Buenas tardes queridos comunitarios, como casi siempre tengo el honor y el placer de relatar lo acontecido en la quedada comunitaria que ha tenido lugar en la mañana del domingo día 23 de julio de 2017. Anunciamos en el foro de la web comunitaria semanas antes una ruta a Fuente Caputa, para darnos un baño refrescante en la poza mayor. Nos acompañarían hoy amigos comunitarios de muchos grupos y clubes, como Los Jinetes, Club Ciclista Fortuna Team, Los Cohetes, Los Mataos, Los Diablos, Club Ciclista Molinense, Ceutibike y otros tantos comunitarios y amigos. Al final nos juntamos 50 así que no los nombraré uno a uno por no ocupar toda la crónica.

Salimos desde la sede de la Comunidad en Molina de Segura a eso de las 08:19, tras esperar a los rezagados y darnos los saludos pertinentes. Una interminable fila de ciclistas recorriendo las calles del pueblo, mirando hacia el cielo y viéndolo encapotado con nubes, hecho que agradecimos pero que, en el fondo, sabíamos sería efímero. Las nubes se diluirían pronto dando paso a los rayos del sol, con la contundente fuerza que nos tiene acostumbrados en verano.

Llegamos al inicio del camino de la Vía Verde del Noroeste, que tomamos para no dejarlo hasta la altura de Yéchar. Levantamos un poco de polvo al pasar, 5o bicicletas, 100 ruedas. Afortunadamente no había caminantes a los que pudiéramos molestar con la polvareda.

Charlamos amenamente con cada comunitario, con todos imposible, con algunos. Por delante el comunitario Paquito206 guiando, en la cola otros comunitarios comprobando que nadie quedaba rezagado. De cuando en cuando alguna parada para reagrupar.

Cruzamos los pueblos de Alguazas, pasando por el puente sobre la vía del tren, dejamos a un lado Los Rodeos, por donde se nos unieron los comunitarios Samuel e Ismael, luego pasamos Campos del Río. Antes de llegar tuvimos la primera cruda realidad de la mañana, un pinchazo en la rueda trasera de la bicicleta de unos de los comunitarios del CC Fortuna Team. Paramos a ayudarle a reparar el pinchazo y continuamos con la ruta de MTB.

Al salir de Campos del Río sufrimos otra pequeña cruda realidad, al comunitario Eduardo se le salió un tornillo de sujeción de la cala y se le perdió. Afortunadamente nos acompañaba el comunitario Antonio con su mochila repleta de herramientas, tornillos, comida y bebida. Sacó un tornillo bajo el asombro de Eduardo y solucionaron el problema mecánico pudiendo continuar.

Seguimos rodando por la Vía Verde, cruzando el pueblo de Albudeite. No faltaban las risas con los comentarios de nuestro querido amigo comunitario Michael Gash. También con las ocurrencias de otros comunitarios, siempre en ambiente distendido, rodando tranquilamente, sin prisa, sin mirar el reloj. Viendo a estas alturas salir el sol de entre las nubes, ganándoles la batalla como casi siempre y pegándonos directamente en la piel, tostándola en algunos casos, enrojeciéndola en otros.

Ajenos a la lucha interna de la piel con los rayos del sol, por protegernos de los fatídicos rallos UV-A, continuamos dándole a los pedales sin cesar. El camino de la Vía Verde tiende a subir un poco, pero muy suavemente, casi apenas inperceptible, al menos para los que estamos acostumbrados a rodar por montaña.

Paramos unos minutos a tomar el primer bocado del día, a la sombra de la antigua estación de tren de los Baños de Mula. La comunitaria Patricia, la relaciones públicas de la Comunidad, aprovechó para ir repartiendo alguna pegatina. Cominos fruta, barritas, bebimos agua y continuamos. No queríamos parar demasiado porque a la vuelta, cuanto más tarde, más nos pegaría el sol.

Alguna parada más para reagrupación y salimos de la Vía Verde del Noroeste cerca de Yéchar, para esperar a los comunitarios Henfri, Félix y Alex que venían en coche desde Yéchar. Paquito y yo fuimos a su encuentro mientras el resto esperaban a la sombra. Félix llamó a Paquito al rato y le dijo que Henfri se había caído, que continuáramos el resto y ellos irían a Fuente Caputa en coche.

Luego nos contarían la tremenda caída: un descuido de Henfri, se le sale el pie de la cala y se le resbala hacia la rueda delantera, se le mente entre los radios, rompe tres radios y la bici se bici en seco, él sale disparado por encima del manillar haciendo un Félix pero sin tocar el freno, el freno fue su propio pie. Se dio un buen golpe con el hombro en el suelo. Faltó muy poco para arrollar también a Félix en la caída.

