Hola estimados comunitarios, simpatizantes de la Comunidad y lectores en general. Hoy os escribo para hablaros del Bikejoring, una modalidad deportiva tremendamente divertida que os permitirá juntar perros y bicicletas en un mismo acto.

El Bikejoring es un deporte de invierno derivado del Mushing (carreras de trineos tirados por perros), es por ello que no se compite con temperaturas superiores a 19º. En esta variedad, los equipos, formados por uno o dos perros y un ciclista de montaña compiten entre sí por ser los más rápidos en una carrera campo a través.

Las competiciones se desarrollan generalmente en zonas de bosque o montaña, y los equipos circulan por senderos, pistas y campos. Las zonas a transitar no suelen ser especialmente complicadas, no suele haber trialeras ni ramblas complicadas, y tampoco demasiado desnivel, a fin de cuentas, la velocidad del binomio depende no solo de la habilidad del piloto, sino también de la capacidad de tracción del perro.

Hago un inciso en este punto para decir que, cuando hablo de tracción, lo digo en el sentido más estricto de la palabra, puesto que el bikejoring no consiste en correr al lado de tu perro con una correa, no consiste en que tu perro te siga, ni en que vaya suelto al lado de la bici, en el bikejoring, el perro va delante, sujeto a la bicicleta y, sobre todo, tirando de ella.

Es por todo lo anterior que la compenetración entre el perro y el piloto tiene que ser absoluta, el perro debe correr cuando se lo pidan, acelerar cuando se lo ordenen, frenar si se le avisa y girar a derecha y a izquierda obedeciendo los comandos de su compañero humano. Debemos recordar siempre que el perro es el motor, el corazón, el músculo del equipo, y el humano es el cerebro, la CPU, que deberá sacar el rendimiento máximo de su perro, pero cuidando al máximo del animal, pues éste, por satisfacer a su humano, correrá hasta reventar sin dudarlo, y es por ello que el piloto debe saber dosificar a su animal y conocer sus signos de cansancio.

Dicho esto, ¿Qué se necesita para practicar bikejoring? Pues básicamente se necesitan los siguientes elementos: Uno o dos perros, una bicicleta, una antena o bayoneta, una línea de tiro y un arnés de tiro, un casco y muuuuuuucha paciencia para con tu animal, pero ahora detallo cada elemento:

  • El perro: todos los perros pueden practicar bikejoring, aunque como es lógico, hay perros mejor dotados que otros para este deporte. En principio se supone que el perro debe tirar de la bicicleta, pero eso no significa que un pequeño chiuaua no vaya a disfrutar corriendo delante de su dueño, es el humano el que hará lo posible para que su perro disfrute. Tradicionalmente los perros asociados a estos deportes son los nórdicos, véase Huskys, o Alaskan Malamutes, pero hoy por hoy son más utilizados los de tipo caza, como bracos y pointers, además de los mestizos de nórdico con perro de caza, los llamados Alascanos, por su mayor resistencia y su ligereza, que los convierten en perros mucho más versátiles. En mi caso corro con un bóxer, raza esta que por ser de tipo braquicéfalo (morro chato) no son precisamente los ideales para estos deportes, y precisamente por ello os aseguro que cualquier perro vale. En todo caso, antes de cada carrera los perros pasan un control veterinario, donde se comprueba que no presentan patologías, se les ausculta y se comprueba que estén vacunados y chipados, y de no cumplir algún requisito, el animal es excluido de la prueba.
  • La bicicleta: Al ser una especialidad de campo a través, la bicicleta habitual es la bicicleta de montaña, en cualquiera de sus variedades. Por lo que he podido ver, entre los “pros”, la configuración habitual es una rígida de carbono de 29”, con horquilla rígida. Tiene sentido teniendo en cuenta que los terrenos no suelen ser complicados, que las distancias son cortas, 7 u 8 Km, y que se trata de lograr que el perro tenga que arrastrar el menor peso posible, pero fuera del mundo competitivo, en realidad hay bicicletas de todo tipo y gama, de hecho yo utilizo mi 27,5” y he visto a competidores con Fat Bikes, aunque a mí me parece una p..tada para el perro.
Mi antena; una VKAN, articulada y flexible de material plástico y muy ligera y personalizada con los nombres de mis perros y mi región de procedencia
  • La antena o bayoneta: es un cachivache metálico o de plástico que se sujeta al cuadro, o a la potencia para evitar que la línea de tiro se enrede en la rueda. Los hay de muchos tipos y precios, y también los hay caseros. En mi caso utilizo una construida en polipropileno que se instala en el tubo de la dirección, bajo o sobre la potencia, sustituyendo un separador, es muy elástica y ligera.
  • La línea de tiro: es una forma pija de llamarle a la correa. La correa en cuestión tiene una parte rígida y una elástica, la función del elástico es evitar darle tirones al perro que lo puedan lesionar, y evitar que tu manillar reciba tirones que te puedan derribar. Tiene una longitud de 2,5 metros y suele ser muy ligera, construida en polipropileno o nylon. La línea se une a la bicicleta con un mosquetón de liberación rápida, cuya función es, en caso de necesidad, liberar al perro para evitar accidentes.
El nuevo arnés de Leo, un DC FASTER, está hecho para Leo, puesto que tiene unas medidas difíciles. A pesar de elegir colores y bordados, el precio no es mayor que comprando uno de serie, y Leo va más cómodo.
  • El arnés de tiro: es un arnés de deporte, los perros no corren JAMÁS anclados al collar, utilizan un arnés con el que el animal realiza todo el esfuerzo con su pecho, con acolchado para no castigar su cuello y que distribuye la tensión por todo su cuerpo para no dañar espalda. Los hay de muchos tipos, y conviene estudiar muy bien la forma de tu perro antes de decidir qué arnés comprar, y lo digo por experiencia, a mi Leo le compré uno de tipo “Cross-Back” de la marca Neewa, de corte clásico, pero como tiene un pecho muy muy ancho y redondo se le escurría y se le incrustaba en la axila, por lo que a los pocos metros el pobre dejaba de tirar, ojo, el arnés no era malo, simplemente no se adaptaba a mi perro. Ahora tiene uno hecho a medida y le encanta, cada vez que me ve agarrarlo empieza a correr hacia la puerta de casa, sabe que toca fiesta.
  • El casco… no creo que haga falta que os explique la importancia del casco, ¿verdad?
  • EXTRA: si corres con dos perros, además de tener cada uno su arnés, es conveniente que ambos lleven un collar de deporte (fabricado en los mimos materiales que el arnés) y vayan unidos de cuello a cuello por un “neck lace”, o lo que es lo mismo, una correa de entre 25 y 35 cm que va de collar a collar, para que ambos giren al unísono. Ya os digo desde mi propia experiencia que empezar con un perro es chungo, con dos ya ni os cuento. A pesar de ello mi intención era correr con dos perros, pero durante un paseo, Logan se rompió la rodilla, y por su propio bien, tras dos operaciones, placas, clavos y ocho meses de recuperación sus días de atleta, en principio han llegado a su fin.
Con Leo por el Relojero

Y hasta aquí mi rollo de hoy, espero no haberos aburrido demasiado, solo me queda animaros a juntar vuestra bici con vuestro perro, y si algún día os apetece, estaré encantado de acompañaros, a fin de cuentas, no deja de ser otra forma de disfrutar de la montaña y la bicicleta.

Me despido dejando un vídeo, por eso de que una imagen vale más que mil palabras:

Un saludo de vuestro comunitario GsuVD