Hola amigos/as de Comunidad Biker, soy la comunitaria Patricia Carmona y quisiera relataros mi experiencia en la marcha de Jijona (Xixona) que tuvo lugar de día 29 enero de 2017, marcha perteneciente al Circuito BTT de Montañas Alicantinas.

Como siempre y para no perder la costumbre nos pegamos el madrugón típico, sobre las 6:07h. nos preparamos, desayunamos y salimos hacia Jijona a eso de las 7:21h. de la mañana los comunitarios Alonso, Paquito206 y una servidora, ya que nuestro comunitario Aurelio nos esperaría allí.

Llegamos a Jijona, nos ponemos en la fila para firmar y recoger la bolsa del corredor. Había mucha gente y se armó un poco de tapón. Nos dan la bolsa del corredor y cuando vimos su contenido nos reímos un rato. Llevaba tampones y unas cajitas para guardar compresas o algo así, también maquinillas de afeitar. Me dije a mí misma cuando me la dieron “¡Qué curioso!” :yahoo:. Cuál fue mi sorpresa al ver que todas las bolsas llevaban lo mismo, tanto para hombres como para mujeres, me reí, vi a los chicos como se reían y gastamos bromas al respecto. Además hicimos el review del contenido de la bolsa del corredor, por parecernos atípico :yes: .

Nos disponemos en el cajón de salida, Paquito, nuestro comunitario Nicolás y yo. Los comunitarios Aurelio y Alonso quisieron ser fieles a la tradición de salir los últimos. El comunitario Nicolás vino con sus padres que estaban allí animando a su hijo, su madre, encantadora, me llamó por mi nombre, ya que nos conocía por los vídeos. Me pareció muy simpática, animándonos y fotografiandonos. Y así se lo hice saber a Nicolás ¡¡pedazo de padres que tiene¡¡

Pistoletazo de salida, que por cierto me asusté :wacko: e iniciamos esta magnífica marcha BTT, todos agolpados, con muchas prisas. Salí con precaución para que no me tiraran, fue una salida limpia, sin caídas ni tropiezos. Llegamos a la primera rampa, muy inclinada, pero corta, luego a un tramo de escaleras, en el que tuve que bajarme, los participantes que llevaba delante me hicieron frenar y me dije “¡Con lo que me gustan a mí las escaleras y tengo que bajar a patita ufffff!”. Enseguida otra rampa muy inclinada, en la que tuve que echar el culo hacia la punta del sillín y el pecho hacia el manillar. Casi toco con la barbilla en el manillar para poder subirla, se me levantaba la rueda de delante como si tuviera vida propia. Conseguí subirla satisfactoriamente y seguimos rodando con nuestras bicicletas de montaña.

Rodamos un poco más por el centro el pueblo de Xixona, con el suelo de adoquines, llegamos a una cuesta en la que veo a lo lejos como suben una colorida multitud de ciclistas y pienso ¿Cuándo llegará el típico primer tapón? y ahí está, no se hizo esperar :yahoo:. Nos encontramos con la madre de todos los tapones habidos y por haber, se estrechaba la calle mientras subíamos ¡una locura! La gente allí quejándose que cómo era posible y yo muerta de la risa, los tapones dan vida a las marchas, ahí nos juntamos todos y podemos charlar y reír.

Antes de empezar la marcha btt de Xixona nos advirtieron de que sería exigente y no defraudó, era un todo sube y baja, sobre todo sube sube sube… Llegamos a un río donde había cantidad de piedras,  barro arcilloso y agua, pie al suelo y, por supuesto, mojándonos los pies. Llevaba al comunitario Aurelio de mí y me iba indicando por donde tenía que meterme para no mojarme mucho. Finalmente me mojé los pies un poco, en este tramo me divertí, me gustó, además que hacía calor y refrescarnos un poco nos vino de maravilla.

Llegamos a una pendiente bastante empinada, en la que dije “Madre mía cómo mola” :wacko:. Subimos cada uno a su ritmo para no desfallecer en el intento. Cuando pasamos por el último tramo de subida, un tanto complicada por el terreno algo técnico, la acabamos andando. Por allí los espectadores nos animaban e incluso nos conocieron y saludaron con un “Venga Comunidad Biker”, a todos muchas gracias por los ánimos.