El resto continuamos hacia Fuente Caputa, cruzamos la carretera y empezamos a subir dirección el embalse de la Cierva. Era la primera subida del día y la última, pero con unos 5km, desde el 29 al 34. Primero por carretera, viendo el castillo de Mula a la izquierda, luego entrando en camino para salirnos de la carretera del embalse de la Cierva.

En esta parte el sol nos pegó bien, algunos comunitarios empezaban a acusar los kilómetros y la subida, así que fuimos animándolos y rodando a su lado. Otros subían y bajaban varias veces, como siempre en la Comunidad, cada cual a su ritmo.

Llegamos a lo más alto y bajamos otra vez por carretera hasta llegar a la entrada a la poza más grande de Fuente Caputa. La entrada es poco ciclable o solo ciclable para expertos, hay un escalón y muchas piedras resbaladizas. Así que hicimos una fila india para ir pasando las bicis y subimos hacia la poza.

Sin pensarlo los comunitarios dejaron las bicis y se lanzaron al agua. Decían que estaba fresca, yo no la probé, ejercí mis labores de camarógrafo y reportero comunitario.

Algunos se lanzaban de cabeza, otros en estilo libre o haciendo la bomba. El comunitario Antonio se atrevió a saltar desde la parte más alta de la poza, echándole valor, porque estuve allí y se veía muy alta, daba vértigo.

Vinieron los comunitarios Henfri, Félix y Alex, hablamos con Henfri para ver cómo estaba de la caída, tenía magullado y dolorido el hombro y la rueda echa un ocho, le rozaba la cubierta en la horquilla. Afortunadamente no tenía nada roto y se permitió darse un baño para calmar el dolor con el agua fresca.

Nadamos, nos refrescamos, reímos, hicimos varias grabaciones, la foto de grupo con todos, almorzamos, nos divertimos y algunos comunitarios optaron por irse antes, tenían un largo camino de regreso y compromisos familiares que atender. El resto estuvimos un rato más, algunos no querían salir del agua, otros estaban a la sombra de los árboles.

Era el momento de volver, se empezaba a hacer tarde y esto implica más calor. Se vistieron, sin necesidad de secarse, labor que encomendarían al sol y que hace sobradamente bien.

Al salir de la poza el comunitario Kronxito intentó bajar montado en la bici y acabó haciendo un félix, su rueda delantera se atascó entre una piedra y otra y cayó al suelo. No le pasó nada grabe, más allá del orgullo herido al ser visto por innumerables ojos. Se manchó de tierra, parecía una croqueta, así que optó por volver a meterse a la poza a quitarse el barro.

Fuimos bajando de la poza para salir a la carretera, antes de continuar ajustamos la tensión de los radios de la rueda de la bicicleta del comunitario Henfri, para que no rozara en la horquilla.

Y partimos de regreso a Molina de Segura, nos esperaban unos 35 km bajo el sol. Subimos el repecho hacia la carretera del embalse de la Cierva y descendimos por camino hasta coger nuevamente la carretera secundaria y llegar a la carretera de Mula. Despedimos a los comunitarios Ismael y Samuel y continuamos para volver por donde habíamos venido.

El camino es árido, con polvo, sin sombra, pero se hace rápido ya que tiene buen firme y ahora vamos bajando levemente. Paramos otra vez en los Baños de Mula, donde despedimos a los comunitarios Henfri, Félix y Alex que regresaban a Yéchar donde tenían el coche.

Seguimos sumando kilómetros, con los recursos hídricos al límite, llegamos justos de agua a Campos del Río, donde paramos a rehidratarnos. Y vuelta a la carretera, a dar pedales, único motor de la bici.

Llegamos a Molina de Segura con 70 km y unos 700 metros de desnivel acumulado positivo, con unas seis horas de ruta y baño. Nos lo pasamos de maravilla, con una compañía excelente, riendo y divirtiéndonos, conociendo a nuevos comunitarios. Y deseando volver a hacer una nueva quedada comunitaria.

Quiero dar las gracias a todos los comunitarios que nos acompañaron, por su buen humor, por rodar sin prisas y sin cabreos, esperando unos a otros, respetando la naturaleza y dejando Fuente Caputa como la encontramos: limpia. Es de lo más gratificante. Y desear una pronta recuperación al comunitario Henfri de las lesiones de su caída.

De vuestro comunitario presidente Alonso.

  • Fotos de la quedada comunitaria: