Hola amigos de Comunidad Biker, soy la comunitaria Patricia Carmona, os relataré lo acontecido en la marcha BTT de San Antón en Jumilla (Murcia). Todo comienza como siempre en todas las marchas: madrugón, desayuno, preparación de las bicis, viaje al sitio, etc., como podréis ver en el video de la preparación de la marcha. Nos disponemos a salir hacia Jumilla los comunitarios Alonso, Paquito206, Kronxito, Juan Francisco, Pedro y yo.

Llegando a Jumilla observamos que empieza a chispear, un poco preocupante, pero lo que más me inquietaba era el viento, que soplaba sin parar. De todas formas hice la marcha algo dudosa, porque el viento y yo no nos llevamos muy bien :wacko:, prefiero la lluvia antes que el viento. Pero en fin, no lo pensé demasiado y me aventuré a realizarla.

Recogimos los dorsales y la bolsa del corredor, preparamos las bicicletas y calentamos un poquito. Me dispongo a ponerme detrás de los últimos, metiéndome en todo el mogollón, pero desde la organización me dicen que me tengo que poner en las primeras posiciones, algo que no sabía y que no me gusta, pero en fin, un día es un día. Me puse en la primera fila con las demás chicas, a dos de ellas ya las conocía así que las saludé.

Pistoletazo de salida y empezamos a rodar con nuestras bicicletas de montaña. Justo al salir vi que a uno de los chicos participantes se le estaba enrollando en la rueda delantera la cinta que separa a los corredores, le toqué por detrás puesto que no me escuchaba por el ruido y le ayudé a soltarla. Salimos disparados, yo iba algo preocupada, porque era la primera vez que salía de las primeras y aquí se agolpan, dándome golpecitos en la rueda trasera antes de salir, esto me pone algo nerviosa. En este caso salí de meta sin ninguna consecuencia, despacico y con buena letra.

Empezamos esta marcha con un poco de carretera, ya de lejos divisé los montes y me dije «allá vamos». Cogemos una subida para calentar piernas un poco, haciendo un sube y baja, por sendas, en las que de vez en cuando ponía pie al suelo y la verdad es que no sabía por qué, no empezé muy fina, estaba como torpe. El viento no ayudaba mucho y me tiraba de lado, la rueda de delante tenía como vida propia.

Antes de volver a entrar al pueblo de Jumilla empieza a llover, mojándome toda la cara y cayéndome el agua por las gafas, casi no veía nada, menos mal que son trasparentes. Llegamos al pueblo, desde donde empezamos la subida al Castillo, es aquí cuando me emociona saber que subiría ya que nos advirtieron de antemano que sería una subida dura y exigente.

Empezamos subiendo una cuesta adoquinada con un policía dando paso, al que le pregunté si empezábamos a subir al Castillo, me respondió que sí, que me preparara, dije «¡Estupendo!». Empezamos a subir por el pueblo, veía gente bajada de la bicicleta antes incluso de las rampas duras y me dije a mí misma «Madre mía como mola»  :yahoo:, me reí, giramos a la derecha y empieza la subida al Castillo, uno de la organización nos advirtió que lleváramos mucho cuidado, que allí arriba hacía mucho viento y nos podía tirar de nuestras bicicletas, más emoción tenía la cosa.

El comunitario Alonso iba delante de mí, empieza la subida más dura, un pie detrás de otro y pa’rriba, barbilla al manillar y culo en la punta del sillín y que sea lo que Dios quiera. Casi a la mitad del tramo, Alonso se echa a un lado para que pase y así poder grabarme en la subida. Casi finalizando, una ráfaga de viento, que me venía por la derecha, me hace bajarme de la bicicleta y casi caigo al suelo. Gracias a que me sujeté a la barandilla, que era una cuerda que separaba la rampa de subida del acantilado, pude mantenerme sin caer. Me quedé unos segundos sujetándome a la cuerda, ya que intenté levantar la bici y el fuerte viento me tiraba al suelo de nuevo.

Terminé al subida arrastrando la bici y arriba paramos Alonso y yo a fotografiarnos e inmortalizar el momento con el Castillo de fondo. Esto también nos sirvió para descansar unos segundos y tomar aire. El comunitario Kronxito estaba por allí arriba para grabarnos, más tieso que una vela y más frío que una llave ¡Pobrecito!

Empezamos a bajar con muchísima precaución, porque el viento estaba haciendo de las suyas y podría tirarnos en cualquier momento. Entramos por un camino de tierra, donde empieza una bajada super chula haciendo zigzag por una zona de tierra suelta y algo de piedras. Disfruté muchísimo por esta parte de la marcha.

Nos encontramos con una subida de hormigón corta pero intensa y bastante empinada. En esta parte de la marcha de San Antón los compañeros participantes que iban a nuestro ritmo y nosotros mismos estábamos exaustos, pero aún así animé a los zagales diciéndoles que ya quedaba muy poco ¡Ánimo compañeros!

Entramos a un circuito de motocross por la parte de fuera, ya que habían motos haciendo saltos, estaba pasmada viendo cómo saltaban. Entramos en una rambla divertida, ya que aquí no soplaba mucho el viento e iba tranquila. El sendero era estrecho, con algunas pequeñas partes técnicas pero perfectamente ciclable, donde me di un pequeño susto al cruzar un camino. Un miembro de la organización me advirtió de que llevara cuidado en esta parte y así fue, al cruzar el camino me vi en una rampa con un badén que me pilló de sopetón.

A lo lejos se divisaba el pueblo de Jumilla, parecía que estábamos llegando pero aún nos faltaba alguna sorpresa final. Tuvimos que pasar nuevamente por la zona de la rambla, subir una pequeña rampa algo complicada y finalizar esta marcha cruzando el puente.

Nuestros queridos comunitarios estaban esperándonos en línea de meta, animándonos como siempre ¡Gracias! Acabé esta marcha en 3 horas y 40 minutos, con 47 kilómetros y 900 metros de desnivel acumulado. Con un fortísimo viento que influye de manera importante  en la realización de las marchas y en el deporte en general, ya que el esfuerzo físico a realizar es mayor. Además hay que añadir la lluvia que también hizo acto de presencia en parte de la marcha.
Fue una marcha muy bonita, también el pueblo de Jumilla y su gente. La organización fue prefecta y bien señalizada. Quiero dar gracias a todos ellos ¡Buen trabajo!

Disfrutamos de este día con la mejor de las compañías posibles y habidas y por haber hasta el infinito y más allá.

De vuestra comunitaria Patricia Carmona.

  • Fotos de la marcha MTB BTT: