Muy buenas noches, tardes o días estimados y queridos comunitarios, seguidores asiduos, lectores habituales o esporádicos, a todos dedico estas letras con cariño. En el día de hoy, domingo 26 de noviembre de 2017, nos levantamos para estudiar y realizar otras labores, pero al ver el maravilloso sol que brillaba fuera de nuestras casas decidimos no desaprovecharlo y salir a tomar el fresco. Hoy cogeríamos la bicicleta de carretera para ir hacia Hurchillo, aunque el futuro nos depararía otra historia bien diferente.

Salimos a eso de las 9 y 19 minutos, con un sol espléndido, con nuestras bicicletas de carretera, de largo arriba y de corto abajo. Sabíamos que hoy corrían en Murcia los comunitarios @Maria y @Alino Pies Anchos, luego sabríamos que también correría el comunitario @luisconnor. Quizá fue cosa del subconsciente, nunca se sabrá, lo que sí es cierto es que cogimos la carretera de la Ribera de Molina para tratar de ir hacia Orihuela y Hurchillo.

No teníamos claro cómo llegar a Orihuela con bici de carretera, hemos ido innumerables veces pero con la de montaña y por la orilla del río. Lo hicimos por intuición pero claramente nos falló desde el principio. Nos alejamos del sentido que debíamos tomar, fuimos corrigiendo y conseguimos llegar a la orilla del río, no sin antes tener que hacer unos cientos de metros por camino no asfaltado.

Una vez en la orilla del río nos dimos cuenta de que habíamos perdido mucho tiempo dando vueltas por las callejuelas de los pueblos pequeños de la zona. Por el motivo que fuese y sin saber cómo, tal vez ese subconsciente, nos dirigimos directos a la llegada de la carrera que tenía lugar en Murcia. Así que nos detuvimos a ver llegar a los corredores. Por el tiempo que indicaba el marcador era la carrera de 10 kilómetros, y sabíamos que la de 5 kilómetros se celebraría después, en la que participaban Alino y María.

Decidimos intentar buscarlos, supusimos que estarían calentando por la zona. Prescindiendo de las comunicaciones modernas y siguiendo nuestro instinto, que antes nos falló para ir hacia Hurchillo pero esta vez sí funcionó, los encontramos calentando en una calle paralela a la que sería la de salida. Los saludamos y los acompañamos con las bicis en su calentamiento. Nos dijeron que el comunitario Luisconnor había hecho la carrera de 10 kilómetros y estaba tomando un refrigerio reponedor.

Nos olvidamos de Hurchillo y nos centramos en grabar a los comunitarios, por un lado a María que sabíamos que tenía posibilidades de ganar y por el otro a Alino Pies Anchos que era el único corredor descalcista de la carrera. Saludamos al comunitario Luisconnor y nos pusimos la gorra de reporteros para grabar el calentamiento y la posterior salida.

Tras el inicio de la carrera nos colocamos en la otra parte del río Segura, por donde pasarían para dar dos vueltas. Grabamos primero a la comunitaria María, que a mitad de carrera ya iba en la primera posición de las féminas y se la veía muy concentrada y a muy buen ritmo. Poco después pasaría el comunitario Alino Pies Anchos, también con un excelente ritmo y descalzo.

Pasamos a la línea de meta para grabar la llegada de los corredores. Con unos 15 minutos y poco fueron llegando los primeros y a menos de dos minutos llegó la comunitaria María, campeona indiscutible de la prueba. El comunitario Alino Pies Anchos llegó poco después. Luego nos enteraríamos que quedó tercero de su categoría, pero esta es otra historia.

Estuvimos con los comunitarios participantes en este evento deportivo, charlando y esperando a que le dieran el trofeo a María. Comentamos lo extraño que nos resulta tener a una auténtica campeona en la Comunidad. Da gusto ver el ímpetu con el que participa en estas carreras y da más gusto verla correr, totalmente concentrada, se evade de lo que la rodea y se centra en dar la zancada y llevar la respiración. Da igual en qué posición quede, da igual si gana o si no, es un regalo verla correr y disfrutar como disfruta de este deporte.

El comuntiario Alino Pies Anchos nos informaba que había quedado cuarto de su categoría, nos alegramos mucho, más aún teniendo en cuenta que había corrido descalzo. Lástima que los de la organización pasaran por alto este detalle, una justa mención al único participante descalcista y, además, con buen tiempo. El caso es que, para colmo, luego nos comunicaría que había quedado tercero de su categoría, pero se habían equivocado precisamente en establecer su categoría correcta. Así es la vida, hubiéramos grabado para la posteridad al comunitario subiendo al pódium, pero no pasa nada, para todos nosotros subió.

Por supuesto, viéndolos a los dos, o a los tres mejor dicho, con esa ilusión que derrochan, nos quedamos con las ganas de haber participado en la modalidad de 10 kilómetros. Días antes nos lo dijeron y estuvimos a punto de inscribirnos, pero aún nos encontrábamos preparados y decidimos no participar.

Mi más sincera enhorabuena a los tres comunitarios, cada uno superando sus metas y retos personales, mejorando en el deporte día a día y, por supuesto, también como personas. Nos alegró mucho el acabar en Murcia disfrutando de su compañía y compartiendo sus logros.

Regresamos a la casa por el trayecto más corto, se nos hizo un poco tarde. En la Vía Verde y a 3 km de llegar, noto que la rueda delantera de mi bicicleta no iba bien, miro y veo que había pinchado ¡Vaya por Dios! Una cruda realidad ahora, tarde y cerca de la casa. Vi que podía darle a los pedales, echando el peso lo más atrás posible y llevando cuidado en las curvas, así que continuamos poco a poco. Ya sé que puedo romper la cubierta o la llanta, pero el hambre pudo más que la precaución.

A los pocos metros la comunitaria Patricia dice “He pinchado”… No me lo podía creer, efectivamente, había pinchado la rueda delantera. Entre risas y calumnias por la suerte de pinchar metros antes de llegar continuamos sin reparar sendos pinchazos.

Acabamos la ruta de ciclismo de carretera sin ver Hurchillo pero felices, una estupenda mañana de deporte y convivencia con estos comunitarios que son ejemplo a seguir. Y dejamos las bicis pinchadas en el garaje, a la espera de que los duendecillos de las noches las arreglen.

De vuestro comunitario presidente Alonso.

  • Fotos de la ruta de ciclismo de carretera: