comunitarios por estas carreteras, así que me cuesta recordar por dónde echarme para buscar el acceso más corto a la sierra. Por una vez acertamos y llegamos a la Alberca, iniciando el ascenso por la carretera y senda paralelas a la del Búho.

Iniciamos el ascenso a buen ritmo, animados por la estupenda climatología, un poco de fresco es muy bueno para la práctica deportiva, mantiene el cuerpo refrigerado. Justo al empezar a subir por el Sequén vimos a un comunitario a lo lejos, andando y empujando la bicicleta. Paramos y era el comunitario Tony, que estaba probando una e-bike y se le había pinchado, no llevaba cámara ni parches, tampoco pudimos dejarle nada nosotros porque las ruedas eran de las gordas, por lo que no le quedó más remedio que darse la vuelta y regresar andando. Lo saludamos, charlamos un poco, alguna foto y continuamos la ruta.

Seguimos subiendo por el Sequén, a buen ritmo, o más bien la comunitaria Patricia a buen ritmo y yo a lo lejos tratando de alcanzarla, sin conseguirlo. En cada curva veía su rueda difuminada por la distancia, me esforzaba por acercarme pero no había manera, o yo estoy flojo o ella está fuerte, me inclino por lo segundo.

Me esperó en el cruce de la pista forestal, incluso le dio tiempo a sacar el móvil tranquilamente y grabar mi llegada. Seguimos pedaleando sobre nuestras bicicletas de montaña y nos encontramos con el comunitario Dany Surbiker que bajaba. Paramos otro rato a charlar y ponernos al día, otra foto y a seguir subiendo.

Esta subida la hemos descrito en otras ocasiones, tiene unos 7 km y, salvo un pequeño tramo de 100 metros, el resto es de pendiente relativamente suave, más o menos como la del Tourmalet en el pirineo francés. Hoy la hicimos con bastante viento y, normalmente, soplando de frente. Mientras subíamos vimos algún cartel indicativo de que había alguna marcha de bici o senderismo por la zona.

Un par de kilómetros antes de llegar a la zona de los plátanos bajaron varios ciclistas con dorsal a toda velocidad, lo que confirmaba que había una marcha BTT. Terminamos de subir con precaución para no chocarnos con los que bajaban y con los senderistas. De hecho vimos que no nos advirtieron desde la organización de que podían bajar ciclistas a mucha velocidad, nos pusimos a la derecha por pura intuición. Vimos un cartel abajo que tal vez advertía de este hecho, pero estaba descolgado por el viento y no paramos a leerlo.

Llegamos a la zona de los plátanos y nos quedamos a ver a los participantes pasar un rato, mientras almorzábamos. De repente y por sorpresa vimos al comunitario Javi @javi_mtb que subía a toda velocidad, lo animamos y grabamos. Al rato también vimos al comuitario Juan Francisco @juan88 subir, también lo animamos.

Emprendimos el descenso, dejando las antenas para otro día, hacía mucho viento y nos dio un poco de pereza subir esos 300 metros duros. Descendimos y cogimos la senda del Ascensor. Desde allí bajamos por la Tana, donde paramos a grabar las impresiones tras el estudio biomecánico que nos realizaron en Ergobike. Contamos los ajustes que nos hicieron y nuestras sensaciones tras probarlos, lo podéis ver en el vídeo de la ruta.

Seguimos bajando y asombrándonos por la gran cantidad de desprendimientos de piedras gigantes, fruto de las últimas lluvias, el camino en algunas partes estaba muy estrecho, prácticamente convertido en senda.

Llegamos a la carretera y tomamos la ruta más corta (por intuición) hacia Murcia y hacia Molina de Segura, para que no se nos hiciera muy tarde. Acabamos esta estupenda ruta con mucha alegría y esperanza, sobre todo por ver que nuestro vídeo de la basura universitaria sirvió de algo y por ver que aún quedan personas con principios.

Aunque acabo esta crónica, dejando aquí anotado para el recuerdo, la triste realidad de las instituciones. Envié un correo electrónico a más de 20 cargos de la Universidad de Murcia (rector, vicerrector, gerente, secretario general, vicegerente, vicerrectora de comunicación y cultura, vicerrectora de estudiantes, internacionalización y deportes, vicerrector de economía, sostenibilidad y ciencias de la salud, vicerrector de formación e innovación, vicerrectora de responsabilidad social, transparencia e igualdad, vicerrectora de transferencia, emprendimiento y empleo, y alguno más pero ya me cansé de escribirlos), y no he recibido contestación alguna, de ningún tipo, sólo el más absoluto de los silencios. Os pongo el mail que les envié, con la única intención de que pongan medios para evitar que se vuelva a producir, que creo que merecía alguna contestación (llamadme loco por creerlo):

Hola Dr. José, soy Alonso, presidente de Comunidad Biker MTB, hablo en nombre de mi Comunidad. Llevamos años pasando por los montes de los alrededores del Campus de Espinardo de la Universidad de Murcia y, con mucha tristeza, vemos que los estudiantes universitarios disponen de un recinto habilitado para las fiestas, en cambio, vemos que para las fiestas de “novatadas” (que son las fiestas más numerosas y habituales) usan el monte en lugar del recinto.

Le paso este vídeo donde puede ver la consecuencia de no hacer las fiestas en el recinto oficial de la Universidad:

https://youtu.be/43QZq415kgY?t=1m20s

En el vídeo puede ver el desastre que producen los estudiantes universitarios en el monte y, lo que es peor, no es algo aislado, lo vemos cada año y en varios sitios de los alrededores del Campus de Espinardo, convirtiéndolo todo en un auténtico vertedero. Cada año eligen un lugar diferente que esté limpio, que ellos no hayan ensuciado y lo convierten en un vertedero. Al siguiente elegirán otro y así sucesivamente.

No entraremos en temas de responsabilidades ni nada por el estilo, tampoco en los motivos por los que no se usa el recinto oficial (suponemos que por no ser fiestas oficiales), eso nos da absolutamente igual, lo que nos importa es que son estudiantes de su Universidad y, por lo tanto, no deben mirar para otro lado.

El sentido común nos dice que la Universidad de Murcia debe tomar medidas dado que son estudiantes universitarios. Sabemos que la semana que viene se producirán nuevas fiestas y nuevos vertidos de basura, así que os pedimos que, por favor, toméis alguna medida al respecto y no miréis para otro lado.

Saludos.

 

De vuestro comunitario presidente Alonso.

  • Fotos de la ruta MTB: