Hola amigos de Comunidad Biker, soy el comunitario vicepresidente Paquito206, encargado hoy de relatar lo acontecido en la participación de la Comunidad en la marcha BTT de Caudete, perteneciente al Circuito de Montañas Alicantinas. En el domingo día 19 de febrero de 2017 nos desplazamos los comunitarios Paquito206, Alino, María, Juan Francisco, Aurelio, Antonio Manuel,  Nicolás y Jesús a realizar la marcha BTT Caudete Extreme. También nos acompañó como reportero el comunitario Kronxito.

Los preparativos son los de siempre, pero esta vez desde la sede solo saldrían Kronxito y Juanfran, los esperaba en Fortuna dado que nos pillaba más cerca para ir a Caudete. Una vez todos en Fortuna ponemos rumbo a Caudete con nuestros coches y las bicis cargadas. Por el camino entre Pinoso y Yecla la lluvia hace su aparición,  la cosa no pintaba bien, la previsión era de lluvia en Caudete. Al llegar a Caudete la lluvia había remitido pero la sorpresa fue al bajar de los coches, un frío intenso invadía ese pueblo, cosa que allí es normal, las veces que he estado en Caudete aún no recuerdo un solo día de calor :wacko: .

Nos dirijimos a recoger los dorsales y volvimos a preparar las bicis. Nuestro comunitario Anto llegaba en ese momento y más de lo mismo. Una vez las bicis preparadas y con la pereza del frío comenzamos a dar unas vueltas por las calles, para coger calor, yo particularmente no me quité ni la sudadera hasta pasado un buen rato.

Llega la hora de ir colocándonos en el cajón de salida, justo al entrar oigo una voz que gritaba mi nombre, me giro y veo a tres niños, me acerco a saludarlos y me recibieron con un entusiasmo que me llenó más que si hubiese hecho pódium en la marcha. No me cansaré nunca de ver la ilusión con la que los niños me animan y me “admiran” y animan a la Comuniad ¡¡Muchas gracias comunitarios!!

Nos colocamos definitivamente en el cajón de salida los comunitarios Aurelio, Juanfran, Anto, Nicolás y un servidor. El resto de comunitarios (Alino, María y Jesús) saldrían desde el último cajón y, a partir de aquí, comienza lo bueno.

Sonaba la batucada en la zona de salida, animando el cotarro. A la hora prevista comienza la marcha BTT y arranca la marea multicolor, unos 600 corredores rodamos por las calles de Caudete, más rápidos que el viento, dando una vuelta alrededor del pueblo para ir estirando el grupo. Pasados los primeros kilómetros  entramos al monte, voy rodando fuerte, a ritmo bastante alto. Empiezo a adelantar posiciones como buenamente puedo, me voy encontrando con varios compañeros y amigos, entre ellos a Capote, con el que voy rodando unos metros hasta que me dice que siga tirando. Obediente le hago caso y sigo apretando. Pasamos de la zona de pista a la primera senda, todos en fila india y a surcar la senda de subida. Después de subir toca bajar, así que empezamos a descender por la zona de la Toconera, donde recorrimos unos 6 kilómetros de sube y baja.

Seguimos tomando sendas entre árboles por los montes de Caudete, donde pudimos disfrutar de unas vistas y un terreno precioso. Por aquí nos encontramos con alguna bajada importante, dejándonos llevar por el ansia viva, bajando a todo trapo, hasta el kilómetro 16 donde, de repente ¡Zasca! A subir nuevamente. En estos tramos es donde aprieto un poco más e intento adelantar posiciones. Me animé aún más al ver que tenía delante, en el punto de mira, al comunitario Nicolás.

Unos metros más adelante el camino se hacía nuevamente senda, así que volvimos a la fila india y a circular sin adelantamientos. En esta senda teníamos colocados a los primeros reporteros, entre los que estaban, por orden de aparición: Francis de Cronobike, Sandra Vázquez, Celia Molina y Paco Simón, creo recordar (perdón si me he dejado a alguien). Seguimos subiendo y yo empujando a Nicolás, que me iba frenando :yahoo:. Al poco una nueva bajada y luego a llanear, el comunitario Nicolás me abandona y me deja tirado cual pañuelo usado, me adelanta y no consigo darle alcance. Este muchacho tiene una capacidad increíble para meterse entre el personal. Unos kilómetros más adelante  me encontraría con Raquel Yeste que, cámara en mano (en este caso teléfono),  inmortalizaría nuestro paso por una de las subidas más técnicas del día, en una zona rocosa donde la mayoría íbamos empujando nuestras bicis.

Entramos a la zona de rambla que surco con gran agilidad y destreza. Aprovecho un pequeño tramo de carretera para poder sacar la barrita y darle un bocado, cosa que me pasaría factura más adelante. Al tratarse de un recorrido casi exclusivo de sendas no me daba tiempo a sacar la botella de agua, así que la barrita se me hizo bola y por consiguiente el cuerpo me pedía agua. Aguanté el tipo aunque pasando algo de sed. Y seguro que cuando podía beber se me olvidaba que tenía sed por la concentración.

Al entrar a la zona de la rambla cruzamos la carretera por debajo, al son de la batucada que se había trasladado allí para seguir animando, era la zona por la que pasaríamos dos veces por lo que pronto volvería a disfruta de la música. Por esta parte también había bastante público animando y reporteros, entre los que estaban Pepe Rush, Edu y alguno más que no recuerdo.

Tras pasar la senda de los túneles de la rambla volvemos a subir por una parte de la marcha un poco mas árida, pero a su vez bonita y singular, durante unos 4 kilómetros, hasta llegar a la bajada más pronunciada del día. Rodamos por un sendero técnico que parecía casi un precipicio de la inclinación que tenía. Tras esta bajada continuamos por otra senda técnica y zigzagueante, más o menos llana. A los pocos kilómetros nos esperaría el último repecho, donde ocurrió una cruda realidad, Paco de Ceutibike, padre de nuestro comunitario Álvaro, que me seguía de cerca, de repente partió la cadena. Me dio una voz por si llevaba tronchacadenas, le dije que sí y paré para dejárselo. Tuvo que sacarlo él de mi matrioska pues tenía mi mano derecha dormida, debido al dolor que llevo arrastrando desde la semana pasada, no podía ni abrir la cremayera de la matrioska. Una vez que tuvo las herramientas en la mano me dijo que siguiera mi camino y así hice

En el transcurso de la parada fueron varios los compañeros que me adelantaron, por lo que tuve que apretar un poco para poder alcanzarlos nuevamente y volver a la posición en la que me encontraba. Todo esto ocurrió en los últimos kilómetros. Circulamos por caminos y finalmente por una zona sinuosa entre cañas y vegetación, donde otra vez teníamos a los reporteros gráficos para inmortalizar nuestro paso por allí.

Llegamos al pueblo y de ahí rumbo a meta para poner el punto final a este duro, bonito y divertido recorrido, que nos ofrecieron los amigos de Caudete. Con un tiempo de 2 horas y 19 minutos al cruzar la meta, hicieron que entrara en la posición 123 de la general y 29 de mi categoría. Un resultado siempre mejorable (aún me quedan 122) pero satisfactorio, sigo llevando progresión y eso siempre es bueno.

Tras la llegada a meta el mismo ritual de siempre, comentar con los compañeros y amigos las jugadas del día, ir a por un refrigerio para volver a ser persona y esta vez, como el comunitario Kronxito estaba en meta, fui a hablar con él y recoger las llaves del coche para ir a ponerme algo de ropa y meter la bici. Luego vuelvo a la línea de meta para esperar al resto de comunitarios y  poder dirigirnos a la zona del catering a comer

Comimos, charlamos, reímos, grabamos las impresiones de la marcha y volvimos a casa para poner el punto final a este bonito día en Caudete. Como siempre agradecer a todos los organizadores, voluntarios, fotógrafos, público y participantes por su colaboración y hacer que estas marchas nos dejen un buenísimo sabor de boca domingo tras domingo.

Atentamente vuestro comunitario Vicepresidente Paquito206.

  • Fotos de la marcha BTT (Parte 1):