Llegamos al primer avituallamiento, era una fiesta. Unas señoras muy amables nos ofrecieron de todo: plátanos, olivas, patatas fritas, cacahuetes, bizcocho, agua, bebidas isotónicas, vino viejo y chocolate casero un tanto sospechoso, hecho por unas de las mujeres.  No nos faltó de nada, el chocolate era sospechoso porque me da que llevaba algo de bebida alcohólica  :yahoo:. Me fotografié con los allí presentes, me tomé un trozo de plátano y seguí mi marcha. Si acabo quedándome un rato más en el avituallamiento me lío que me conozco  :wacko:. Había un ambiente muy agradable y, además, coincidí con Jose, un buen amigo de nuestro comunitario Luis, que nos fotografió. El comunitario Aurelio que también estaba por allí me propuso continuar la marcha y le dije “Vamos que si no me lío”.

Ya llegamos a las bajadas , unas sendas de piedras grandes y algo feas, con zonas muy técnicas para mi nivel. En algunas partes tomé precaución y las bajé o muy lenta y segura o bajándome de la bici. Me encantó este tramo, con un poco de subida por piedras y luego bajada, disfruté como una niña. Al poco llegamos a otra senda con escalones y precipicio a la derecha, me dio respeto y puse pie al suelo para subirla, la seguridad ante todo. Por esta parte perdí de vista a nuestro comunitario Aurelio.

Quedaban unos 6 kilómetros para llegar a meta, pasé de largo el segundo avituallamiento, ya que iba bien de todo y quedaba poquito. Por este tramo había muchas fotógrafas, como siempre les agradezco el trabajo que hacen, nos da mucho gusto luego vernos en las fotos, es una maravilla. Entiendo que tienen que estar allí sentadas o agachadas varias horas hasta que pasan todos los corredores, a veces pasando frío o calor, así que ¡Gracias! :rose:

Un muchacho participante me indicó lo que nos encontraríamos a continuación, pero me lo dijo en valenciano y no entendí ni una palabra. Por supuesto se lo hice saber y de nuevo me lo dijo, esta vez en castellano, que se lo agradecí.

Aún no había acabado la marcha, cuando ya parecía que íbamos hacia el pueblo de Jijona giramos en una especie de circuito en setido contrario y volvimos a subir un poco. Tras el circuito pasamos por la cuneta de una carretera y volvimos a sendas entre oliveras y almendros. De allí pamos a una senda muy divertida bajando márgenes de bancales y luego hacia el túnel.

Al fondo ya se divisaba el castillo (o algo así parecía) del pueblo, entramos por un paseo adoquinado precioso, con unas vistas espectaculares del monte y el pueblo, que quedaron grabadas en mi retina para siempre. Lo bonito de las marchas es disfrutarlas y conocer lugares nuevos, al menos para mí, eso es lo que más importa. El puesto en el que quede o el tiempo que haga es anecdótico y carece de importancia. No digo que algún día “me pruebe” y “me apriete” en alguna marcha, por que me apetezca y por gusto, por superarme físicamente. Pero ahora mismo me gusta disfrutar de los lugares que visitamos con la bicicleta.

Pasamos callejeando por Jijona, descendiendo algunas escalones y me alegré, me encanta bajar escalones y como al empezar no pude por el tapón ahora síiiiii. Los bajé encantada, disfrutando de los sartenazos que daba, creía que se partía mi bicicleta en dos :yes:.

Llegando a meta vi a mis queridos comunitarios que estaban allí esperándome, con el comunitairo Nicolás y su encantadora familia. El comunitario Nicolás con 15 años está hecho una máquina, en esta marcha tuvo un pinchazo que no conseguía arreglar y perdió mucho tiempo, aún así acabó muy bien ¡bravo!

Quiero agradecer al comunitario Aurelio que me acompañó en toda la marcha ya que hoy el comunitario presidente Alonso decidió aumentar el ritmo para acabarla pronto, dado que tenía molestias musculares.

Llegué a meta en 3:13 horas con 32 kilómetros y 1.100 metros de desnivel acumulado. Una marcha exigente, rompepiernas, un tanto dura y un poco técnica, pero estupenda, me ha encantado. Quiero dar las gracias a la organización, por un trabajo bien hecho en general, sólo hacer una pequeña observación, en algunos tramos la señalización era dudosa. Por lo demás todo excelente, el catering de lujo y la gente y el ambiente fenomenal.

De vuestra comunitaria Patricia Carmona.

  • Fotos de la marcha BTT: