Hola queridos amigos de Comunidad Biker, seguimos haciendo kilómetros por el monte y aprovechando la estupenda climatología de nuestra zona, que incluso en otoño y época de lluvias nos deja muchos ratos soleados para salir a disfrutar del ciclismo de montaña. En este caso anunciamos una ruta en el foro de la web comunitaria, como guía Patrick. Y cuando Patrick elabora una ruta es un delito perdérsela, siempre hay diversión, disfrute y algún que otro repechón o jamón.

Iniciamos la rodada con las bicicletas de montaña preparadas los comunitarios Alonsojpd, Paquito206, Patricia Carmona, Jose Matías, Eduardo, Patrick, Alfonso y Matías. Los objetivos de esta ruta eran claros y evidentes: tratar de no perder la rueda del comunitario Patrick y divertirnos al máximo.

Algunos sabréis que el comunitario Patrick protagonizó una temida cruda realidad hace un par de meses, que lo dejó en el dique seco durante este tiempo:

Y como ya he contado en esta crónica, de unos pocos días antes a esta ruta, a Patrick no se le nota nada ese parón, sigue a su ritmo diabólico, con ese molinillo típico que le da una aceleración extra, alcanzando un ritmo que pocos pueden seguir sin acabar con la lengua fuera.

Él dijo que iríamos a buscar caracoles, pero todavía estoy esperando encontrar alguno, y eso que los había a cientos. La ruta transcurrió como de costumbre, charlando y poniéndonos al día con los comunitarios, riéndonos de las ocurrencias de estos, disfrutando de la temperatura idónea de la tarde, adentrándonos en parte del Circuito XC Diabólico de Patrick.

Comprobamos que apenas había barro y pudimos realizar varios kilómetros por este estupendo circuito XC, diseñado por una mente única y diabólica, todos con la lengua fuera, arrastrándola en la rodada que iba dejando este ciclista que, presuntamente, llevaba meses sin montar en bici.

Comunitaria Patricia Carmona señalando hacia el horizonte en ruta de ciclismo de montaña por Comunidad Biker MTB

Tras unos 10 kilómetros (que parecieron 40) salimos de las Salinas y nos dirigimos hacia la segunda parte de la ruta de hoy, hacia el Circuito Demoníaco, también diseñado por Patrick, así que se podía prever otro tramo con las mismas características que su circuito diabólico.

Antes de entrar en el Circuito Demoníaco el comunitario Eduardo paró porque le dolía la rodilla. La peor cruda realidad del ciclista de montaña, sin duda, después de las caídas son las molestias o dolores, las de rodilla algo habituales en el ciclismo, también las de espalda. Estuvimos un rato hasta que se le pasara un poco y esperando su decisión de abandonar o seguir con nosotros. Finalmente le pudieron más las ganas de ruta que el dolor.

Inicio del decenso en el Circuito Diabólico de Patrick en las Salinas por Comunidad Biker MTB

Este segundo Circuito, el Circuito Demoníaco de Patrick, tampoco defraudó. Hicimos varios kilómetros por el Tomillar, una zona que está entre Montepríncipe y el Chorrico de Molina de Segura, que también tiene ese sube y baja que solemos llamar rompepiernas. La verdad es que disfrutamos de lo lindo, nos encanta seguir a Patrick por masocas que parezcamos.

Hicimos pocas paradas, una en el cerro más alto de la zona, para tomar el aire y comernos unas manzanas y para echarnos la foto oficial de grupo con la caña selfie y la cabeza de pollo. Justo cuando el comunitario Patrick empezó a quejarse, no conseguimos acostumbrarlo a parar, volvimos a arrancar y continuar con la ruta.

Ascenso de las 3J en el Circuito Demoníaco de Patrick en las Salinas por Comunidad Biker MTB

Pasamos hacia la rambla de los Calderones para bajar una parte, hasta el puente y girar a la izquierda y adentrarnos en la “vía de servicio” de la autovía. Se trata de un camino que luego se convierte en senda y que tiene tres rampones llamados “Los tres jamones de la autovía” o también “Las 3J de la autovía”. La primera es en camino asfaltado y se hace bien, la segunda es la más dificultosa por contar en su inicio con una senda estrecha y con el peralte invertido, que si no eres capaz de hacer un buen juego de cadera te vas a la zanja que tiene a su derecha. Y la tercera es corta pero intensa, también inclinada en su parte central y, además, con el cansancio acumulado de las dos anteriores y de toda la ruta.

Ponen a prueba la capacidad física y técnica de cada comunitario. Son, sin duda, merecedoras del nombre “diabólico”. No dejan a nadie indiferente y todos acaban comentando cada J, cómo les ha ido, dónde han puesto pie a tierra y el por qué. Solo unos pocos son capaces de hacerlas del tirón y sin poner pie a tierra, ellos son los encargados de animar y fotografiar al resto.

Paquito206 fotografiando a los que van subiendo en las 3J del circuito demoníaco de patrick por Comunidad Biker MTB

Llegó la temida parada para Patrick, pero obligatoria, para pesar su nueva bicicleta. Aceptó con cierta resignación y raudos la pesamos, también la del comunitario Jose Matías.

Continuamos con la ruta pero iniciando el regreso a casa, se empezaba a hacer de noche y algunos no llevamos luces o son escasas para rutas por montaña. Unos fueron a casa y los pocos que quedamos subimos el último rampón de la tarde, la Subida del Trenecito, bautizada así por razones obvias que contamos en esta otra ruta.

Acabamos esta estupenda salida de ciclismo de montaña disfrutando de la inestimable e inmejorable compañía de los comunitarios. Por mucho que nos quejemos, por muchas veces que se escuchara “otra vez…” o “bufff menudo rampón…” o “.. no hay quién siga a Patrick…” o cualquier otra queja, son siempre cariñosas y nos encantan las rutas de Patrick.

Socavón en el Tomillar en ruta de ciclismo de montaña por Comunidad Biker MTB

Los que hemos hecho de guía en las rutas sabemos a lo que nos enfrentamos: desconfianza (siempre hay algún comunitario o acompañante que duda del tipo de ruta por el que lo vamos a echar), quejas (nunca llueve a gusto de todos, siempre hay algún comunitario al que no le gusta algo de la ruta), responsabilidad (siempre hay algún comunitario o acompañante al que le puede picar el pollo por la “dificultad” de la ruta, o puede caerse o podemos perdernos), miedo e inseguridad (pues sí, el guía siempre tiene un poco de miedo a que algo salga mal, a perderse, a que se caiga alguien, a que alguien se enfade, a que a alguien no le guste la ruta, a que resulte demasiado complicada y a un sin fin de cosas más). En definitiva, todo esto hace que el guía experimente una soledad absoluta. Por ello hago un llamamiento para que apoyemos siempre al guía, que bastante tiene con hacerlo sin recibir nada bueno a cambio.

Visita al comunitario Picón tras su caída por Comunidad Biker MTB

Antes de llegar a casa pasamos por la puerta del comunitario Picón, que recientemente tuvo una fuerte caída y que está aún convaleciente. Lo pudimos saludar un rato y charlar con él, deseándole una pronta recuperación, tenemos muchas ganas de verlo de nuevo sobre la bici ¡ánimo comunitario Picón!.

De vuestro comunitario presidente Alonso.

  • Fotos de la ruta MTB BTT BXM: